www.diariocritico.com

El Consejo Europeo Extraordinario del Brexit: 25 de noviembre de 2018

lunes 26 de noviembre de 2018, 11:36h

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, se han reunido el 25 de noviembre de 2018, para tomar una decisión con respecto a la Declaración política, sobre el Proyecto de acuerdo de retirada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea y Comunidad Europea de la Energía Atómica, de 14 de noviembre de 2018, que había sido enviado a los Estados miembros y al grupo de trabajo Brexit del Parlamento Europeo.

Recordemos que una vez que se llegó a un acuerdo en las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido, éste debe ser aprobado por parte de la Unión Europea, tanto por el Consejo Europeo como por el Parlamento Europeo, y asimismo desde la otra parte, por el Gobierno británico, y por el Parlamento de Gran Bretaña.

La Primera Ministra británica, Theresa May, presentó el principio de acuerdo ante su gobierno y tras una reunión de cinco horas en la misma tarde del 14 de noviembre de 2018, con un gabinete dividido lograría la aprobación, argumentando que era “el mejor acuerdo al que se podía llegar ahora”. May al mismo tiempo emplazaría la Cámara Baja a tomar una decisión sobre dicho principio de acuerdo. Por su parte, los Embajadores de los 27 Estados se reunirían en Bruselas con el negociador jefe comunitario Michel Barnier, mientras el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, valoraría los avances y el Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, podría decidir del momento, para la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo Europeo.

El Consejo Europeo sería convocado para el día 24 de noviembre para el día siguiente, con una carta de invitación del Presidente en la que anunciaba dicha reunión “para finalizar y formalizar el resultado de las negociaciones Brexit”, recordando que “al comienzo de las conversaciones, hace casi dos años” se acordaron las directrices de negociación con los siguientes objetivos: “para minimizar la incertidumbre y la interrupción causada por Brexit para nuestros ciudadanos, empresas y Estados miembros; para establecer el estado de los ciudadanos de la UE que viven, trabajan y estudian en el Reino Unido con garantías recíprocas; para asegurarse de que el Reino Unido cumpla con todos los compromisos y responsabilidades financieras; para evitar una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda; para evitar un vacío legal para nuestras empresas”.

Para el Presidente de la Unión Europea, estos objetivos se han logrado, los derechos de los ciudadanos, la situación de Irlanda del Norte, el periodo ordenado de transición retirada y con ello la salvaguarda de la seguridad jurídica, concluyendo que se había logrado un acuerdo “bueno y justo”.

El 25 de noviembre tendría lugar el Consejo Europeo que ha aprobado la Declaración Política y consecuentemente ha invitado a las Instituciones de la Unión Europea “a la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo a que tomen las disposiciones necesarias para asegurarse de que este acuerdo pueda entrar en vigor el 30 de marzo de 2019, de modo que permita una retirada ordenada”.

Queda ahora, por tanto, pendiente la intervención de los dos Parlamentos, del Parlamento Europeo y del Parlamento británico. La última aprobación la realizará el Parlamento Europeo, según ha manifestado su presidente Antonio Tajani en febrero o marzo del próximo año, para que el Acuerdo pueda entrar en vigor antes de la fecha límite establecida por el Tratado, desde los años de la presentación de la carta de retirada, que se cumplen el 30 de marzo de 2019.

No ha habido más contenido en este Consejo Europeo Extraordinario, quizá uno de los más cortos de su historia porque solo ha durado una hora. En su punto tercero, da las gracias a Michel Barnier “por sus incansables esfuerzos, como negociador principal de la Unión Europea y por su contribución al mantenimiento de la unidad entre los Veintisiete a lo largo de las negociaciones sobre la retirada del Reino Unido de la Unión Europea”.

Antes de la celebración de este Consejo Europeo se planteó por parte de España, una cuestión que sería recogida por la BBC del siguiente modo: “El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, dijo que su gobierno está "molesto" porque el acuerdo de divorcio no especifica que el futuro de Gibraltar deba ser decidido directamente por los funcionarios de Madrid y Londres”. Se llegó a considerar por parte del Presidente del Gobierno Español quien llegó a afirmar el 22 de noviembre desde Cuba en un twitt que “si no hay cambios vetaremos el Brexit”. El mismo día por la noche diría que había hablado con Theresa May y que “nuestras posiciones permanecen lejos”, manifestando que las garantías “aún no son suficientes”. Por su parte, Theresa May se mostraría “confiada en que el domingo podremos llegar a un acuerdo para toda la familia del Reino Unido, incluido Gibraltar”, y que la soberanía del Reino Unido sobre el territorio no estaba bajo amenaza.

Un día antes del Consejo Europeo, el 24 de noviembre del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, manifestaría que España ha alcanzado un acuerdo (sic.) sobre Gibraltar y que, por tanto viajaría a Bruselas para participar en el Consejo Europeo que debe ratificar la salida del Reino Unido de la UE. España ha alcanzado un acuerdo que le otorga un papel fundamental en el futuro de Gibraltar. No debe olvidarse que la verdadera preocupación que tiene el gobierno es el referido a las elecciones andaluzas y en ellas la situación del campo de Gibraltar puede convertirse en una cuestión relevante para los futuros comicios.

Con respecto al Brexit, la aprobación del Parlamento británico que se realizará el 12 de diciembre, se presenta compleja porque el borrador del Tratado parece hecho a medida de la Unión Europea y consecuentemente en contra de las pretensiones de quienes provocaron el Brexit. El Partido Laborista en la oposición y los socios de la coalición de mayo, el Partido Unionista Democrático, han indicado que votarán en contra. Si el acuerdo es rechazado por los legisladores, la posición política del Reino Unido tendrá una inestabilidad sin precedentes. Muchos analistas creen que el resultado llevaría a un llamado "Brexit sin acuerdo", con el Reino Unido estrellándose fuera de la Unión Europea, lo que llevará al establecimiento de aranceles comerciales y posibles carencias en los suministros.

Rogelio Pérez-Bustamante

Catedrático Jean Monnet ad personam

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.