www.diariocritico.com

Luces y sombras

lunes 12 de noviembre de 2018, 12:00h

Después de un mes tan agitado como resultó ser octubre, pero ya desde hace meses, no puede decirse que estemos en un momento de opiniones dominantes, ni en cuanto a la situación económica ni en cuanto al estado de los mercados financieros. El llamado consenso del mercado, utilizado erróneamente como predictor cuando no es más que otro termómetro de opinión, ofrece valores medios que o bien proyectan la tendencia más reciente, o bien son un resultado aritmético donde media y moda están muy alejadas. Las opiniones están divididas en muchos frentes. Lo están respecto a la duración del ciclo expansivo; respecto a la amenaza de la inflación; en relación a cuál será el desencadenante de la próxima recesión; a, si como aparenta, los precios del petróleo han iniciado una fase bajista al haber recortado más de un 20% desde su máximo; respecto a la evolución del dólar; la supervivencia del euro; la sostenibilidad de la deuda; o asuntos menores como la tendencia de los tipos de interés de largo plazo o el momento en el que subirán los tipos de interés en Europa...

"Sin sentirse recuperados de la anterior, el 82% de los españoles prevén una nueva crisis antes de cinco años"

Lejos de las posiciones relativamente unánimes de los últimos años, marcadas por el continuo fluir de liquidez desde los bancos centrales, el periodo de muy lenta transición hacia la normalización monetaria convive con una enorme variedad de factores a los que se van añadiendo otros nuevos que afectan a la economía (envejecimiento, robotización), pero también a la política (democracia o autocracia), a la sociedad (redes sociales y su papel en la alteración de valores, emigración) y a las instituciones (ruptura de acuerdos y viejas alianzas, populismos y guerras arancelarias).

Según el plazo en el que se quiera poner el foco, luces y sombras se reparten de modo desigual.

Si lo ponemos en el corto plazo donde el horizonte son meses, el aluvión de liquidez de los últimos años continúa siendo demasiado grande como para que dejen de funcionar los engranajes que alimentan a la economía y a los mercados financieros, de modo que es muy difícil que el ciclo se revierta a corto plazo. Tendría que ser por algo de carácter muy extraordinario. ¿Más volatilidad? Sí, claro, pero qué menos.

A largo plazo los problemas son enormes y los interrogantes mayúsculos, de ahí la diversidad de pronósticos. Las desafortunadas circunstancias del gobierno actual español lo reflejan bien. No hay nada que se plantee a la sociedad que mire más allá de ¿días, semanas, el presupuesto?, cuando no se atiende directamente al pasado, cercano o remoto. Resulta inquietante escuchar a profesionales que pasan largo tiempo fuera de Europa y cuya visión de lo que aquí ocurre ofrecida por los medios de comunicación internacionales reflejan una sociedad en decadencia, preocupada por mantener sus privilegios y cada vez más alejada de los centros de poder que basculan desde el Atlántico al Pacífico. Son fáciles y justas las críticas al neomercantilismo practicado por la administración norteamericana, pero nadie en Europa quiere relacionar el problema migratorio con las trabas al comercio con productores africanos, mucho más serias, insalvables y de consecuencias más graves que las amenazadas o ejecutadas por los norteamericanos. Basta para calmar a las sociedades que sus gobiernos argumenten que se llevan a cabo planes de ayuda financiera que como decía con ironía un catedrático emérito alemán, mejor que sean ingresadas directamente en cuentas en Suiza que ser entregadas a gobernantes de estados fallidos que en nada las utilizan para desarrollar estos países.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners
www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.