www.diariocritico.com

Pablistas y errejonistas rebajan su confrontación ante el final de unas tensas primarias en Podemos

sábado 11 de febrero de 2017, 20:17h
Las bases de Podemos han escenificado un grito por la unidad en la primera jornada de Vistalegre II. Los discursos de Pablo Iglesias y los principales dirigentes de la formación han recogido el mandato, han prometido fraternidad y han rebajado el nivel de reproches entre equipos, pero han seguido manteniendo distancias a a la espera de que se resuelvan las votaciones. Además, los diferentes equipos han ido matizando cómo se debe entender el mandato de la militancia por la unidad.
Pablistas y errejonistas rebajan su confrontación ante el final de unas tensas primarias en Podemos
Ampliar
(Foto: Dani Gago/Podemos)

La primera jornada de Vistalegre II ha arrancado y finalizado con un llamamiento a la unidad. Este ha sido, sin duda, el término más repetido no sólo en los discursos de los dirigentes de Podemos sino también en las exclamaciones que se coreaban desde un público formado por unas 9.000 personas, según la organización.

La formación morada también ha cerrado ya unas tensas votaciones que pueden cambiar no sólo la hoja de ruta de Podemos, sino también decidir el equilibrio entre corrientes y el futuro inmediato de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

Los dos principales equipos han mantenido las formas y han evitado los reproches que han protagonizado los demás días de la campaña interna.

Todos los dirigentes han coincidido además en que los militantes les están reiterando un mandato claro por la unidad, pero después de una primera apelación genérica a la fraternidad, han comenzado los matices.

"Más asfalto y menos moqueta"

La tarde de este sábado ha estado centrada en la defensa de los documentos ético y organizativo, un eje que ha permitido visibilizar coincidencias que no se dan en lo político, como por ejemplo entre las corrientes errejonistas y anticapitalistas.

Por parte del equipo de Iglesias, 'Podemos para todas', han sido Irene Montero, Rafael Mayoral, Pilar Lima y Pablo Echenique los encargados de defender sendos documentos. Y aunque el código ético del partido apenas genera discrepancias entre corrientes, la exposición se ha convertido en una especie de mitin político de final de campaña.

En este sentido, Montero ha desgranado algunas de las claves que les separa estratégicamente del número dos de Podemos, como la priorización de diferenciarse de los partidos tradicionales y la apuesta por tener una mayor presencia en las calles.

"Somos el principal problema de las élites de este país porque seguimos siendo diferentes", ha apuntado la jefa de gabinete de Iglesias, que le ha dedicado un aplauso especial a Juan Carlos Monedero.

"No nos puede gustar más la moqueta que el asfalto", ha añadido la dirigente, que ha compartido con Anticapitalistas la consigna de convertir el partido en un movimiento popular.

En relación con el mandato de la unidad, el equipo pablista ha reconocido errores de comunicación en cuanto a la tensión del debate público y ha destacado la necesidad de ser una sóla "familia unida".

Pluralidad interna

La fraternidad, por tanto, ha seguido siendo una constante en los discursos, per sí se ha visto una diferencia en cuanto al enfoque o la forma de construir esta unidad.

En el turno del equipo errejonista, Pablo Bustinduy, ha señalado que estar a la altura del mandato de las bases signfica tener una organización "orgullosa de su diversidad". El dirigente ha apuntado que esto se hace aceptando la "complementariedad" de las diferentes sensibilidades.

También Rita Maestre ha pedido que Podemos tenga una nueva cultura política en la que se implante una nueva forma de relacionarse entre compañeros. Esta petición resume el intento final de desterrar la lógica de la confrontación y del 'todo o nada' que, según los errejonistas, sólo debilita al partido.

El equipo de Anticapitalistas, 'Podemos en Movimiento', ha desplegado una intervención en una línea muy parecida a los errejonistas, pero recuperando parte de las exigencias que este equipo ya planteaba en Vistalegre I.

"No tenemos que elegir entre democracia y eficacia porque Podemos es democracia o no es Podemos. A partir de hoy la democracia viene para quedarse", ha asegurado Diego Pacheco antes de dar por finalizada la etapa de los órganos internos monocolor.

Tensa calma

El comienzo de Vistalegre II ha servido para frenar la escalada de tensión entre errejonistas y pablistas que se ha vivido en los últimos días. El partido vuelve a una calma tensa a la espera de que este domingo al medio día se resuelvan las votaciones a los órganos y a los documentos que conformarán la nueva hoja de ruta del partido.

La amenaza de Iglesias de que dará un paso al lado si no consigue una victoria contundente sigue planeando sobre las últimas horas del proceso interno de Podemos. La cuestión de si el partido consigue gestionar su pluralidad también será un elemento clave para el futuro de la formación, aunque esto sólo se conocerá después de la conformación del nuevo Consejo Ciudadano.

Sin embargo, la tensión por el choque de trenes sólo se ha notado en algunos gestos y miradas de los principales dirigentes del partido, que estaban sentados juntos en la misma zona de la pista de Vistalegre.

El único pequeño incidente de la Asamblea ha ocurrido cuando un espontáneo se ha subido lentamente al escenario mientras hablaba Rita Maestre. Al advertir su presencia, miembros de seguridad le han pedido que se bajara del escenario, tras lo cual se ha producido un pequeño altercado ya que han tenido que bajarlo a la fuerza ante la mirada atónita de la portavoz de Ayuntamiento de Madrid y algunos pitidos del público por la fuerza del gesto.

Según ha confirmado la organización del partido, se trataba de un militante de un círculo de Dos Hermanas que quería mostrar un gráfico. Poco después de ser desalojado del escenario, el propio Pablo Iglesias ha aparecido acompañando al espontáneo en medio de la pista, interrumpiendo por unos momentos el acto mientras exponía Lorena Garros, del equipo de Anticapitalistas.

El líder de Podemos ha conducido al espontáneo a un asiento vacío de la primera fila, se ha parado ante las cámaras y ha regresado al sitio desde donde seguía el acto con el resto de dirigentes del partido. Sin más incidentes, el evento ha continuado su normal desarrollo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios