www.diariocritico.com
Carolina Bescansa, Luis Alegre, Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en Vistalegre I
Carolina Bescansa, Luis Alegre, Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en Vistalegre I (Foto: Podemos)

Los 'cinco de Podemos' afrontan con nuevas divisiones la refundación del partido

jueves 19 de enero de 2017, 13:25h
El considerado el equipo promotor de Podemos se ha atomizado tres años después de la creación del partido. Los últimos reposicionamientos de Carolina Bescansa y Luis Alegre se unen a la evolución que han protagonizado Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero en el seno de la formación. Los cinco firmaron juntos los documentos que marcaron el inicio de Podemos como un partido político en el primer Vistalegre, pero las diferencias tácticas y procedimentales han hecho que lleguen divididos al momento de redifinición de Podemos.

El nacimiento de la idea de Podemos fue expresión de la diversidad que tensiona al partido tres años después. El propio Pablo Iglesias ha reconocido que entre las primeras personas con las que compartió su intención de lanzar un proyecto político estaban el dirigente de Anticapitalistas Miguel Urbán y el ahora errejonista Jorge Moruno.

Sin embargo, la foto que se vio en el primer Vistalegre -en el momento fundacional de Podemos como partido- era algo diferente. Entonces se presentó un equipo promotor como un bloque sin posibilidad de injerencia de otros equipos, ni siquiera de los anticapitalistas, que pasaron a ser considerados 'los críticos'.

Y al frente de ese grupo fundador, firmando los documentos que definirían la primera etapa de Podemos, sólo 5 personas: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre. Todos provenientes del mundo de la universidad, todos profesores o investigadores, todos residentes en Madrid.

Ante el segundo Vistalegre la situación no puede ser más diferente, aunque parte de los protagonistas sigan siendo los mismos. De una forma u de otra, los 'cinco de Podemos' han variado sus posiciones en estos años, incluyendo los últimos pasos que han dado Carolina Bescansa y Luis Alegre para difuminar aún más ese bloque original.

- Carolina Bescansa: La secretaria de análisis político de Podemos se ha desmarcado de Iglesias tras colaborar activamente en su equipo para Vistalegre II. Bescansa ha presentado junto a Nacho Álvarez el Colectivo Mayo-2011 para impugnar el desarrollo del debate interno y el excesivo personalismo que están teniendo Iglesias e Íñigo Errejón en la fase de las propuestas políticas. En este sentido, ha criticado que ambos dirigentes lanzaran documentos ya hechos antes de abrirse a las propuestas de las bases del partido. La responsable de análisis político intenta romper la reducción del debate al choque entre Iglesias y Errejón y asegura que esto no implica un alejamiento del secretario general o un cuestionamiento de las tesis políticas. Sin embargo, también ha adelantado que se centrará en promover las reivindicaciones del Colectivo Mayo-2011 en vez de participar en la campaña interna del equipo de Iglesias.

- Luis Alegre: Sigue formando parte de la dirección de Podemos, pero ha ido perdiendo lazos con la organización desde que dejó de ser secretario general del partido en la Comunidad de Madrid. Aún entonces ya procuraba mantener un pérfil bajo. Considerado próximo a Iglesias, Alegre se ha reposicionado ante Vistalegre II en la defensa de una especie de síntesis que incorpora algunas de las ideas de Errejón. Lo ha hecho en un artículo publicado en el 'Huffington Post' junto al historiador Pedro de Palacio, en el que apuesta por marcar el rumbo en lo institucional y por reconocer las distintas sensibilidades de Podemos a través de una dirección integradora. Sin embargo, Alegre ha rechazado la interpretación de que esta defense lo alinee automáticamente con Errejón. "Dejé la primera línea para poder decir lo que pienso y lo que creo que es mejor para Podemos y para el país", ha defendido en su cuenta de Twitter.

- Juan Carlos Monedero: Fue el primero en desmarcarse del rumbo de Podemos, aunque su dimisión estuvo también influenciada por la polémica tras las informaciones sobre el dinero que había cobrado por unos informes para un banco venezolano. Inmediatamente después de abandonar sus puestos internos, Monedero cargó duramente contra la estrategia que estaba tomando Podemos, entonces aún sin nombrar directamente a Errejón, ya que la táctica ideada por el secretario político era común a toda la dirección. El cofundador de Podemos criticó, entre otras cosas, el abandono de ciertos debates programáticos para priorizar el tacticismo electoral. Con el paso del tiempo, Monedero siguió teniendo un papel relevante en los medios y en la organización y ha ido centrando su discurso crítico en Errejón y todo su equipo. Así, por ejemplo, les ha criticado de cierto "infantilismo" y de actuar como una corriente interna para lograr cuotas de poder. Monedero participó activamente en la campaña interna de Ramón Espinar y ahora se encuentra apoyando al equipo de Iglesias para Vistalegre II, aunque sigue negándose a ocupar ningún cargo, según ha asegurado.

- Íñigo Errejón: El número dos de Podemos proclama que él sigue defendiendo la misma estrategia política que en origen de la formación, aunque sí ha tenido que rectificar algunas cuestiones en lo organizativo. Su borrador político para Vistalegre II sitúa en las elecciones del 20 de diciembre la bifurcación táctica que le ha ido alejando de Iglesias, aunque la constatación más notable y pública de sus discrepancias con el líder de Podemos llegó con el cese de Sergio Pascual como secretario de organización. Aún así, Errejón seguía defendiendo que las diferencias no eran tan abismales para justificar una candidatura por separado a la de Iglesias. Poco a poco fue introduciendo matices en ese discurso hasta admitir que seguiría defendiendo sus ideas de forma autónoma, aunque eso significara presentar documentos y una lista propia. El límite lo sigue marcando en la disputa por el liderazgo, ya que defiende la continuidad de Iglesias como secretario general. También se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de acabar presentando una propuesta conjunta a la votación de las bases, pero ha preferido dejar esta primera fase del debate para la promoción de su propia hoja de ruta.

- Pablo Iglesias: El líder de Podemos sigue manteniendo un rol fuerte dentro de la organización y, de hecho, llega a Vistalegre II encabezando el único equipo que parece capaz de pivotar entre las estrategias de las principales corrientes de Podemos. El secretario general se ha comprometido a intentar una propuesta unitaria, pero es consciente de su rol central y su capacidad negociadora ante un equilibrio que, de momento, parece complicado. Sin embargo, esto no ha impedido que parte de su equipo más cercano considerara que el posicionamiento de los errejonistas podía suponer una amenaza hacia la figura del líder, algo que se atisbó ya con los ajustados resultados de la consulta sobre el modelo de votación. Ante eso, Iglesias ha protagonizado varios repliegues defensivos, ligando la votación de los documentos y de los órganos a su continuidad como secretario general y a la vez destacando que él es el único que cuenta con los apoyos para seguir en esa posición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.