www.diariocritico.com
El Gobierno llama 'actuación' el desarme de tres toneladas de explosivos de ETA y le exige que pida perdón y se disuelva
Ampliar

El Gobierno llama "actuación" el desarme de tres toneladas de explosivos de ETA y le exige que pida perdón y se disuelva

sábado 08 de abril de 2017, 18:09h

Todo indica que ETA ya es una organización desarmada, como afirma la propia banda terrorista y los verificadores e intermediarios, tras el acto de este sábado en Bayona en el que la banda terrorista dio las coordenadas para geolocalizar los ocho zulos de que disponía. Y en los que había casi tres toneladas de explosivos, mas de 25.000 elementos de munición y detonación y 119 pistolas y rifles. Pero lo que el Gobierno español ha calificado de "actuación" no ha cambiado ni un ápice su postura, según un breve comunicado tras el desarme leído por el ministro del Interior: "ETA está operativamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión. La única respuesta lógica a esta situación es anunciar su disolución definitiva". Menos radical ha sido la reacción del Ejecutivo francés, que considera "un gran paso" este desarme unilateral de la banda.

El comunicado del Gobierno español, leído por el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, deja claro que no hará ninguna valoración sobre el armamento entregado por ETA ni sobre su integridad "hasta que este haya sido analizado por las autoridades y la justicia francesa, de acuerdo con la legalidad vigente". En este comunciado añade que la actuación llevada a cabo hoy por la banda terrorista "no es más que la consecuencia de su derrota definitiva por la democracia española, con las armas de la Ley, la unidad política y la cooperación internacional, así como por la eficacia y entrega de los Cuerpos y fuerzas de la seguridad del Estado".

Por tanto, siempre según este comunicado, el Gobierno insiste en que no va a cambiar su posición: "Los terroristas no pueden esperar ningún trato de favor del gobierno y mucho menos impunidad a sus delitos. ETA está operativamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión. La única respuesta lógica a esta situación es anunciar su disolución definitiva, pedir perdón a sus víctimas y desaparecer, en vez de montar operaciones mediáticas para disimular su derrota e intentar sacar un rédito político de la misma".

En el último párrafo de la nota, se afirma que el Ejecutivo seguirá velando por el cumplimiento de la ley y la seguridad de los ciudadanos: "Asimismo, velará por el respeto y el homenaje a las víctimas del terrorismo, cuyo testimonio ha sido fundamental en la derrota de la banda terrorista y así debe seguir siendo en el futuro".

Más tibia y diplomática ha sido la declaración del Gobierno galo sobre este desarme "unilateral" etarra, ya que su ministro del Interior, Matthias Felk, lo considera "un gran paso" “un gran paso” por lo que significa de "neutralización de un arsenal de armas". En sus declaraciones, ha tenido un recuerdo para todas las víctimas y muy especial para las causadas entre las fuerzas policiales españolas.

Ukullu y Otegi

Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu ha afirmado que el desarme de ETA "certifica que ni una sola de las víctimas provocadas por ETA debió producirse nunca", al tiempo que ha agradecido "la altura de miras y colaboración" de los gobiernos español, francés, navarro y de la mancomunidad francesa de Iparralde, para haber llegado a este momento.

En una comparecencia en San Sebastián acompañado del líder de la Comisión Internacional de Verificación, Ram Mannikalingam, el jefe del Ejecutivo vasco ha defendido que con el desarme se ha constatado que "las armas han pasado del territorio de la clandestinidad a la legalidad". "El desarme de ETA está exento de cualquier épica, pero tiene un significado ético central. Certifica que ni una sola de las víctimas provocadas por ETA debió producirse nunca. Todas y cada una de las víctimas son hoy sujetos y artífices principales de este logro democrático de la sociedad, sus instituciones, la política y los derechos humanos", ha asegurado Urkullu.

De su lado, el portavoz del PNV en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, ha subrayado que "lo realmente importante" es que se produzca la verificación del desarme de ETA, que tiene "una relevancia histórica". En este sentido, ha afirmado que las armas, "una a una o todas juntas, tienen una historia", que es "la historia de quienes las han empuñado y el dolor y sufrimiento que han producido durante tantos años".

En declaraciones a Radio Euskadiha destacado que el que se produzca el desarme de ETA "sí es un hecho relevante". Asimismo, ha apuntado a "todas las vicisitudes que ha tenido este proceso a lo largo de los últimos cinco años, que el propio Ram Mannikalingam ha puesto de manifiesto, porque no es esta la versión de desarme que quería materializar, sino que después de repetidos fracasos se ha terminado en esta modalidad inédita".

También Arnaldo Otegi estaba contento por el desarme "sin injerencias y sin otras cosas que hubieran podido entorpecer el proceso", aunque cree que ahora hay que poner encima de la mesa los graves problemas" pendientes, invitando al resto de formaciones políticas a tejer complicidades para que "otras fotos importantes" se reproduzcan y haya en el futuro avances en esos temas: "la libertad de los presos enfermos, el fin de la dispersión y la desmilitarización del país".

Los más críticos con el acto de desarme unilateral o "actuación", según el Ejecutivo, han sido los representantes sindicales de policías y guardias civiles, con este "paripé de comedia" que han representado los "mediadores" y también los "verificadores". Todos ellos coinciden en que no se fían de la banda, aunque parezca "aniquilada", hasta que, como le exige el Gobirno español dé el paso de desaparecer.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios