www.diariocritico.com

Año nuevo en Ucrania

domingo 01 de enero de 2023, 14:11h

Se respiran aires nuevos de negociación para buscar una solución a la invasión rusa de Ucrania. No sorprende que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, haya declarado en una entrevista que esté en disposición de iniciar una negociación para acabar con una pesadilla que en estos diez meses le ha provocado más disgustos que satisfacciones. Si es que puede encontrar alguna. En el escenario internacional, una de las peores cartas que tienes que jugar son las que te colocan como un socio incómodo, que complica el comercio internacional, que supone en serio desgaste de imagen por sus comportamientos criminales, que, en definitiva, es el quiero y no puedo porque tiene capacidad nuclear para intimidar, pero su operatividad sobre el terreno demuestra un alto grado de ineficacia.

Nada está resuelto todavía en un conflicto donde los ucranianos son las víctimas de un pulso ruso por la recuperación de su influencia internacional intentando controlar algunos de los antiguos territorios de la Unión Soviética, después de su experiencia en Siria donde sí consiguió sus objetivos de presentarse como una potencia política, incrementar sus socios comerciales para el trigo, cereales, gas y petróleo, principalmente, y consolidar sus bases en el Mediterráneo tras mostrar su portfolio de nuevos sistemas de armas, que pueden competir con los norteamericanos, en misiles de medio y largo alcance.

Sin embargo, la estrategia de utilizar este tipo de misiles contra las principales ciudades ucranianas y destruir sus infraestructuras eléctricas para que el frío y la oscuridad se conviertan en sus armas mortíferas, no está logrando las metas previstas que supongan doblegar militarmente al ejército ucraniano y sembrar el terror y hundir la moral de los civiles que resisten como pueden.

La realidad de las unidades del Ejército ruso desplegadas sobre el terreno en Ucrania ha sido un notable fracaso por diversas razones. Los crímenes de guerra cometidos han situado su prestigio y credibilidad en el peor de los escenarios. La escasa operatividad de sus unidades, la falta de disciplina y de motivación, la enorme corrupción entre los mandos y los responsables de la logística y el mantenimiento de los equipos, un sistema de comunicaciones arcaico y fácilmente interceptable por el enemigo ucraniano y una equivocada estrategia con la aplicación de una táctica que ha sido contrarrestada por años de preparación de unidades ucranianas.

Las unidades ucranianas han sido instruidas y abastecidas por la OTAN

Desde 2014, las unidades ucranianas de operaciones especiales, de defensa antiaérea, de logística y abastecimiento energético, suministros y carburantes y de defensa en varios anillos de intensidad, han sido preparadas, instruidas, adiestradas y abastecidas por los sistemas de armas necesarios por varios países de la OTAN, liderados por Estados Unidos.

Después de diez meses de invasión, han ocurrido muchas cosas en todos los ámbitos. El desgaste en todos los frentes y de todos los actores lleva a pensar que los últimos envites indican que cada parte pretende llegar a la mesa de negociación con las mejores cartas posibles.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha logradoun golpe de efecto con su visita a Washington vestido con uniforme de campaña. Un verde oliva que le acompaña desde el 24 de febrero, día del comienzo de la invasión rusa en Ucrania, y que recuerda que no está para protocolos, ni camisas blancas con corbata, está para conseguir que Estados Unidos mantenga su ayuda militar, incluso que la incremente con sistemas más modernos.

Los Patriot ayudarán a defender las instalaciones eléctricas ucranianas de los ataques rusos y le otorgan una buena carta negociadora sobre el terreno. El presidente Joe Biden se ha mostrado muy cercano a Zelenski lanzando un claro mensaje a Putin, al afirmar que siempre estarán al lado de Ucrania.

Biden no lo tiene tan claro porque ahora los republicanos controlan la Cámara de Representantes y hay algún grupo que está manifestando su oposición a seguir gastando tanto dinero con la ayuda a Ucrania. La respuesta de Zelenski en su intervención en la cámara fue que la ayuda a Ucrania es una inversión en seguridad y democracia global.

El presidente ucraniano regresó a Kiev con el compromiso de la Casa Blanca y de las dos cámaras de seguir ayudando a Ucrania, pero hay quien piensa que en esta visita también se ha hablado de la necesidad de ir planteando una posible negociación para acabar con la guerra. Coincide con la intención manifestada por Putin pero con unas condiciones muy exigentes. La negociación se presenta como algo intrínsecamente complicado porque una negociación implica cesión por ambas partes pero es imprescindible para lograr el final del conflicto armado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios