www.diariocritico.com

Alberto Cortez, cantante: "Soy un Quijote de la música porque no renuncio a mis principios"

miércoles 27 de abril de 2016, 09:40h
Alberto Cortez, cantante: 'Soy un Quijote de la música porque no renuncio a mis principios'
Ampliar
Es uno de los grandes/grandes de la canción en español, con más de medio siglo en activo formando parte de la banda sonora de varias generaciones. Con una treintena larga de discos -en solitario y con otros grandes- y más de mil actuaciones, el veterano cantautor argentino residente en España vuelve a los escenarios tras un pequeño paréntesis por problemas físicos tras una caída. Y nada mejor que titular la gira como 'El regreso'. Además de su inigualable hoja de servicios a la música -con sus propias canciones míticas como 'En un rincón del alma', 'Cuando un amigo se va', Las palmeras', 'Castillos en el aire', 'Distancia' y un larguísimo etcétera-, sin olvidar su inclinación poética en las letras de sus canciones, Alberto Cortez sigue opinando y ejerciendo de artista comprometido con su gente y su tiempo.

-¿Se vuelve con la misma ilusión o sólo con profesionalidad?

- Profesionalidad se intenta y creo que se consigue, pero ilusión, más que nunca. Porque son una serie de recitales de reencuentro con mi público después de recuperarme casi del todo de la caída que sufrí y que me ha tenido fastidiado. Pero, insisto, la ilusión y el miedo al escenario que nunca se pierde y va unido a la responsabilidad, es como cuando empecé o más.

- En alguno de los conciertos ya celebrados, ha asistido gente de todas las edades, ¿le sorprende?

-En cierto modo, sí, pero es un aliciente más. Supongo que vendrán porque habrán oído mi música a sus padres... o a sus abuelos, ja ja. Pero, ¿cómo no?, es muy bonito que sea así.

-Además, sus canciones compuestas, y las que ha hecho famosas como 'No soy de aquí', siempre tienen letras de historias, de amores y desamores, de alegrías y fracasos... en definitiva, de la condición humana, algo poco habitual en la música que triunfa. Ya que estamos en año cervantino, ¿es usted un Quijote de la canción?

-Hombre, no voy a ocultar que me gusta esa pregunta, porque jamás lo pensé. Pero no, qué va, no doy la talla. Como mucho, sería un aprendiz de ese fabuloso personaje universal que es Don Quijote, una de las mayores creaciones de la literatura y de la cultura de alguien tan grande como Cervantes, conocido en todo el mundo y que es un paladín de la marca España.

-Me refería, fundamentalmente, a lo musical, por su tipo de canciones típicas de los cantautores de la gente con sensibilidad y que insisto no está de moda.

- Quizás mirándolo así, es verdad que soy una especie de Quijote musical, y me gusta la calificación, que voy a utilizar ahora, ja ja. Es cierto que no renuncio a mis principios en la forma de hacer música esté o no de moda, se venda más o menos. No voy a cambiar ahora a mis años. Pero no soy yo sólo el que practica semejante quijotismo, hay otros que siguen así y son muy grandes, mis amigos Serrat y Sabina, por ejemplo.

-Una música, la de estos y la suya, que difícilmente puede oírse actualmente porque las emisoras, sobre todo las especializadas, las famosas radiofórmulas, normalmente al servicio de las multinacionales, ni por asomo se les ocurre ponerla y darlas a conocer. ¿Dónde puede oírse a Alberto Cortez?

-Pues en la ducha y en los conciertos, ja ja. Y así aprovecho para hacer publicidad de los mismos. No, en serio, algunas emisoras quedan; haberlas, haylas, pero hay que buscarlas. Todo esto no ocurre sólo en la música, sino en todas las artes en general: el negocio sí que está en la onda, se ha impuesto al arte y a la cultura. Pero quedamos unos cuantos irreductibles, que no estamos solos, porque nos sigue mucho público. Es lo que se conoce como grandes minorías.

-En esta línea, su caso, habitual o no, es el de un hombre sumergido en su época y sus problemas, comprometido con su tiempo y mojándose con sus opiniones.

-Eso debería ser lo normal. Yo no lo entiendo de otra manera. Músicos o artistas somos personas normales que nos dedicamos a cosas no tan normales, pero no podemos ocultarnos, aunque tampoco pretender otra cosa que explicar nuestro pensamiento y ser guías de quien esté de acuerdo. En mi opinión, el artista, sobre todo por su proyección mediática, debe estar, tiene la obligación de estar comprometido con su tiempo y criticar, argumentándolo, lo que estime que se lo merezca.

-Como me consta que usted critica la situación política actual en España, ¿le han defraudado nuestros políticas en tal aspecto?

-Me han vuelto a defraudar, sí. Y no sólo los partidos de toda la vida, también los emergentes, incapaces de hacer su labor, que es parlamentar, hablar y llegar a acuerdos para afrontar los problemas sociales. Les hemos elegido para ello e, insisto, nos han vuelto a defraudar. A pesar de que tuvo también sus fallos, deberían haber tomado nota de los tiempos de la Transición, con los acuerdos de la Moncloa y otros consensos. Claro que ahora no tenemos figuras que arrastren, guías como algunos de aquellos.

-Un problema que me temo acontece a nivel internacional. Quizás sea otro argentino, el Papa Francisco, la excepción, ¿qué opina de él?

-Goza de mi máxima admiración, a pesar de que le envié una carta felicitándole y no me ha contestado, pero es anecdótico. Francisco, a diferencia de su antecesores, está intentando aplicar la filosofía de Jesucristo, el apoyo y la ayuda a los débiles, el ser condescendiente y comprensivo con temas tan condenados como la homosexualidad o el divorcio. Aparte de atacar la pederastia interna. En fin que, sin olvidar que yo no ejerzo de cristiano, porque a mí me hicieron a la fuerza, Francisco es un gran líder para la Iglesia y para el mundo.

-Es justo y necesario volver al inicio de esta entrevista, a lo musical, porque me consta que el talento creador de Alberto Cortez sigue pariendo canciones, ¿habrá alguna de ellas en estos conciertos?

-Claro, el árbol Cortez, mejor o peor, que ese es otro asunto, aún no se ha secado. La verdad es que tengo muchas composiciones nuevas, aunque no voy a abusar de ellas, porque la gente no las conoce y me pide las antiguas , pero sí que canto algunas.

-Lo que parece un milagro, laico, por supuesto, es encontrar una discográfica que se atreviera a grabarlas y sacarlas a la venta, ¿no?

-Mucho más que un milagro, una colección de ellos. Sí que me gustaría sacar un álbum con las nuevas, pero no creo que sea posible. No obstante, aprovecho Diariocrítico para lanzar la idea: si hay algún valiente que se atreva, que me avise.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

8 comentarios