www.diariocritico.com

Divergencias

lunes 18 de junio de 2018, 11:06h

La divergencia de políticas monetarias entre los países desarrollados continua y se hace, si acaso, más evidente, tras las reuniones de la semana pasada de los tres bancos centrales más poderosos del mundo. La evolución de los principales pares de divisas lo evidencia, sobre todo porque el BCE ha resultado ser más laxo de lo que se descontaba, y aunque los titulares de los medios de comunicación se centraron en la sugerencia de un alza de tipos en Europa en el verano de 2019 -realmente tal sugerencia es una mera interpretación- y en el recorte de la intensidad de la QE; la continuidad de las compras de bonos más allá de septiembre y el no cerrar la puerta definitivamente a que pudiese prolongarse, provocó uno de los ajustes diarios más importantes del euro frente al dólar en 24 meses, algo que además se registró en apenas unos minutos y dejo el par en una situación delicada cuando aparentaba intentar levantar de nuevo el vuelo.

Lo ocurrido es un ejemplo de libro del impacto de un ajuste de expectativas, porque si el BCE lo desencadenó aparentando tener más inquietud sobre la incidencia en Europa del conflicto de tarifas en el comercio mundial, tampoco la Reserva Federal se ajustó estrictamente al guión y, en el polo opuesto, sorprendió: por su confianza en la marcha de su economía mejorando las previsiones, por su aparente despreocupación por las inquietudes que suelen mostrar los inversores –que si la curva de tipos puede invertirse, que si las tensiones comerciales, que si los tipos pueden irse por encima de su nivel de equilibrio...- y por la nula mención a preocupación internacional alguna. Más que alimentar con ello expectativas de unos tipos más altos en EE.UU., lo que ha hecho el mercado es redistribuirlas en el periodo de los tres años que supuestamente han de llevarnos a una normalización monetaria.

"¿Perderse el Mundial? ¿A quién le importa? Esto es lo que va a pasar según el modelo estadístico de Goldman Sachs"

Así, las ocho subidas que restarían para llevar los tipos de corto plazo hasta el 3.5% en 2020, tendrán lugar, si nos atenemos al ajuste de expectativas, dos más en 2018, tres en 2019, y una en 2020, todas ellas de 0.25%. La próxima, en septiembre. Conviene recordar a quienes más siguen el euro frente al dólar, que una vez que el mercado ajusta fuertemente expectativas, solemos entrar en un territorio en el que los analistas técnicos, y con ellos los sistemas de trading automático, recobran protagonismo. Bien analizado, ofrece más oportunidades que amenazas.

Esta semana entra una segunda oleada de bancos centrales. Todos ellos el jueves, y aquí la divergencia es todavía mayor. El banco central de Suiza seguirá lamentándose de la firmeza de su divisa y nos dará a entender que su normalización de tipos está todavía muy lejos. El de Noruega preparará al mercado para elevar los tipos en septiembre, y en medio, el de Inglaterra, con la opinión dividida pero todavía con una probabilidad no inferior al 50% de un alza de tipos en agosto. ¿Los matices? Vendrán desde Sintra, en Portugal. El llamado Jackson Hole europeo, convoca de nuevo a los gobernadores de los bancos centrales del mundo y eso dará oportunidad de corregir expectativas, si lo consideran preciso.

Más lejos, el petróleo. Hay reunión de la OPEP y el Presidente de EE.UU. dice que quiere que baje su precio. Rusos y saudíes ya bombean 100.000 barriles más al día. En los emergentes, más países caen. Hasta Tailandia –creciendo fuerte y con superávit corriente- llegan las olas. De los aranceles a China, ni hablamos.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners
www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.