www.diariocritico.com

Alalpardo monta su tradicional Belén Viviente

Los próximos días 25 y 26 de diciembre tendrá lugar en la Villa de Alalpardo su tradicional Belén Viviente, que ya cumple once años durante los que esta representación ha ido creciendo en personajes, escenas y recorrido, indicaron este miércoles los organizadores.
La construcción y montaje de los decorados que se contemplan a lo largo de los 1.800 metros con que cuenta el recorrido este año han sido realizados por los alumnos trabajadores del Taller de Empleo Alalpardo (en la foto) y la Escuela Taller Dehesa Paeque.

Por su parte, los atrezzos, vestuario, sonido, utensilios y animales, así como los retoques de última hora, han surgido del esfuerzo anónimo y generoso de vecinos de la localidad, que serán además los más de 130 figurantes, las personas de seguridad, los responsables de la intendencia, los técnicos de luz y sonido,  los montadores, los encargados del cuidado de los animales, de los fuegos, etc.

En total, en este belén participarán más de 200 personas de todas las edades, que se sumarán en esta tradición que surgió el día de Reyes de 1997, cuando se representó por primera vez.

En el montaje de este año no faltarán el castillo de Herodes, la anunciación a los pastores, los campesinos desarrollando labores agrícolas, los pastores con sus ovejas, el pozo, los puentes, el río con sus lavanderas, el molino, la posada, y escenas de todo tipo que recrean la vida cotidiana de la época.

Como culminación a todo ello, el portal con el Niño Dios, flanqueado por la Virgen y San José, adorado por pastores y reyes. Las lecturas bíblicas de las profecías mesiánicas, la anunciación, la Adoración de los pastores y la Adoración de los Magos con música de fondo de villancicos populares, acompañan al espectador a lo largo de todo el recorrido.

El vestuario de los actores se ha realizado con telas de lino, algodón o lana teñidas y aviejadas para ambientarlo a la historia bíblica. Las escenas se ubican a lo largo de un recorrido jalonado de edificios montados utilizando  maderas, materiales de construcción, pinturas, tablas viejas, ramas, paja; decoradas con todos aquellos elementos y utensilios antiguos acordes con la época y que han sido aportados por las colecciones y recuerdos personales de los vecinos.

Especial atención merecen las hogueras, a base de leña de encina, que jalonan todo el recorrido y que tienen la doble función de calentar a los figurantes y contribuir a crear un ambiente de época. Otra parte importante y atractiva son la cantidad de animales vivos que forman parte de la obra -ovejas, corderos, gallinas, patos, ocas, conejos, burra y caballos, entre otros-. Se realizan dos pases cuya duración es aproximadamente de veinte minutos; y un tercero si el número de gente asistente así lo demanda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios