www.diariocritico.com
Esperanza Aguirre vendió un Goya sin protegerlo como bien cultural cuando era presidenta
(Foto: Kike Rincón / Mdo)

Esperanza Aguirre vendió un Goya sin protegerlo como bien cultural cuando era presidenta

> El cuñado de la ex presidenta ha denunciado al matrimonio por estafa, fraude, blanqueo y apropiación indebida

domingo 18 de abril de 2021, 11:18h
.

Íñigo Ramírez de Haro, cuñado de Esperanza Aguirre, ha denunciado a la ex presidenta y a su marido, Fernando Ramírez de Haro, por estafa, blanqueo, fraude y apropiación indebida, según publica 'eldiario.es'. El motivo de la denuncia es que el matrimonio vendió un cuadro de Goya por 5 millones de euros sin protegerlo como bien cultural cuando era la presidenta de Madrid.

Según el citado diario, en 2012, Aguirre y su marido vendieron un viejo cuadro de la familia Ramírez de Haro que resultó ser una obra de Goya, uno de los pintores más ilustres y reconocidos del panorama español. En la denuncia, el cuñado de Aguirre sostiene que, pese a que la familia sospechaba desde hace mucho que esa obra pertenecía a Goya, el matrimonio no le dio importancia y Aguirre les pidió (entre lágrimas) poder vender el cuadro para subsanar la delicada situación económica que atravesaban los negocios de su marido.

Finalmente, los cuñados de Aguirre aceptaron y les permitieron vender el cuadro para sacar a su hermano del apuro económico y más tarde harían cuentas. Algo que según la querella nunca ha ocurrido y que con la venta solo se han lucrado la ex presidenta madrileña y su marido.

Aguirre 'escondió' el Goya como bien de interés cultural siendo presidenta de Madrid

La familia desconocía la obra de arte que colgaba del salón de la casa del suegro de Esperanza Aguirre, lugar donde ahora residen ella y su marido. La obra, que no está firmada, es un retrato familiar de un antepasado de la familia Fernández de Haro, Valentín Belvís de Moncada y Pizarro. Cuando el suegro de Aguirre falleció, se encargó un peritaje del cuadro que reveló que el cuadro era un Goya auténtico.

Cuando aparece una obra de tal envergadura, la ley de Patrimonio Histórico Español obliga a las administraciones a protegerla como bien de interés cultural, una competencia que está transferida, por lo que son las propias comunidades quienes deben iniciar estos trámites.

En aquel momento, en marzo de 2012, Aguirre era presidenta de Madrid y no se inició ningún trámite para proteger esta obra, es más, la propia Aguirre se lucró con su venta. Según ha señalado a 'eldiario.es' un abogado especializado, una obra protegida no paga más impuestos, sino que al tener esa condición, la ley obliga al vendedor a revelar cada detalle de la operación así como de las tasaciones oficiales al Ministerio de Cultura. Eso implica que sea más difícil ocultar el precio real del cuadro y, por tanto, sea más complejo evadir los impuestos que le corresponden.

Finalmente, tras el peritaje y comprobación de que se trataba de un Goya auténtico, Aguirre y su marido vendieron el cuadro a Villar Mir, fundador de la constructora OHL, por 5 millones de euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios