www.diariocritico.com

La importante donación de Oscar Alzaga

sábado 16 de octubre de 2021, 10:22h

Le traté más a su suegro que a él, aunque también. Su suegro fue Eulogio Ruiz de Angoitia una persona referencial de los vascos de Madrid que escribía muy bien y colaboraba con la revista Euzkadi. Su yerno fue Oscar Alzaga quien el 29 de septiembre hizo una importante donación al Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Oscar Alzaga es un histórico político democristiano, represaliado con dos destierros por el franquismo, fundador de los importantes “Cuadernos para el Diálogo” y también de la UCD de Adolfo Suárez. Hasta seis veces le propusieron ser ministro, pero lo rechazó para dedicarse a su cátedra de Derecho y a su despacho de abogados. Años después se convirtió además en un coleccionista de pintura clásica, él dice que pequeño, pero con obras que pueden estar en los mejores museos. De esta faceta se ha beneficiado el Museo de Bellas Artes de Bilbao ya que ha donado tres cuadros. Un importante “Retrato con niño” realizado entre 1570 y 1580 ”Judit y su sirvienta con la cabeza de Holofernes” de Orazio Gentileschi y “Judá y Tamar” de Salvator Rosa.

Como he dicho tuve una relación política con el donante y recuerdo la última vez que le vi.

Con motivo del 31 aniversario de la aprobación de la Constitución española, me invitaron al programa de TVE “59″, que lo dirigía María Casado. Teníamos ese día votaciones mil en el Senado con la ley llamada Ómnibus y llegué con una hora de retraso, cuando Santiago Carrillo, Enrique Barón, Oscar Alzaga, Soledad Becerril y Josep López de Lerma posaban para la foto de grupo. Al fondo estaba un público en semipenumbra que observaba atento, aquella escenificación.

Hacía tiempo no le veía a Enrique Barón, aquel ministro de Transportes que tuvo que dimitir tras un accidente aéreo en Barajas. Entonces la gente dimitía. Luego fue Presidente del Parlamento Europeo y ahora, me dijo, está en el inventario de aquella casa y le tratan bien. Soledad Becerril fue la primera ministra mujer de la transición con Calvo Sotelo. Santiago Carrillo, con 95 años, incombustible, lo contrario de sus cigarrillos, le vi entonces más torpe al andar y diciéndole a la presentadora que le nombrara para saber cuándo era su turno pues había perdido vista. López de Lerma, fue portavoz de CIU y miembro de la Mesa del Congreso y buen amigo. y, finalmente, Oscar Alzaga, de aquella UCD que todos dinamitaron, entre ellos él. Buen aspecto, buen profesor de derecho constitucional, participó en la negociación del estatuto vasco. Su suegro, como he comentado, era del PNV y hombre activo de la extraterritorial de Madrid, el bueno de Eulogio Ruiz de Angoitia de Elorrio, un abertzale fantástico descrito por su yerno como «un hombre muy interesante». Me imagino que en su casa hablarían de todo, menos de política. Acudí a su funeral en Urnieta de donde era su mujer.

Todo fue políticamente correcto. No les gustó que les dijera que aquel “café para todos” quedara en “achicoria para todos” y sin resolver las tres demandas del inicio de la transición: Catalunya, Euzkadi y Galicia. Puse el ejemplo de Madrid. Le pregunté a Oscar Alzaga si alguien hubiera pensado en 1978 que Madrid iba a ser una Comunidad Autónoma con himno, bandera y parlamento. Me contestó que a Madrid en Castilla no la querían y por eso tuvo que ser así. Becerril me salió que lo que no se podía tolerar eran privilegios para nadie y que Andalucía expresó inmediatamente su demanda. Le dije que fue puro oportunismo político. González nos había dicho que Sevilla no se podía ver con las provincias limítrofes, y así todas y que no había el menor sentimiento de Comunidad pues Andalucía era por sobre todo España y que con una Mancomunidad de Diputaciones, el asunto se resolvía. Ahora bien, cuando le vieron a la UCD débil, tras aquel referéndum en el que Almería dijo no y tuvieron que hacer malabarismos e ingenierías constitucionales para salvar aquel bache inesperado, se inventaron la equiparación, homogeneizaron el proceso, se les quitó a las comunidades históricas su perfil propio singular, y todos con alpargatas. No se resolvió una demanda y se crearon 17 problemas. Esto hoy no tiene solución.

Pero este post no es para hablar de aquel interesante debate sino destacar la donación de Alzaga al Museo de Bellas Artes. Un puntazo ya que estuvieron a punto de quedarse en el Museo del Prado. Me imagino que Miguel Zugaza tiene algo que ver en esto. Menos mal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios