www.diariocritico.com

Mercedes Coghen, consejera delegada de Madrid 2016

Coghen: "Vamos a por los Juegos sin pensar en lo que haremos mañana"

Mercedes Coghen (Madrid, 1962) es la consejera delegada de la candidatura Madrid 2016. Fue oro olímpico en Barcelona 1992 con la selección española de hockey sobre hierba y vicepresidenta de la federación española de este deporte. Desde 2006 coordina la apuesta deportiva más ambiciosa de la historia de Madrid: conseguir unos Juegos Olímpicos para la capital. Tiene de tope hasta el 2 de octubre de 2009 para demostrar que la ciudad es capaz de conseguirlo.

Ya han mostrado la candidatura a tres comités olímpicos continentales ¿Cuáles son las principales bazas que pretenden presentar ante África y Oceanía?
Nos permiten realizar un formato de presentación de quince minutos en el que intentamos mostrar los distintos aspectos de la candidatura a través de varios ponentes. En dos ocasiones hemos sido los mismos: Juan Samaranch junior -miembro del Comité Olímpico Internacional-, el presidente del Comité Olímpico Español -Alejandro Blanco-, el alcalde de Madrid -Alberto Ruiz-Gallardón- y yo.


Repartimos los papeles para demostrar que la candidatura cuenta con el apoyo de la ciudadanía, las administraciones, las entidades privadas y financieras, Comité Olímpico Español, el mundo del deporte, etcétera. Resumimos nuestro mensaje a los Comités Olímpicos continentales en dos palabras: 'Fiabilidad' y 'Vitalidad', que expresan los principios de nuestros Juegos. Adaptamos ese mensaje al lugar al que vamos porque cada continente tiene sus objetivos.

¿Qué respuesta encuentran a la candidatura a nivel nacional e internacional?
Los Juegos de la cultura hispánica y en español gustan mucho en los países que comparten raíces comunes con nosotros, como Latinoamérica. El argumento de una Olimpíada basados en las culturas y no en los continentes es válido e interesa. Cuando proponemos extender las raíces del olimpismo desde este punto de vista, Madrid es una opción muy atractiva: somos una ciudad europea y muy mediterránea, estamos muy cerca de África, con una vinculación con América evidente. Podemos ofrecer un acercamiento a los Juegos muy distinto y rico. Además, podemos certificar una gran experiencia deportiva. En los últimos seis años, sólo en Madrid se han organizado más de cien eventos deportivos de primer nivel internacional.

En 2009, el Presupuesto municipal apuesta muy fuerte por Madrid 2016.
Así se demuestra la seriedad, la ilusión y el compromiso que tiene en el Ayuntamiento de Madrid con este proyecto. Se ha hecho un esfuerzo para concentrar ilusiones en la candidatura porque, en sí mismo, Madrid 2016 se ha caracterizado por ser un proyecto ilusionante y que puede traer beneficios a la ciudad en forma de riqueza, empleo e infraestructuras. Entiendo por eso que en momentos difíciles se apueste por las Olimpíadas.

¿Está afectando la crisis económica a la candidatura?
Como a todo el mundo. Por eso, intentamos reducir gastos y ser prudentes en lo que es posible hacerlo. De todas formas, nos hemos planteado un presupuesto bastante equilibrado y lo estamos cumpliendo. Además, desde que presentamos la candidatura en Acapulco y Bali hemos notado, con respecto a la situación económica actual, que tenemos una ventaja frente a nuestras competidoras. Tenemos fiabilidad. Más del 70 por ciento de las infraestructuras olímpicas están ya construidas. Es el porcentaje más alto de las cuatro ciudades candidatas. Eso significa que el esfuerzo a realizar posteriormente es menor y ésa realidad es fundamental para ser una opción segura.

Hace unos meses, Madrid era la ciudad candidata que menos partida económica privada había recibido ¿Se ha invertido esta tendencia? 
Cada candidatura aplica una filosofía distinta dependiendo del país en el que vive. El modelo estadounidense recibe muchas más aportaciones privadas que nosotros, por ejemplo. En nuestro caso, el municipio sólo aporta entre un 20 y un 30 por ciento del gasto. El resto lo asumen vía aportación privada. En la clasificación en este sentido estamos en un punto medio. De todas formas, las empresas privadas han respondido muy bien al proyecto olímpico a pesar de que están sufriendo una mala etapa económica. Eso demuestra el compromiso de los empresarios, que saben que en los malos momentos hay que seguir invirtiendo y apostando para salir adelante. Eso nos da cierta tranquilidad en la presentación exterior de la candidatura, porque podemos asegurar que hemos cubierto nuestros objetivos presupuestarios.

¿Qué aporta la candidatura a Madrid y a España?
A Madrid ya le aportó la candidatura de 2012 y esto se ha potenciado en 2016. Sobre todo, en cuestión de visibilidad. El interés por organizar unos Juegos ha provocado que la ciudad abra una puerta y presente al mundo su rostro. Eso se ha reflejado en un aumento enorme del turismo. Es difícil cuantificar cuánto gastaríamos en publicidad para promocionar la capital para igualar el efecto promocional que tienen los Juegos. A los ciudadanos les aporta el interés por trabajar en un proyecto común, algo que en todas las sociedades es necesario. Me gustaría pensar que para España también es un proyecto que crea puntos comunes, como lo han sido la Copa Davis y la Eurocopa. En esos momentos, todos somos del mismo equipo y sacamos las banderas a las ventanas. Creo que eso está sucediendo y que en 2016 se plasmará con más nitidez cuando la gente acuda a los Juegos desde todos los puntos de España.

¿Qué programación especial van a hacer en estos meses para promocionar Madrid 2016 en la ciudad?
Tenemos varias campañas en marcha o preparadas. En breve presentaremos una dirigida a los ciudadanos para atraer voluntarios. Se titulará 'Sin ti, no es posible'. Es una frase muy acertada porque, en realidad, son los madrileños nuestros comunicadores más directos. Estamos intentando plasmar el apoyo popular que tenemos y la forma de ser del madrileño. Somos voluntarios naturales y siempre tenemos disposición de ayudar al visitante. Además, realizaremos otro 'Día del Deporte', pero será distinto, porque las fechas nos vienen muy mal. En junio también tenemos la presentación en Lausanne y la visita de los miembros del COI. También trataremos de estar presentes en muchos eventos deportivos y potenciar nuestra red de mensajeros olímpicos.

¿Qué se va a encontrar la comisión de evaluación del COI cuando venga en junio?
Presentaremos Madrid como lo que es: una ciudad alegre, abierta, acogedora. Nos encantaría que la gente colgase manos y banderas de las ventanas para ayudarnos a transmitir ese deseo común de obtener los Juegos. Si proporcionamos la manera, creo que puede funcionar. Además, verán el 77 por ciento de las infraestructuras terminadas y un proyecto en movimiento.

¿Han tenido conversaciones con el Ministerio del Interior para preparar algún plan especial de seguridad para los Juegos?
Se ha convocado una mesa donde están representadas todas las administraciones que tienen cuerpos de seguridad. Allí se va a desarrollar el plan de seguridad que necesita la candidatura. De todas maneras, un país como España tiene por necesidad que estar a la cabeza de estos planes a todos los niveles. Según los datos que maneja la oficina de internacionalización de Madrid, somos la ciudad más segura en cuanto al control de la inseguridad callejera.

¿Afecta a Madrid el 'efecto Obama'?
Obama le ha venido muy bien a Chicago. Su capacidad de comunicación es muy importante y afectará en cierta medida. No sé cuántos miembros del Comité Olímpico Internacional se pueden dejar influir por eso. Obviamente, cada uno debe defender sus intereses. Habrá presidentes de federaciones que estén más interesados en unos u otros proyectos porque son los que más satisfacen sus objetivos. Pero, por lo que sé, las personas que integran el COI tienen mucha experiencia y, aunque no han vivido obamas, conocen lo que ocurre a su alrededor y entienden lo que es mejor para unos Juegos Olímpicos.

Si el día 2 de octubre de 2009 nos dicen que no ¿Qué va a ocurrir después?
No puedo saberlo. Es muy temprano para hablar de ello. Depende de las instituciones políticas. Tenemos que pensar primero en 2016, candidatura para la que tenemos muchas opciones. Hay que ir a por estos Juegos sin pensar en lo que haremos mañana. En todo caso, si no nos eligen, sería un disgusto muy grande. Los españoles siempre tiramos para adelante con todo, pero la desilusión sería enorme, como lo fue en  2012.

Sin embargo, luego se retomó el proyecto con más ilusión si cabe. Además, tendríamos que ver las circunstancias a nivel de regidor y demás instituciones en el país. Hay demasiadas cosas que nos influyen para poder dar una respuesta a si nos presentaríamos a 2020. Tendríamos que reflexionar y cicatrizar las heridas. Sin embargo, todo parece mostrarnos que sería lo indicado. Tendríamos posibilidades de hacerlo, pero tendríamos que poner en una balanza el proyecto y ver si nos compensa implicar todo lo que es necesario para sacar unos Juegos adelante. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios