www.diariocritico.com

El 'tridente' que Rajoy mantiene y con más poder

viernes 04 de noviembre de 2016, 08:36h

Mariano Rajoy no ha defraudado a sus incondicionales. Fiel a sí mismo y a su manera de entender la política y los liderazgos ha hecho una remodelación de su Gobierno, con pocos cambios -tan sólo tres, los otros tres estaban "vacíos" de titular- y sorpresas, las justas. Ha rejuvenecido el Gabinete y ha premiado a su "tridente", al que ni quería, ni podía cambiar con Europa presionando con nuevos ajustes y nuevas negociaciones.

Este gobierno está concebido para hablar con Bruselas. Si Luis de Guindos era de difícil reemplazo, el nuevo titular de Exteriores, Alfonso Dastis, que era embajador en la capital comunitaria, y el nuevo cargo de portavoz que se le da a otro europeísta como es el ya titular de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, confirman la fuerte apuesta del presidente por las relaciones de España con nuestros socios. E incluso podemos sumar a este trio al renovado titular de Hacienda: Cristóbal Montoro y su equipo conocen al dedillo los Presupuestos y tendrán que pelear y convencer a sus compañeros -sobre todo a los de Defensa y Fomento- de lo escasas que están las arcas públicas para sus gastos e inversiones.

Su apuesta por la continuidad en el esqueleto, en la estructura del gobierno es patente. Sigue la vicepresidenta, con más poder y menos visibilidad. Será la encargada de negociar con las autonomías, sobre todo la catalana y la vasca, y que va a tener a su lado al señor de los dineros, a un Cristóbal Montoro que volverá a ser la cara menos agradable del Gabinete, pero que lo tiene asumido, y de una titular de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, que ha demostrado su ductilidad para negociar con los consejeros autonómicos y con los sindicatos. Una "baza" para un tiempo que se adivina de confrontación con la izquierda más radical.

En Economía se quedan con Industria pero la Energía y la Agenda Digital, junto al pujante y salvador Turismo, se marchan con el que ha sido la mano económica de Rajoy en Moncloa, Álvaro Nadal, que es premiado con el Ministerio pero que cierra la puerta -por ahora- a las ambiciones ministeriales de su hermano.

Isabel Tejerina entró de sustituta y se ha ganado el puesto para seguir en Agricultura, al igual que le ha pasado a Rafael Catalá en Justicia. Se apostaba por su continuidad y Rajoy ha cumplido: no cambiar lo que cree que funciona.

Los dos ministros que estaban más en el alero se han caído, sustituidos por dos "compañeros" que no aparecían en las quinielas. Alfonso Dastis era un desconocido para casi todos, menos para el presidente y para su jefe de gabinete cuando viajaban a Bruselas; y Juan Ignacio Zoido es un premio para Andalucía, una baza "judicial" similar a la que utilizó Felipe González con Juan Alberto Belloch, y un adiós definitivo a la influencia cada vez menor de Javier Arenas.

El ministro de Defensa, el aristócrata Morenés, que siempre depende de forma directa del presidente, quería irse. Era el más veterano y Rajoy ha encontrado en esa marcha el mejor de los escenarios para incorporar a Dolores de Cospedal, un premio merecido para la secretaria general del PP que se mantendrá en ese puesto, por lo menos hasta el Congreso Nacional del partido. Su llegada al gobierno hace que los tres vicesecretarios se mantengan en sus puestos. Salvo que alguno se incorpore en los segundos niveles de la Administración como son los secretarios de estado y los directores generales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios