www.diariocritico.com

Federico Quevedo

> Jáuregui y Quevedo consiguen sentar a Casado (PP), González Veracruz (PSOE) y Girauta (C’s), que sólo coinciden en no repetir elecciones; Tania Sánchez (UP) excusó su asistencia

“Prefiero a Pablo Casado que a Pablo Iglesias”. La frase de la socialista María González Veracruz en el amable contexto del debate postelectoral organizado por Fernando Jáuregui y Federico Quevedo con el viejo truco de la presentación de un libro -que ya habían presentado- es engañosa. La secretaria de Participación del PSOE dejó muy claro tanto a la audiencia como a sus interlocutores del PP y de Ciudadanos, representados por Juan Carlos Girauta, que de ‘gran coalición’ nada de nada. La noticia fue, por el contrario, el clamoroso silencio del cuarto invitado, Tania Sánchez, que excusó su presencia tras conocer los resultados del 26J. “Me gusta cuando callas porque estás como ausente”. Con su sarcasmo habitual, el número 2 de Albert Rivera aprovechó unos versos de Neruda para dejar en evidencia a la diputada de Unidos Podemos. A ellos también les engañaron las encuestas en diciembre.

  • 1

> Margarita Robles, Ángel Gabilondo y Fernando Martínez Maíllo no se dan por 'aludidos' en la presentación de '¡Es el cambio, estúpido!'

“¿Quién el estúpido?”. Ángel Expósito planteó la pregunta obligada en un libro que, aunque sus autores lo niegan, parece tener uno o varios destinatarios evidentes. Fernando Jáuregui y Federico Quevedo han recopilado en ‘¡Es el cambio, estúpido!’ [editado por Estella Maris] sus aventuras periodísticas en El Confidencial de La Linterna de la Cope, el apasionante -y, según ellos, también frustrante- viaje que está dando la vuelta a España desde hace aproximadamente dos años. El título, aseguró Jáuregui con su causticidad innata, “no ha gustado a nadie”. Sobre todo a sus protagonistas, los políticos, entre los que al parecer son legión los que se han dado por aludidos. De hecho, sólo tres, tres valientes, han acudido a la cita, Margarita Robles, Ángel Gabilondo (PSOE) y Fernando Martínez Maíllo (PP). Sabían que no iban a escuchar precisamente alabanzas, que les cayeron, pero no estaban para eso… hubiera sido una estupidez.