www.diariocritico.com

Una oposición tercermundista

viernes 21 de mayo de 2021, 10:53h

Nadie discute que la oposición se oponga.Es lo sustancial de la democracia. Y de cómo lo haga el ciudadano se formará una idea de la acción del gobierno y si merece su confianza o la de la oposición.En democracia hay dos figuras principales.La alternancia y la diferenciación,aunque los cementerios estén llenos de políticos impacientes que todo lo quieren aquí y ahora.

Pero para eso hace falta llegar al Parlamento con la lección sabida.Y los parlamentarios de Bildu,no la han aprendido.Aprendieron callar ante el horror, ir de fin de semana a las mil manifestaciones organizadas y parece normal que aquella violencia que apoyaron con entusiasmo no les haya dejado aprender las bases mínimas de un comportamiento democrático

Y siguen callando ahora ante carteles y paredes ensuciadas que con toda su cara dura dicen que se quitan con acetona.

Quizás por eso ahora aquella violencia se ha reconvertido en violencia verbal,tóxica,esterilizante.Fuera cualquier empatía,una lupa inmensa ante cualquier fallo,mucha agresividad,argumentos que deforman la realidad,hinchar la exageración como un globo y vender mercancía averiada,con el continuo apoyo de Tele Sortu que no tiene ni medio segundo para lo positivo sino para las truculencias de una oposición de trinchera.

Recojo cuatro comentarios sobre la intervención el viernes de Rebeka Ubera en el Parlamento Vasco cuando solicitó, al defender su iniciativa, la reprobación de la Consejera de Sanidad Gotzone Sagardui.

Un donostiarra atento a la realidad y que conoce el paño me dice:

La agresividad de Rebeka Ubera me parece curiosa .En la anterior legislatura fue la más dura, la más agria, la más correosa contra el Lehendakari Urkullu y el Partido Nacionalista Vasco .Su actitud de enfado hace más hiriente escuchar tu tóxico discurso.

Viene de Aralar, el Partido de Zabaleta que no estaba de acuerdo con la no condena de atentados de ETA que hacía HB,pero parecía que para ganarse su continuidad ante los comisarios de Sortu hacía permanentemente el papel de azote del Gobierno.

Quizás por eso y como consolación le pusieron novena en la lista de Gipuzkoa, y Sortu sacó 9, entrando por los pelos.

Y ahí le tenemos, amargada y buscando su continuidad en la próxima legislatura en base a intervenciones parlamentarias deleznables como el discurso contra la Consejera Sagardui en plena pandemia pidiendo su cese.Si a esto se le añade en que ella y porque (como otros muchos de Aralar), tienen un asco infinito al PNV, como otra activista de Aralar que ha sido elegida en la nueva ejecutiva de Bildu: Ainhoa Beola, su principal característica: odio al PNV.Ella fue una gran aliada de Odón Elorza cuando fue alcalde.

Esas son las aportaciones de Aralar a Sortu. Y luego dicen que son los moderados.

Nada nuevo por otra parte.

Caustico por otra parte nos decía:

Hay políticos y políticas que sólo saben desarrollar su trabajo entre inmundicias.
Con todos sus errores, el Gobierno Vasco tiene la «suerte» de contar con una oposición tercermundista y eso no es bueno.

En la Comunidad Autónoma de Madrid fallecieron muy desatendidos más de 7.000 ancianos de las residencias bajo supervisión pepera durante la primera ola y para más sonrojo había un pacto entre residencias y funerarias para captar clientes entre las familias de los ancianos.

Y ahí están los de la IA compartiendo condenas con el partido corrupto. La verdad es que dan grima.

Aquí SORTU hace pie para trepar sobre dos fantoches patéticos que ya fueron sancionados por unas puñeteras vacunas.

Eso es falta de ideas, de ética y de sentido común.

Rafa Aguirre:

Como bien sabes Iñaki, nos esperan un par de años duros, broncos, sucios, etc, por parte de la nueva y refundada izquierda abertzale; es decir: SORTU, ELA y LAB. Objetivo: combatir al PNV con todo tipo de argumentos, cuanto más falsos mejor. Un alimento perfecto para sus hambrientos jóvenes militantes de ERNAI, que piden gasolina para atacar batzokis y mobiliario urbano a discreción. Arnaldo Otegi sabe perfectamente que se jubilará de la política sin poder cumplir los objetivos que vende, pues el tapón sociológico del nacionalismo vasco democrático es lo suficientemente amplio como para ello. A Arnaldo Otegi sólo le queda transitar el mismo camino que en su día hizo Mario Onaindia. Tiempo al tiempo.

Joseba:

El tema de las vacunas y Santa marina trasciende por el hecho de que las vacunas en aquel entonces llegaban tarde y a cuentagotas.

Esos mismos hechos ahora no habrían tenido la más mínima trascendencia porque la vacunación ahora va a toda castaña. Y que se vacune uno u otro en el orden que no corresponde no tendría importancia. Ni habría sido motivo de dimisiones ni de dimites y diretes.

Pero la oposición batasuna tiene que agarrarse a cualquier clavo ardiendo ante la falta de motivos políticos para socavar al gobierno nacionalista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios