www.diariocritico.com

Katrineholms, la tradición del golf sueco

Con la celebración de su 50 aniversario, este Club de 27 hoyos presume con orgullo de ser el campo de Robert Karlsson. Su paisaje y sus hoyos repartidosentre poderosos pinos, hacen de este campo una de las joyas de la corona sueca.

A pocos kilómetros de Estocolmo, Katrineholm Golf Club se esconde entre carreteras y bosques, y no se descubre hasta que se llega al parking y se ve la Casa Club, eso sí, un conjunto de casas de madera que bien podría tratarse de un camping. El color acre, muy característico de la zona, se debe a la necesidad de aguantar el clima nórdico y al mismo tiempo le da un fenomenal toque al paisaje.

 

Ya desde la Casa Club y la tienda se observa lo que el jugador se va a encontrar. Calles delimitadas claramente por bosques y árboles muy altos; greenes movidos y defendido por agua y por arena...Un reto.

 

De los 27 hoyos, los primeros 9 son 3.190 metros desde amarillas y es par 37. Del 10 al 18, con 2.715 metros presenta un par 35, y del 19 al 27 vuelve al par 36 pero con 2.810 metros. Las combinaciones pueden ser variadas, y aunque el recorrido más largo pueda asustar, es muy recomendable jugarlo, con tres pares 5 y dos pares 3, en unión al recorrido del 10 al 18.

 

Primer hoyo del día y primer par 5. 470 metros que obligan a pegar un drive fuerte y un segundo golpe atacando el green en alto. Para seguir, el hoyo 2 es un par 3 de 155 metros que epieza a avisar de los peligros del agua en esta vuelta. Después del hoyo 3, también con el green ligeramente levantado tras 360 metros cuesta arriba, llega el segundo par 5, esta vez superando los 500 metros. Es un hoyo que precede a los dos más impresionantes, que bordean el enorme lago que en invierno se utiliza para patinar.

 

El 5 y el 6 tienen los greenes pegados al gran lago y cuentan con el tee en alto, para potenciar las vistas hacia el paisaje. En el 5, par 4 de 345 metros, el green se empequeñece cuando se ataca la bandera en el segundo golpe, mientras que en el hoyo 6, un par 5 de 525 metros hay tiempo para pensar hasta que se llega a green. En curva hacia la izquierda, el green se va escondiendo hasta el final del lago y lo único que ayuda es estar cuesta abajo.

 

Pasada esta prueba de belleza, técnica y potencia, un par 3 de 155 metros debería olvidar el agua por un rato, lo mismo que en el 8 y en el 9, dos pares 4 que comienzan a mostrar algunas características de la siguiente vuelta, con más árboles y bosque.


Para tomar aliento, en la Casa Club, los tradicionales perritos calientes esperan a los jugadores, una opción que habría que implantar en todos los campos. Ya con fuerzas renovadas, el recorrido del 10 al 18 cuenta con un solitario par 5 y dos pares 3.

 

El 10, un par 4 de 365 metros desde amarillas es cómodo y bonito. Un green muy bien defendido que se convierte en un marco idóneo para seguir una partida. Pero es el 11 el que pone en los primeros aprietos al jugador. Dog leg a la izquierda y con un riachuelo antes de green. Los 345 metros obligan a afinar con el drive para poder saltar el río sin dificultad de segundo golpe. Si la salida no es buena habrá que acercarse para entrar de tres.

 

Una vez visto los peligros de la segunda vuelta de Katrineholms, el 12 vuelve a obligar a saltar agua. Un par 3 desde tee en alto y de 120 metros es el clásico hoyo para disfrutar de la técnica del juego corto. El 13 y 14 son dos hoyos parecidos. Par 4 de 285 y 305 metros respectivamente rodeando el río y con el agua en los alrededores de green. Como siempre, jugando con cabeza y estrategia se puede salir airoso.

 

Para el hoyo 15 ya ha tenido que ir calentando el drive. Es un par 4 de 320 metros con el tee en alto y donde se le puede pegar fuerte. Después un par 3, el más fácil del recorrido, de 155 metros, y seguidamente el primer par 5 del día. Suave, de 435 metros pero que la salida debe ser muy fina para no tener luego que pelear demasiado. Para terminar la primera vuelta, un par 4 de 300 metros con la opción de jugar por la calle del 1, en caso de slice pronunciado.

 

Paisaje, retos de potencia y de técnica, Katrineholms cumple con grandeza los 50 años, bajo el manto, en la actualidad, de todo un campeón como Robert Karlsson.
 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios