www.diariocritico.com
Sanidad
Sanidad (Foto: EP)

La Atención Primaria sigue convaleciente: la crisis deja un déficit de 2.400 trabajadores y esperas de hasta 70 días

jueves 21 de junio de 2018, 08:52h
A la Atención Primaria en Madrid le faltan 400 médicos y 2.000 profesionales de enfermería para llegar al estándar de un sanitario por cada mil habitantes. Esta es una de las principales conclusiones del nuevo informe del Observatorio Madrileño de Salud, que denuncia la caída en la financiación en la salud regional durante la crisis como consecuencia de "un modelo privatizador" que, a juicio de los impulsores de este texto, se mantiene hoy.

Ayuntamientos, sindicatos, asociaciones profesionales y entidades sociales coinciden: la Atención Primaria sigue en el quirófano. Los recortes, el "continuado desinterés" y la apuesta del PP por el "modelo privatizador" han logrado que, en los últimos años, se hayan incrementado "notablemente" las demoras y aún no se haya recuperado el número de trabajadores previo a la crisis económica.

Esta es la principal conclusión del Informe sobre la situación de la Atención Primaria en la Comunidad, el séptimo que firma el Observatorio Madrileño de la Salud y cuyos resultados se han dado a conocer este miércoles en la sede de CCOO Madrid.

Trabajadores en Sanidad

Según datos compilados por los impulsores de este análisis, el porcentaje del presupuesto de Atención Primaria cayó de 2010 a 2016. No hay consenso sobre cuánto -del 12,67 por ciento al 11,63, según el Ministerio de Sanidad; del 9,51 al 9,02, según el Sermas- porqueexisten "discrepancias incomprensibles" y "opacidad", tal y como ha denunciado Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Sin embargo, lo que es seguro es que estos porcentajes están muy por debajo de lo que el Observatorio cree que sería una financiación "adecuada" de la Atención Primaria, del 25 por ciento del dinero apartado para la salud.

Esta disminución está relacionada con el número de pacientes que atiende cada trabajador. La Comunidad de Madrid posee una de las peores ratios de España, y la situación "ha empeorado en los últimos años", según el informe. En Enfermería, por ejemplo, hay un profesional por cada 1.996 usuarios y un pediatra por cada 1.173 niños. Además, en Administración, de los 2.175 empleados que había en 2009, Madrid ha pasado a 1.908 en 2016, una bajón diez puntos más abultado que la media nacional.

"Creemos que, en total, hay unos 8.000 empleados menos desde el inicio de la crisis", ha afirmado Rosa Cuadrado, secretaria general de la Federación de Sanidad de CCOO de Madrid, quien ha argumentado que esta merma se debe a la imposibilidad por ley hasta este año de cumplir con una reposición del cien por cien. La portavoz ha reconocido que, en todo caso, esa caída es una estimación porque "el número de trabajadores ha sido el secreto mejor guardado de la Comunidad".

Entre los deberes que pone el observatorio a la Consejería de Sanidad es acercarse a los mil pacientes por profesional, algo que solo se podría cumplir con la contratación estable de 400 personas en Medicina de Familia y de 2.000 de Enfermería. "Este problema de fondo se lo ha creado la propia Consejería, que es la que decide cuántas plazas oferta", ha zanjado Sánchez.

El problema de las listas de espera

La radiografía del Observatorio recoge más datos muy reveladores. En cuanto a los efectos del copago farmacéutico, un 3,6 por ciento de las personas que salieron de la consulta con alguna receta en la mano no pudieron retirarla en las farmacias "por motivos económicos", un porcentaje que el Observatorio cree que representa a más de 230.000 madrileños, "o sea, más habitantes que los de cualquiera de los municipios de la Comunidad si exceptuamos la capital", ha explicado el representante. "Entre personas con rentas menores, pluriconsumidores y pensionistas de más de 65 años, este número se duplica", ha agregado.

El documento también recoge los tiempos de espera en la Atención Primaria en base a una encuesta realizada por CCOO en un centenar de los 430 ambulatorios y consultorios de la región en marzo un mes "medio" en frecuentación. Según este sondeo, los usuarios de Medicina de Familia tuvieron que esperar 2,26 días para su cita, 1,21 en el caso de Pediatría y 1,66 en Enfermería.

Esto redunda, según los portavoces, en un incremento de la presión en las Urgencias hospitalarias. "Están saturadas porque la Consejería hace todo lo posible para que lo estén -añade Sánchez-. Nadie que piense que tiene un problema real espera".

"Escándalo" en Fisioterapia

En las unidades de apoyo, estas estadísticas escalan notablemente hasta el "escándalo",según Cuadrado. En Fisioterapia, por ejemplo, la media está en 71 días de demora -de hecho, ninguno de los consultados recibió su cita antes de las dos primeras semanas-, mientras que en Odontología infantil se llegó hasta los 64 días de espera. "Aunque la actividad se ha incrementado, es claramente insuficiente", afea el informe.

Por último, el documento reconoce que existe una "mala distribución" regional de los recursos. Las direcciones asistenciales de las comarcas del oeste y el sureste presentan un mayor déficit frente a las más privilegiadas del norte y el centro, según el análisis.

En el fondo, los promotores del informe creen que subyace una política impulsada por el PP por "seguir favoreciendo al sector privado", algo que, a su juicio, se ha realizado de forma evidente con los Gobiernos predecesores y que, en esta Legislatura, se mantiene aunque sea de manera más "silenciosa". "Y todo, mientras la Comunidad de Madrid es una de las pocas que ha seguido creciendo económicamente", ha lamentado Sánchez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.