www.diariocritico.com
10 años del 15-M, el movimiento indignado que inició un cambio de ciclo
Ampliar
(Foto: EP)

10 años del 15-M, el movimiento indignado que inició un cambio de ciclo

sábado 15 de mayo de 2021, 10:19h

Este sábado se cumple el décimo aniversario de la protesta en la madrileña Puerta del Sol, que terminó en una acampada, y que logró extender la indignación por las plazas de todas las ciudades. Y es que el hartazgo ante los innumerables casos de corrupción, los estragos de la crisis económica, el bipartidismo y la clase política, consiguió movilizar a miles de ciudadanos en todos los rincones del país.

Diez años después resulta innegable que el movimiento 15-M supuso un punto de inflexión, cuando los ciudadanos decidieron tomar la palabra para recordar a la clase política que debía atender a sus problemas y necesidades. Tampoco se puede negar que este movimiento inició un cambio de ciclo en el panorama político, aunque sus efectos no fueron inmediatos.

La indignación inundó calles y plazas

Aquel 15 de mayo de 2011, la Puerta del Sol todavía no se imaginaba que se convertiría en el escenario de una multitudinaria acampada, que se prolongó hasta mediados de junio. En un principio, se había convocado una protesta contra la gestión de la crisis económica que se inició en 2008. Pero los asistentes decidieron mantener la concentración durante la noche, aunque la Policía desalojó a quienes acamparon en la plaza madrileña. Al día siguiente, las manifestaciones se produjeron no solo en Madrid, sino en prácticamente todas las ciudades del país.

Dos días después, el 17 de mayo, la Policía cargó con fuerza contra los acampados, para tratar de impedir el crecimiento exponencial de la protesta. Pero esta acción consiguió el efecto contrario, y las calles de España volvieron a llenarse de indignados. Esa noche llegó una decisión determinante, la acampada se prolongaría hasta el 22 de mayo, cuando se celebraban elecciones municipales.

Las redes sociales jugaron un papel clave tanto en la organización del 15-M como en su expansión y duración. Comenzaron a sucederse los llamamientos para replicar las acampadas por todo el país.

“Que no, que no, que no nos representan”, “lo llaman democracia y no lo es”, “la ciudadanía no somos mercancía” o “basta ya de bipartidismo”, son solo algunas de las proclamas que se corearon en las calles. Los indignados clamaron contra los recortes, la precariedad, la crisis, la corrupción y el rol de la clase política.

Y aunque la acampada de la Puerta del Sol fue desalojada por última vez el 12 de junio de 2011, el movimiento 15-M había comenzado a andar y a transformar la indignación en acción popular, a través de asambleas vecinales, movimientos sociales y mareas.

El nacimiento de Podemos y el primer Gobierno de coalición

Había cambiado la forma de hacer protesta, y comenzaba a cambiar la forma de hacer política. Cuando se empezaba a dar por muerta a esta revolución social, surgió un partido que quiso llevar esa indignación al Congreso. En enero de 2014 nació Podemos, y en su primera cita con las urnas, en las elecciones europeas de ese año, lograron cinco eurodiputados. De grandes desconocidos, sus fundadores, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa o Juan Carlos Monedero, pasaron a acaparar titulares y espacios en los medios de comunicación.

Junto a su llegada, se produjo el lanzamiento de Ciudadanos a nivel nacional, con un Albert Rivera ‘al desnudo’. Si bien sus estrategias y hojas de ruta estaban en las antípodas, tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera se presentaron como la nueva política que llegaba para poner punto y final al bipartidismo.

Si bien es cierto que estos partidos lograron ‘poner contra las cuerdas’ al PSOE y al PP, pasados siete años, ambas formaciones han sufrido sucesivos varapalos en las urnas y crisis internas, y se encuentran en un momento clave de cara a su papel en el futuro inmediato. En el caso de la formación ‘naranja’, su desaparición en Madrid y la constante fuga de militantes y cargos, les acerca a una hipotética fusión con el PP si su líder, Inés Arrimadas no logra evitarlo.

Podemos celebra entre mayo y junio su asamblea ciudadana estatal, Vistalegre IV para elegir una nueva dirección tras la dimisión de Pablo Iglesias. Los ‘morados’ han logrado llegar al Gobierno central, en el primer Ejecutivo de coalición de la democracia, una realidad que resultaba impensable en aquel mayo de 2011 en el que se gestó el 15-M.

Si bien 10 años después, se ha vuelto a dar por muerto al movimiento, hay quienes defienden que sigue latente en las organizaciones y movilizaciones sociales, y de hecho, quizás tenga que pasar otra década para que sus consecuencias y efectos puedan apreciarse de forma más evidente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios