www.diariocritico.com

Política falta de nobleza

martes 04 de octubre de 2016, 14:19h

Cuando, en su famoso cara a cara televisado, Pedro Sánchez acusó a Mariano Rajoy de 'indecente', dio su primera muestra pública de falta de nobleza. El candidato Sánchez tendría muchas razones políticas para descalificar a su rival, pero recurrir a una directa acusación moral siendo que Rajoy ni siquiera personalmente ha sido imputado, era pasarse demasiado.

Ahora Felipe González ha declarado que "me siento engañado; Sánchez me dijo que se iba a abstener en la segunda votación". Con lo cual se habría desbloqueado el nombramiento de Gobierno, que resulta tan perjudicial para la marcha del país. Sánchez no lo ha desmentido, y ha echado la culpa al partido. Todos recordamos su reiterado "no es no", de chulo de barrio. Falta de categoría y de palabra.

Cuando Jordi Pujol confesó públicamente su grave y persistente irregularidad con Hacienda, que explicó con una historieta poco creíble, su sucesor y delfín Artur Mas, se apresuró a ensañarse contra su "padre político", quitándole honores y sueldo, seguramente para distanciarse de quien se lo debía todo, y salvar así su carrera política. !Qué falta de reconocimiento y que exceso de egoísmo!

Cuando los presidentes Mas y Puigdemont, los representantes ordinarios del Estado en Catalunya, para lo cual deben acatar y hacer acatar, según prometieron, las leyes democráticamente aprobadas, se rebelan contra el Estado y desafían sus normas básicas, en virtud de las cuales ostentan su cargos en la Generalitat, evidencian una falta descomunal de lealtad, a cuya romería, además, convocan e intentan sumar a todos los ciudadanos, para lo cual utilizan todos los medios que, contrariamente, son para gobernar. ¿A como se llama eso, si no es prevaricar?

La falta de nobleza es uno de los peores males de muchos políticos actuales. De la derecha y de la izquierda, de la vieja y de la llamada nueva política (los sin corbata y con pantalones rajados).

Nobleza, como es sabido, quiere decir honradez, honestidad, sinceridad, desinterés, altruismo, lealtad, generosidad...! Dios, qué políticos, qué servidores del bien público nos henos dado! Líbranos de todo mal... Amén.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios