www.diariocritico.com

Boris Johnson, ¿cuestión de tiempo?: todos, incluso en su partido, piden su cabeza

Boris Johnson, ¿cuestión de tiempo?: todos, incluso en su partido, piden su cabeza
(Foto: Consejo Europeo / UE)
jueves 20 de enero de 2022, 09:25h

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, podría dejar de serlo en cualquier momento porque se agota su crédito y se acaban sus recursos para acallar los gritos que piden su renuncia.

La ciudadanía le ha abandonado. Algunas encuestas hablan de que 2 terceras partes de la población quiere su salida. La política también le ha dado la espalda. Incluso su partido.

Mientras, Johnson quiere ganar tiempo e intentar que capee el temporal. Niega haber mentido al Parlamento respecto a una de las polémicas fiestas en Downing Street, cuando todo apunta a que el filtrador de estas fiestas fue su antiguo asesor Dominic Cummings, quien como venganza por el cese, le quiso arruinar con estas traiciones.

Ahora mismo la situación parlamentaria es la siguiente: centristas y laboristas exigen su dimisión, y cada vez son más las voces de su partido, el Conservador, que piden su cabeza para pasar página e intentar salvar el futuro para esta formación.

Johnson podría caer

Si Johnson sigue con su postura de oídos sordos y se niega a dimitir, habría una posibilidad de expulsarle del poder: el conocido como 'Comité 1922'.

El Comité de 1922 está formado por los miembros del Partido Conservador a modo de asamblea para debatir lo asuntos parlamentarios. Este comité intenta representar las opiniones de las bases del Partido Conservador ante el líder del partido, en este caso el primer ministro Johnson. Suele ser crítico y duro con su superior para garantizar que no se salga del 'carril' marcado por las bases.

Si este Comité debate ahora acabar con Johnson, realizaría una votación interna y con la decisión final podría presentar o unirse a una moción de censura contra el primer ministro, aunque la secuden sus grandes rivales, los laboristas. Los conservadores tienen en este caso un temor: que acabar con su líder suponga servir en bandeja una futura sucesión en favor de un político laborista, en concreto Keir Starmer.

Esta maraña de posiciones y debates internos serán clave en las próximas horas o días, ya que el país tiene claro que Johnson es un primer ministro 'muerto' en vida, con fecha de caducidad, pero con la duda de cuándo tendrá lugar ese día.

Panorama futuro

Johnson ganó las elecciones británicas en diciembre de 2019 arrasando, con el 43,6% de los votos. Los laboristas se quedaron en el 32,1% y los liberales de centro, en un 11,6%. Luchará contra cualquier intento de moción de censura e intentará convencer a su partido de que es la mejor opción para ganar las próximas elecciones, en 2023.

Ayer llamó la atención la intervención de su compañero de filas David Davis, quien dijo en el Parlamento: "Por el amor de Dios, váyase". Sus palabras se han hecho virales y suponen más problemas para la continuidad del primer ministro. Davis es un viejo aspirante a liderar el partido y representa el ala más derechista del mismo, siendo abiertamente euroescéptico y a favor de instaurar la pena de muerte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios