www.diariocritico.com

Infamia al mantener la pena de muerte

viernes 23 de septiembre de 2016, 08:16h

Amnistía Internacional pide a todos los gobiernos que procedan a la abolición de la pena de muerte en su legislación y en la práctica... y que conmuten todas las penas de muerte y suspendan las ejecuciones.

La mayor parte de las ejecuciones, un 85 por ciento, tuvieron lugar en China, Irán, Arabia Saudí, R. D. del Congo y Estados Unidos.

EEUU son la única potencia del mundo libre en la que se mantiene la pena de muerte con una utilización en aumento y con un candidato a Presidente, Trump, que se enorgullece de mantenerla y que la defiende como un derecho fundamental para garantizar los demás derechos, ejecutando a los reos que hayan atentado contra el más fundamental, el derecho a la vida que justifica también el de portar armas a los ciudadanos. Como si estuviéramos en plena guerra de conquista o de legítima defensa ante un agresor.

No sólo han asesinado "legalmente" a centenares de personas en los últimos años sino que gran parte de esas ejecuciones son denunciadas por organismos civiles norteamericanos como violencia discriminada contra negros, hispanos, con incapacidad mental o menores de edad cuando delinquieron.

La inseguridad jurídica para esas minorías, junto a los más pobres, es un atentado a los principios de seguridad jurídica y de primacía de la ley que caracterizan a los Estados de derecho.

EEUU están al margen de la Declaración universal de derechos del hombre que reconoce en el derecho a la vida el fundamento de todo el ordenamiento jurídico.

Desde hace años se han arrogado la pretensión de distribuir patentes de democracia en el mundo. No sólo realizaron embargos, sanciones y coacciones que han llevado a la ruina económica a pueblos enteros y a la muerte a más de medio millón de niños en conflictos en Oriente Medio, que están en gran parte motivados por el control de hidrocarburos, materias primas y sobre todo mantener la red de enclaves armados hasta con bombas atómicas para permitir el control de todas las áreas de influencia e intervención de la OTAN, al servicio de intereses económicos transnacionales. Estos son en realidad los verdaderos dueños del mundo y de sus habitantes.

Se suceden bombardeos contra poblaciones indefensas sin el mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ni la previa e inexcusable declaración de guerra. Esto las ha convertido en agresiones por las que deberían de ser llevados ante Tribunales Internacionales.

Y encima hacen que se publique por todos los medios para darnos la sensación de que la sociedad está ardiendo por los cuatro costados y esa es la razón que justifica la imperiosa necesidad de una seguridad por todos los medios. Se pueden seguir las noticias relacionadas con guerras, terrorismo, bombas, accidentes por todas partes y compararlas con las que nos hablan de avances médicos, mejora del medio ambiente, gente corriente que cumple con su deber y con su responsabilidad ética y ciudadana.

Pretenden que rija la inmunidad para sus militares, funcionarios y dirigentes ante el Tribunal Penal Internacional. Siempre que le ha convenido, EEUU se ha alineado con brutales regímenes donde se conculcan los derechos humanos como cuando se acordó establecer el TPI en que votó en contra junto a China, Turquía, Filipinas, Israel, India y Sri Lanka.

España, que tanto protagonismo desea en la UE, tiene la obligación moral de encabezar una petición oficial al Gobierno de EEUU urgiendo la abolición de la pena de muerte para que el olvido no invada la memoria y nuestros nietos no tengan que avergonzarnos al preguntarnos qué hacíamos como cómplices del mayor imperio del mundo sin denunciar sus crímenes. Como la población de la Alemania de Hitler miró para otro lado mientras se producía el Holocausto que Israel también ignora cuando conviene. Bueno, todo esto si las pantomimas infumables de nuestros políticos les permiten dedicarse a gobernar y a mejorar las situación social, cultural y económica de millones de ciudadanos. Qué espectáculo tan deprimente ofrecen después de casi un año sin gobierno. Un día, ojalá que no lejano, se puedan sacar a la luz los destrozos que esta falta de diálogo y de consenso están causando.


José Carlos García Fajardo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios