www.diariocritico.com

Bernardo Rabassa

Oh-bama!

Oh-bama!

Oh-bama!

 

Bernardo Rabassa

 

05-02-2009 La verdad es que no pensaba escribir sobre el tema, pero la demostrada ilusión de Zapatero por su elección consiguió preocuparme, pues trascendía del folklore que supone la elección de un Presidente de los Estados Unidos de América, que suele ser por lo general igual al anterior en su predominio del mundo mundial.

 

No me preocuparía si siguiera los pasos de Bush, o los de Clinton y Carter, de su propio partido, es decir, en cualquier caso, USA antes que nada, pero me temo que haya problemas en profundidad que le hacen distinto, y por tanto ciertamente peligroso para el futuro de Europa (incluyendo España), y para el resto del mundo, países emergentes incluidos, China e India, y el eterno conflicto palestino-israelí.

 

Obama ha firmado desde su investidura órdenes ejecutivas y directrices que intentan demostrar que la retórica de campaña no era tal, sino que tiene la intención de cambiar el mundo. ¡Dios nos libre de los salvapatrias! Cierra Guantánamo. ¡Bien!, no daba buena imagen, pero otra cosa es cuál es la alternativa al terrorismo mundial islámico. La verdad es que la caída de las Torres del World Trade Center se la ha hecho pagar Bush con la cabeza a Sadam Hussein de Irak, que no sabemos si tendría algo que ver, pero en cualquier caso permitió la venganza y con ello tranquilizó a sus votantes, aunque, que yo sepa, todavía no han pillado a Osama Bin Laden, lo que resulta del todo inaceptable para la primera potencia del mundo, pero así son las cosas. El parto de los montes, “sólo salió un ratoncillo”.

 

Su lucha contra los lobbies y el sistema, ha conseguido que ni un solo republicano votara los 800.000 millones de Dólares, que no han conseguido parar la crisis, ni siquiera retrasarla. Neo intervencionismos, más Keynesianismo, cuando lo que se precisa es un brutal y quizás cataclísmico ajuste de los mercados, pues no se puede vivir del cuento ni sobre las espaldas de otros eternamente, o como hemos hecho en España: por encima de nuestras posibilidades, sin pagarlo con sangre.

 

Obama, ha sido elegido como el primer presidente de color, es decir, que la población de esa raza, o los mulatos, hispanos, y otras minorías, están esperando que este presidente cambie las cosas hacia la Igualdad teórica de todos los ciudadanos, y ésa es una pesada tarea. Tiene que meterse a Redentor y todos conocemos la historia de Cristo: acabó crucificado. No sé si Obama será el Nuevo Mesías, pero es evidente que se avecinan drásticos cambios en el modo de vida de los americanos, que aunque desde mi perspectiva de liberal elogio, pero mi pragmatismo, dictado por los años de experiencia, me dice que  todas las revoluciones acaban en guerras, y si en el Siglo XX hubo 400 millones de muertos y dos guerras mundiales, ¿qué nos reserva el Siglo XXI?

 

También está obligado con ecologistas y trabajadores, y ha firmado la orden que daba facilidades a las clínicas abortistas, ha hecho remover en su silla gestatoria a Benedicto XVI, a la vez que su orden mejorando la situación sindical, quitándole trabas y facilitando la vida de los trabajadores en empresas contratadas por el Gobierno, le acerca a unas “Trade Unions” diferentes.

 

Y qué me dice de la sanidad, de la I+D+I y de la crisis económica (subprimes, titulización y la Pirámide de Madoff? ¡Menudo New Deal espera a Obama!

 

¿Qué diria nuestro Gattopardo, Giovani Tomasso de Lampedusa? Todo tiene que cambiar para que nada cambie, pero, ¡ojo!, los experimentos con gaseosa. Sólo la libertad garantiza soluciones realistas, aunque nuestro “sonrisas” Zapatero siga creyendo que con buen talante y simpatía todo se arregla, mientras no toma una sola medida real para conseguir que las empresas y los ciudadanos tengan más recursos para invertir y salir adelante. Menos impuestos y menos funcionarios, ya son tantos como los parados, y las Autonomías desorbitadas siguen con su Parkinson avanzado. ¡Habrá que ver a quién le da los 200.000 millones de € prometidos!

 

Las bombillas de bajo consumo, el plan renove de los coches, los 400 euros de ayuda teórica, y las recomendaciones a los bancos que den más créditos, no son sino ingenuidades, e inventos del TBO. ¡Baja al mundo real, muchacho! Somos el País que tiene la más alta deuda del planeta, 900.000 millones de euros, que tu y tus amigos estáis en la luna, especialmente Sebastián y Pepinho Blanco, mientras Mª Teresa espanta las moscas y el resto, salvo la Malene, desaparecidos, en tanto os divertís con vuestras chorradas de espías del detective Anacleto, ¡Venga ya!

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios