www.diariocritico.com

Los hospitales La Paz y Getafe atienden al año a 343 quemados de otras regiones

La Comunidad de Madrid atiende cada año a 343 pacientes procedentes de otras comunidades autónomas en las unidades de quemados de los hospitales La Paz y Getafe, que han sido designados centros de referencia para toda España para quemados críticos y cuentan con una tasa de supervivencia superior al 80 por ciento.
En total, incluyendo a los pacientes de la Comunidad de Madrid, ambos hospitales atienden anualmente cerca de 1.200 pacientes, según informó este domingo el Gobierno regional. "La apertura de los nuevos hospitales está permitiendo que los hospitales que prestan desde hace años asistencia sanitaria, como es el caso de La Paz y Getafe, pierdan presión asistencial y puedan centrarse en un proceso de mayor complejidad e incrementen las operaciones de alta dificultad", señaló la Consejería de Sanidad.

Según explicó, con la entrada en funcionamiento de los nuevos centros, la urgencias en La Paz y Getafe han bajado en un 14 y un 24 por ciento, respectivamente, mientras que las consultas lo han hecho en un 15 por ciento en ambos. La unidad de quemados del Hospital de Getafe cuenta con 6 boxes aislados y un quirófano específico para estos pacientes. Asimismo, dispone de un banco donde se almacena y procesa la piel donada y los cultivos de piel.

Esta unidad, que abrió en mayo de 1992, atiende cada año una media de 150 personas de otras comunidades. Asimismo, un 89 por ciento de los pacientes críticos que ingresan en este centro por quemaduras de gravedad e inhalación de humo consigue recuperarse, aunque las variables como la edad o el tipo de quemadura sufrida siguen siendo de vital importancia a la hora de lograr una evolución satisfactoria, según datos de la Comunidad.

Esta unidad es pionera en el uso de la profilaxis de la infección mediante la administración digestiva con antibióticos -descontaminación digestiva selectiva-, que permite un mejor control de las infecciones a las que el paciente quemado está expuesto y es más susceptible dada su patología.

"Gracias a la aplicación tópica en la boca y a través de la sonda de una pasta antibiótica preparada por el Servicio de Farmacia del hospital público de Getafe de la Comunidad de Madrid se logra atacar de forma directa a los microorganismos, impidiendo la aparición de resistencias al antibiótico y disminuyendo además la incidencia de colonización y de infección por bacterias", señaló.

El uso de esta técnica ha conseguido mantener por debajo del 10 por ciento la mortalidad por infecciones, un importante logro dada la fácil aparición de éstas y la gravedad que caracterizan a los grandes quemados. Se considera "gran quemado" a aquel paciente que sufre quemaduras de distinta índole -llama, eléctrica, química- en más del 20 por ciento de la superficie corporal o padece problemas respiratorios por la inhalación de humo.

Estas personas ingresan en la unidad con pronóstico muy grave y tras superar una primera etapa crítica, la cicatrización de sus heridas condiciona su evolución, "teniendo que ser sometidos a diversas cirugías de eliminación de la quemadura y cobertura cutánea para lograr la recuperación de su piel en caso de quemaduras profundas".

Uunidad de quemados de La Paz

Por su parte, la Unidad de Quemados de La Paz, en funcionamiento desde 1965, fue reformada completamente en 2006 tanto en infraestructura como en equipamiento. Cuenta con una zona de críticos de 10 habitaciones individuales, una zona de hospitalización de quemados convencional de 12 camas, dos salas de tratamiento hidroterápico y curas, quirófano específico de quemados y banco de piel. En esta unidad, cuya tasa de supervivencia supera el 80 por ciento se atiende cada año a una media de más de 193 pacientes de otras comunidades autónomas.

Asimismo, presta atención sanitaria cada año a 978 personas con carácter urgente, se ingresa a 261, se opera a más de 200 y se presta atención especializada a más de 60 pacientes en estado crítico. En el tratamiento de estos pacientes se están empleando las técnicas más novedosas como el uso de piel de banco, cultivos celulares y empleo de factores de crecimiento, así como técnicas de microcirugía en la reconstrucción de las secuelas postraumáticas y postquemadura, así como técnicas de autotransplante de dedos de pie a mano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios