www.diariocritico.com
Rey Felipe VI con Rajoy
Ampliar
Rey Felipe VI con Rajoy (Foto: Casa Real)

Rajoy declina, de momento, someterse a la investidura y cede el paso “a otros”

>> No "renuncia a nada" y seguirá buscando un pacto mientras el Rey anuncia una “segunda ronda” de consultas el próximo miércoles >> Podemos celebra la noticia como un triunfo y el PSOE recoge el guante y promete hablar "con todo el mundo", incluido el PP

viernes 22 de enero de 2016, 21:11h

“No renuncio a nada”. La sorpresa “generosa” y “valiente” era él mismo. Mariano Rajoy ha declinado, de momento, la propuesta del Rey para someterse a la investidura como presidente del Gobierno y ha dejado el paso libre a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, condenados a entenderse como el propio líder socialista ha afirmado hoy tras la oferta pública de un pacto de Gobierno por parte del líder de Podemos. El aún presidente en funciones seguirá buscando, ha afirmado, un acuerdo con PSOE y C’s. Felipe VI anuncia, antes de lo que se creía, una “segunda ronda” de consultas a partir del próximo miércoles.

"En el transcurso de la última consulta, celebrada con Don Mariano Rajoy Brey, Su Majestad el Rey le ha ofrecido ser candidato a la Presidencia del Gobierno. Don Mariano Rajoy Brey ha agradecido a Su Majestad el Rey dicho ofrecimiento, que ha declinado".

Cuando todo el mundo esperaba su retirada, Rajoy ha comparecido tras su visita a Zarzuela para anunciar que él sigue al frente del timón popular y que ha declinado el ofrecimiento del Rey ante una matemática electoral imposible. “Aún no estoy en condiciones de tener una mayoría en la Cámara”, pero no descarta tenerla. Su ‘gesto’ busca, además, que no empiecen a correr los plazos para convocar nuevas elecciones innecesariamente.

“No tendría sentido cuando hoy hemos conocido que ya hay otros negociando”, ha dicho Rajoy con tono displicente.

Rajoy ha dejado claro que no está dando “un paso al lado” para jubilarse como Artur Mas. “La gente ha votado al Partido Popular con un candidato. Los votos hay que respetarlos”, ha zanjado la obligada pregunta sobre la posibilidad de que el PP presente otro/a candidato/a. Ha preferido ironizar con una de las invectivas de Iglesias a Sánchez: él no es “una sonrisa del destino”.

El presidente no parece creerse tampoco mucho las posibilidades de acuerdo entre los dos principales partidos de la izquierda y prefiere esperar acontecimientos. La situación interna del PSOE puede cambiar las tornas en cualquier momento, con Pedro Sánchez colgado de la cuerda del Comité Federal del próximo 30 de enero. La vieja guardia ya se ha revuelto contra lo que consideran una oferta envenenada y, sobre todo, humillante. Al cierre de esta crónica, Susana Díaz aún no se había pronunciado.

Rajoy, al parecer resignado a ser de nuevo el ‘jefe’ de la oposición, ha admitido que lo sigue teniendo difícil para su gran acuerdo, la gran coalición “por el interés general de España y de los españoles”. Para ello necesita a un líder del PSOE al que ha reprochado una vez más que siempre se haya negado a hablar con él.

Tras conocerse la noticia, se sucedieron las reacciones. Desde Podemos, Pablo Iglesias celebró la noticia como un triunfo: "Cuando se actúa con decisión y responsabilidad se consiguen cosas. Hoy hemos hecho una propuesta de gobierno seria que ha estado a la altura del momento histórico y hemos conseguido que el candidato el PP se retire. Espero que Pedro Sánchez esté a la altura". Desde el PSOE compareció el número 2, César Luena, que tachó de irresponsable al PP y a Rajoy "por dimitir de sus funciones" y anunció que el partido socialista empezará a hablar "con todo el mundo", incluido el PP.




Condenados a entenderse




"Los votantes de Podemos y los votantes socialistas no entenderían que no nos entendiéramos". La respuesta de Pedro Sánchez a la oferta de Pablo Iglesias se resume en esta frase con la que le devuelve el órdago. Un sí claro y evidente que carga también sobre ‘coleta morada’ la responsabilidad de un posible fracaso de las negociaciones entre ambos. "Les puedo asegurar que por mi parte no va a ser", ha insistido el líder del PSOE tras entrevistarse con el Rey, que es por quien se ha enterado de la noticia. Su aliado/adversario le ha dejado apenas una hora de tiempo para pensárselo.

La excusa de Iglesias: "España no se puede permitir esperar" por culpa de los "juegos parlamentarios".

La sorpresa ha molestado y mucho en las filas socialistas, a las que no han gustado las formas de Pablo Iglesias para empezar a negociar de forma pública, más aún cuando ha comparecido con su “equipo” negociador en el que destacaba la figura del ex general Julio Rodríguez, que no ha conseguido escaño pero puede ser ministro. Defensa entraría, pues, entre las carteras que quiere controlar Podemos en ese hipotético gobierno “proporcional”. La jueza y diputada Victoria Rosell es otra clara candidata.

Un Gobierno que se aventura repleto de ministros ‘independientes’ al reclamar “personas comprometidas y que personifiquen el cambio” en Economía, Exteriores, Interior y, como si fuera un ministerio más, RTVE, según ha explicado Iglesias.

El gran escollo que ha colocado el líder de Podemos para caminar hacia su pacto es el “ministerio de la plurinacionalidad”, que directamente ha asignado a sus socios catalanes de En Comú y más en concreto a Xavi Domenech. Se supone que es la alternativa al referéndum que planteó como “línea roja” la noche de las elecciones, aunque igual de inasumible por el PSOE al menos en los términos que ha expuesto Iglesias.




Desconfianza y ataques personales




Lo que ha molestado al PSOE más casi que la ‘jugarreta’ han sido los argumentos de Pablo Iglesias para ser vicepresidente y sus ataques personales a Pedro Sánchez. Erigirse en “garante” del cambio con su presencia en el Consejo de Ministros porque no se “fia” se considera una provocación innecesaria; pero despreciar a su líder diciéndole poco menos que no se ha visto en otra –“una sonrisa del destino”- y que si no es por él nunca será presidente ha causado verdadero enfado. Una humillación pública gratuita, así lo definió en un tuit Eduardo Madina, otro sin escaño:

"Se parece mucho más a un intento de humillación al Partido Socialista que a una voluntad real de negociar nada". Fue el primero de unos cuantos tuits de viejos y nuevos militantes con el mismo mensaje.

No obstante, el tiempo apremia y tras una llamada de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, han quedado en hablar este mismo fin de semana.

La trampa para estudiantes de Políticas que Iglesias le ha puesto a Sánchez ha coincidido con otra vuelta de tuerca mediática sobre el secretario general del PSOE, al que hoy mismo El País le dice desde su editorial que “no debe” pactar con Podemos. Peor aún, le llama “ingenuo” y le reprocha estar dispuesto a un pacto perjudicial para el país y para su partido con tal de “convertirse en líder nacional”.

El más satisfecho, por supuesto, Alberto Garzón. El diputado de IU ha pasado del disgusto de ver rechazado su grupo parlamentario con ERC y Bildu a verse sentado en el Consejo de Ministros. Un tren que no pasará dos veces.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios