www.diariocritico.com

Tras la marcha del 21-F: un escenario con varias escenas

viernes 23 de febrero de 2018, 11:54h
Tras la marcha del 21-F: un escenario con varias escenas

La jornada del 21-F puso sobre la mesa una situación en la que la administración encabezada por Mauricio Macri se dio con la realidad de tener varios frentes con los cuales lidiar. La masiva movilización (los organizadores estimaron una concurrencia de 400 mil personas) promovida por el líder de la CGT Hugo Moyano lejos estuvo de evidenciar una presunta debilidad del referente camionero. El gobierno hubiera querido atarlo con más claridad a los sectores de izquierda y al kirchnerismo, y vincular la marcha al mero reclamo personal por las 4 causas judiciales por corrupción a las que el gremialista debe todavía responder.

Las operaciones gubernamentales de debilitamiento de la central obrera (el resto de los sindicatos tendrá su propia medida de fuerza en pocos días) no parecen ser suficientes para lidiar con la coyuntura. Aunque la marcha de Moyano sea de tinte político, parece comprensible la desconfianza de los trabajadores hacia el techo del 15% de inflación prometido por el gobierno para 2018. Ésta no se apoya en otra cosa que en la experiencia de 2017, cuando se había adelantado un límite del 18%, y terminó siendo del 25%.

A su vez, el gobierno está atado de pies y manos a raíz de sus propias decisiones, no pudiendo estirarse en cualquier oferta que se haga a los sindicatos. Además de las limitaciones financieras, también hay una restricción de orden legal, ya que la Nación y la mayoría de las provincias (excepto San Luis) acordaron una nueva Ley de Responsabilidad Fiscal ya aprobada por el Congreso a través de la que se establece que el gasto no supere a la inflación. Considerando las optimistas proyecciones oficialistas, la situación se pone muy difícil especialmente para provincias que tienen un 80 u 85% de sus presupuestos comprometidos al pago de sueldos de sus respectivas administraciones públicas.

Todo esto sin considerar que hay consultoras privadas que estiman que la inflación real será del 19 o 20% lo que, si se concreta, pondrá a la administración de Macri con un aún menor margen de acción. La situación quizás sea más manejable para provincias grandes, con sistemas productivos más robustos y una más amplia base de empleo privado, y que puedan estirar un poco su oferta a los sindicatos.

Mientras la administración de Cambiemos busca atar la marcha de Moyano a la defensa particular del líder camionero, aún debe lidiar con las paritarias, el paro del resto de los líderes sindicales que no tomaron parte del 21F, y la medida de fuerza de los trabajadores bancarios que no prestaron servicios por varios días, sin mencionar a los docentes. El escenario, así, tiene varios centros de escena a los que el gobierno de Macri debe atender.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.