www.diariocritico.com

Tolerancia CERO ante el maltrato de nuestros mayores y cualquier otro maltrato

viernes 28 de agosto de 2020, 15:59h

A veces la realidad supera la ficción. Esto es lo que ha pasado con las dos alumnas o becarias dentro del programa de formación de Técnicos Auxiliares de Cuidados de Enfermería de la Residencia Geriátrica de titularidad pública Mossèn Homs de Terrassa, cuando todos hemos sido testigos del maltrato que daban a una anciana postrada en la cama y lo grababan para publicarlo en sus redes sociales. La verdad es que como profesional sanitario, como profesor universitario y como ciudadano, prefiero no repetir los insultos que estas dos “impresentables” le proferían, porque solo con recordar cada uno de ellos me crece la indignación y la impotencia, a la vez que la vergüenza.

Sí, es verdad que en esta ocasión se ha actuado con rapidez, tanto desde la propia Residencia como desde la Fiscalía y los Mossos de Escuadra, pero sinceramente creo que no existe ningún tipo de justificación para permitir este tratamiento vejatorio y manifiesto maltrato por parte de estas dos jóvenes. Se debe investigar el tema a fondo, porque si es cierto, como se dice en algunos medios, que se trata de dos alumnas en prácticas, también tendrán responsabilidades tanto la Residencia Geriátrica como el Centro de Formación al que pertenezca, fundamentalmente porque ningún alumno en prácticas esta autorizado para administrar ningún tipo de medicación sin la presencia de su tutor. Y por supuesto que si son alumnas, deben ser expulsadas inmediatamente de su programa de formación, fundamentalmente porque este tipo de personas no pueden trabajar con ningún tipo de pacientes y mucho menos con las personas mayores.

Y si son profesionales tituladas como Técnicos Auxiliares de Cuidados de Enfermería, se les debería retirar de inmediato el título por las mismas razones.

Por otra parte, sinceramente no entiendo las razones por las que algunos programas de televisión “pixelan” sus caras para que no se les reconozca. En alguno de los comentarios defienden este hecho justificando que se trata de menores, pero esto es prácticamente imposible tanto sin son estudiantes como si son trabajadoras con un contrato laboral. Ellas mismas se han identificado con sus nombres y sus caras en sus propias redes sociales, haciendo gala de su “valentía cobarde y vergonzosa”. Además, siempre defenderé que se conozca la identidad de cualquier maltratador una vez que sea juzgado y sentenciado, aunque siempre respetando la presunción de inocencia, derecho que en esta ocasión ellas mismas han perdido al subir sus videos a las redes sociales.

Intolerable, inaceptable, ofensivo, insultante, humillante, bochornoso, inadmisible, totalmente inhumano…, son solo algunos de los calificativos que merece esta forma de actuar por estas dos personas, que desde luego no debe empañar la gran labor profesional y de humanización que desempeñan todos los profesionales de la salud, tanto a nivel de la Atención Primaria, como en los Hospitales y las Residencias Geriátricas y todos los centros de internalización. No, definitivamente no se puede juzgar a nuestros grandes profesionales, por el trato vejatorio que estas dos ineptas e impresentables han dado a una anciana desvalida e indefensa que está postrada en la cama.

Se hace necesario una vez más debatir tanto en la sociedad general como en la política, la inminente necesidad de “medicalizar” todas las residencias geriátricas, tanto públicas como privadas, así como poder contar un teléfono gratuito y anónimo donde nuestros mayores puedan denunciar los malos tratos, que sufren en silencio y ante los que muy pocas veces pueden defenderse. Y no es tan difícil. ¿Por qué no el teléfono 065?: gratuito, anónimo, sin registro de llamadas y contestado por verdaderos profesionales entrenados en las habilidades de comunicación necesarias para afrontar estas situaciones, que desde luego son mucho más frecuentes de lo que todos podemos imaginar.

Y respetar en todos los casos el “decálogo de la prevención del maltrato a nuestros mayores”:

  1. Dignidad y respeto
  2. Inclusión social-evitar aislamiento y soledad
  3. Atención Sanitaria “inmediata”
  4. Personalizar su entorno y aumentar su independencia
  5. Tener en cuenta sus necesidades de higiene
  6. Respeto a su intimidad
  7. Favorecer su autonomía
  8. Ayudas técnicas para “aumentar su movilización”
  9. Implicar a la familia en su cuidado
  10. Teléfono gratuito y anónimo contra el maltrato: 065

En definitiva, “tolerancia CERO” ante los maltratos de personas mayores y cualquier otro tipo de maltrato.

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud; Universidad Complutense de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios