www.diariocritico.com

"Las víctimas de violencia de género suman a su dolor y soledad el maltrato institucional"

Gloria Vázquez, presidenta de la asociación Ve-la luz Galicia de ayuda a mujeres víctimas de violencia de género
Ampliar
Gloria Vázquez, presidenta de la asociación Ve-la luz Galicia de ayuda a mujeres víctimas de violencia de género (Foto: Ela R que R)

- Entrevista a Gloria Vázquez, presidenta de la asociación Ve-la luz Galicia de ayuda a mujeres víctimas de violencia de género

viernes 27 de octubre de 2017, 12:27h
- Por Nuria Coronado
- Fotografías: Foto de Ela R que R

Cada día, Gloria Vázquez, presidenta de la asociación gallega Ve-la luz, se levanta a partes iguales con las mismas ganas de ayudar a quienes no se ayuda como de mala leche. Para ella, su mayor satisfacción es ver “cómo se reducen sus ojeras, sentir como poco a poco se empoderan y se convierten en mujeres resilientes. Disfruto de escucharlas reír a ellas y sus hijos e hijas y hasta de cuando se ponen peleonas porque eso significa que resurgen las alas y las ganas de seguir adelante”, comenta.

Y es que esta gallega sabe lo que es sufrir el maltrato, no sólo del violento y del delincuente que lo ejerce, también y por desgracia, de una sociedad que da la espalda a las mujeres y que se hace aún más perversa cuando proviene de instituciones o partidos políticos que se llenan la boca de promesas, pero sólo van a hacerse la foto o a dar un titular.

Por eso pone el grito en el cielo ante el recién aprobado Pacto de Estado contra la Violencia de género y lo rebautiza. “Es un Pacto Pantomima. ¿Cómo se puede llamar si no a un pacto que deja fuera de las ayudas económicas a las madres que han perdido a 44 hijos hasta ahora?”, recalca Vázquez. “Este pacto no se toma en serio advertencias como la de la OMS, que reconoce y alerta en diferentes informes que las víctimas de la violencia tienen graves consecuencias a corto y largo plazo en el desarrollo de sus vidas. Más allá del maltrato inicial, las mujeres y menores sufrirán maltrato institucional en el proceso de salida, esto hará que los daños se puedan agravar dependiendo del tiempo que estén sometidas a la tortura del hay salida. Sufrirán discapacidades permanentes como lesiones medulares o cerebrales, o mutilaciones”, subraya esta luchadora.

Desamparo

A esta lista de agravios Gloria añade otros daños que padecen las mujeres y los menores que conviven con la violencia de género y que hieren en el fondo del alma. “A las lesiones físicas hay que sumar que corren mayor riesgo de sufrir problemas psíquicos y comportamentales de muy diversa índole, como depresión, pérdidas de memoria, abuso del alcohol, ansiedad y comportamiento suicida. El Pacto Pantomima decide obviar estas secuelas de las pasadas y ofrece para las futuras víctimas 426€ (incompatibles con otras ayudas) durante 33 meses, asistencia psicológica limitada y sin especialidad específica. En la Ley de Victimas del Terrorismo se establecen indemnizaciones de 250.000 a 500.000 euros por las pérdidas y secuelas, a mayores se contemplan diversas ayudas acordes con la evaluación de daños. En Violencia de género se llenan de etiquetas vacías de contenido, mientras tú lo pierdes todo”.

– Te hierve la sangre especialmente el desamparo en el que se encuentran las madres cuyos hijos han sido asesinados por un único motivo: hacerles el mayor de los daños.

“Me hierve la sangre al ver como utilizan el dolor de mujeres y menores por intereses propios y quienes dicen representarnos vendan medias soluciones como si fuera una panacea. Me enfurece saber que una persona que tiene daños irreparables no es protegida de por vida por el Estado y que pretendan parchear estos hechos dándole una ayuda indigna y limitada a “las que vengan”. Porque sí, ¡vendrán más! El pacto refleja miedo al maltratador, los menores continuaran siendo obligados a relacionarse con el monstruo en presencia de etiquetas de dudosa profesionalidad. Me repugna saber que el nivel de vida de un asesino sea mejor que el de sus víctimas y me entristece saber que las madres huérfanas de 44 hijos e hijas continuaran siendo invisibilizadas y desamparadas. Doce años más tarde y tras incumplir la LIVG proponen un pacto que envía un mensaje horrible “Hoy una más” y “Solo protegerás a tus descendientes en caso de ser asesinada”. Las mujeres seguirán siendo condenadas por denunciar la violencia de sus hijos y protegerlos y en caso de no hacerlo, serán igualmente condenadas por desampararlos ¡Difícil salida, nos presentan!”.

  • “Quienes nos representan no parecen estar a la altura y eso sí que verdaderamente es agotador”

– ¿Hasta dónde estás de cansada de una sociedad que convive con la violencia de género como si nada?

Estamos ante una realidad que se nos va de las manos y con consciencia que me llena de impotencia. No hay un día que nos levantemos y escuchemos como una mujer fue apuñalada, golpeada o asesinada y todo esto sin abrir las redes, que te enfrentan al comentario real de mujeres y menores que lo están pasando realmente mal. Lamentablemente vivimos en una sociedad que ha situado su zona confort en el conflicto y las necesidades: laborales, vivienda, alimentos, salud, educación y el miedo, son caldo de cultivo de una sociedad violenta. Vivimos en un mundo al revés, donde somos pocas las personas que pretenden recuperar el “derecho”, en el sentido más amplio de la palabra. Quienes nos representan no parecen estar a la altura y eso sí que verdaderamente es agotador”.

– ¿Entonces lo más urgente es humanizar a esta sociedad?

Vivimos en una sociedad en la que impera la ley del más fuerte, en la que hemos normalizado los golpes, los asesinatos, los desahucios, los secuestros, las carencias…Todo lo han convertido en números y somos incapaces de visionar y ser conscientes de lo que conlleva cada dato. Urge educar y reducar a la sociedad y que la base de la misma parta de la inteligencia emocional.

– En tu Facebook colgabas recientemente la frase: “El rosa, los pantalones, las faldas...Ni torturan, ni asesinan. Y te preguntabas ¿y si comenzamos a respetarnos?

Para mí una sociedad no violenta es aquella que parte del respeto, del entendimiento, de cosas tan sencillas y olvidadas como escuchar, ponerme en el lugar del otro, dar unos buenos días o unas gracias o una disculpa, y de un “vive y deja vivir”, pero nunca desde la imposición. Debemos de ser capaces de combatir la violencia sin ejercerla, dejando de reproducir patrones que inicialmente parece que combatimos, intentando dirigirlo todo y centrar el foco en la raíz del problema, si verdaderamente queremos una sociedad libre. Yo conozco engendros que matan, asesinan y torturan que hacen uso de diferentes instrumentos para ejecutar sus tropelías, pero no debemos olvidar que el ejecutor tiene DNI. Para mí la desigualdad, la violencia parte de la imposición, antes las niñas se uniformaban con falda, ahora lo harán de pantalones como los niños ¡El mensaje es el mismo y como de costumbre perdemos nosotras! ¿Por qué no le ponemos faldas a los niños? Esta pregunta sería la fácil y hasta te puedo hacer dudar, pero donde realmente está la cuestión es en por qué nos da tanto miedo dejarlos ser. Que elija cada persona, cada menor si quiere llevar una cosa u otra y enseñemos a respetar la diversidad de elecciones.

– El Poder Judicial acaba de lanzar un informe demoledor en el que deja patente que la violencia de género está muy extendida en el medio rural y que la edad media de las víctimas baja cada año. Un panorama brutal…

A los jóvenes llevamos décadas haciéndoles entender la violencia desde que se levantan, a través de quienes debieran de ser conscientes de la responsabilidad que conlleva ser un personaje público, padre o madre…etc. En el marco de la violencia de género todavía es peor, los profesionales los han condenado a muchos de ellos a la convivencia y entendimiento de la violencia, bajo la terapia de la amenaza. Estamos pagando la factura de esta pérdida de valores y mundo al revés.

– Dicho informe también refleja la falta de mimo y tacto a las víctimas a la hora de darles un espacio idóneo y una dedicación de tiempo suficiente para poder reflejar los matices más importantes de la relación de violencia.

Ese individualismo permanente en el que vivimos, donde actuar y relacionarnos de manera sana nos hace sentirnos mal, ha enfermado a la sociedad convirtiéndola en suciedad y deshumanizándola.

  • “El Observatorio Estatal de violencia de género está incumpliendo sus objetivos anuales”

– Si te digo Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer ¿qué respondes?

Para la organización Ve-la luz, quienes componen el Observatorio Estatal de violencia de género están incumpliendo reiteradamente sus objetivos anuales, entorpeciendo el poder brindar mecanismos que garanticen mejoras en la salida de mujeres y menores víctimas de la violencia de género. Siendo extremadamente grave y significativo que hasta la fecha obtengamos informes ejecutivos hasta 2014, informes de Grupos de Trabajo hasta el 2011…etc. Es aberrante que el Ministerio se haya convertido en cómplice de este despropósito favoreciendo este funcionamiento anómalo y permitiendo que, en más de 10 años, los cargos, vocalías no hayan sufrido cambios en sus representaciones, cuando el decreto que lo rige prevé que debieran renovarse cada dos o cuatro años.

Mantenemos un Observatorio de turbio presupuesto y miope, que hace años que dejó de representar y luchar por nadie, salvo para impulsar retrocesos. Es necesaria la rotación de las vocalías e imprescindible que las organizaciones de mujeres sean renovadas por quienes viven la problemática desde la calle para evitar errores de despistes tan graves como: Ignorar en un pacto a las mujeres huérfanas de hijos o continuar perpetuando una salida indigna que perpetua la violencia y daños sobre el total de las víctimas de la violencia de género. Luchamos por un Observatorio en el que tenga representación las víctimas de la violencia de género en todo momento, en el que todas las organizaciones que quieran puedan tener representación, en el que lo único que eche raíces sean los derechos de las personas y no los cargos. No podemos continuar permitiendo que diferentes organismos impulsen y fomenten silencios que torturan, matan y asesinan a mujeres y menores, formando parte de un crematorio de realidades.

– Ve-la luz acaba de decidir dejar de formar parte de ningún acto que consideréis violento y menos si es impulsado por diferentes fuerzas políticas. ¿Los políticos no están a la altura del sufrimiento de las víctimas y las mujeres en general?

Tenemos una clase política que ha dejado de ser ejemplo del buen hacer, donde el arte del mal gana diariamente terreno, bajo una máscara que esconde diferentes formar de dictaduras. Estamos ante una clase irresponsable que permite y acepta la violencia y utiliza las carencias e impotencias de la población sin ningún tipo escrúpulos para llegar a sus propios fines sin que le tiemble el pulso. Ve-la luz rechaza la violencia y por ello no participara nunca en actos ideológicos en los que en la defensa de derecho se establezca como herramienta el ejercicio de la violencia en cualquiera de sus formas.

Aislamiento social

– El aislamiento social es la condena invisible de las mujeres víctimas de violencia machista. ¿Cómo se les puede dar la puntilla a quienes más apoyo necesitan?

Una víctima cuando vive esta situación lo primero que se siente es sola y el sistema no solo, no ha sabido combatir este sentimiento si no que ha perpetuado y ampliado el descredito permanente y la desautorización de la misma. En este mundo al revés el control, el descrédito lo obtiene la víctima y el que agrede: la libertad, el perdón, la reinserción y ayudas económicas superiores a las tuyas tras su paso por la cárcel. El sistema necesita un cambio radical cuanto antes, debe de reconocer el total de los daños que generan para quien sufre la violencia e impulsar un sistema real de recuperación y empoderamiento de las víctimas.

– Además del aislamiento social, estas víctimas tienen un riesgo de pobreza o exclusión social del 84%, frente al 28,6% de la población general.

El aislamiento lo produce la carencia de medios para su recuperación y reinserción, así como la negativa a desoír las advertencias de la OMS. Las secuelas de ser víctimas de la violencia dañan gravemente la salud de por vida e invisibilizarlo las empuja al aislamiento.

– Premios como el que acabáis de recibir de Pedreguer por la labor que desarrolláis ¿os reconcilian en algo?

A nosotras nos reconcilian el reconocimiento de los derechos, el saber que los huérfanos tendrán orfandad o que las madres huérfanas de hijos serán reconocidas, aunque de manera sesgada, es los que alienta en este duro camino que hemos decidido seguir desde hace casi 9 años. Eso no quiere decir que no agradezcamos el premio y más cuando nos han golpeado y desacreditado tantas veces ¡La lucha se hace mucho más dura entre esa irracionalidad tan común y establecida en nuestra sociedad! Es un honor para nosotras recoger el reconocimiento y visibilizar en una zona más este terrorismo que no cesa. Recuerda uno de nuestros eslóganes: Que nada ni nadie las silencie.

  • “Que el Gobierno reconozca las secuelas reales de la violencia y que se haga cargo de ellas”

– ¿Las huelgas de hambre de qué te han servido?

Personalmente para debilitarme la salud y en la causa, para visibilizar los miles de huelgas de hambre impuestas que muchas mujeres viven en el silencio de sus hogares, no más del 26% de las mujeres que han denunciado en los últimos 12 años recibieron una ayuda. También nos han valido para visibilizar la realidad que ocultaba la denuncia y para poner en un brete a quienes dicen representarnos, así como les hemos ahorrado un dineral al gobierno en la campaña de sensibilización.

– ¿Un sueño a realizar?

Que el Gobierno reconozca las secuelas reales de la violencia y que se haga cargo de ellas, que antes de presentar medidas estudien el impacto de las mismas y las necesidades reales. Que ningún menor sea obligado a la convivencia de ninguna de las maneras con la violencia para así no perpetuar el maltrato sobre las mujeres y sobre la sociedad. Y que cada representante político que formo parte de este experimento que destrozó vidas y familias pidiera disculpas públicas a todas las mujeres, por la parte que le tocaba y no hizo o calló y se propusieran ser un ejemplo de una sociedad sana. Estoy segura de que marcaría un antes y un después, pero sabemos que es toda una utopía, pero ¡hablamos de sueños!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.