www.diariocritico.com

Gibraltar y Huelva, principales focos

Andalucía contabiliza la mitad de los vertidos de hidrocarburos de España

Andalucía contabiliza la mitad de los vertidos de hidrocarburos de España

Cepsa culpa a un agente externo del último desastre ecológico

Andalucía es la comunidad autónoma con más accidentes marinos con vertido de hidrocarburos, al sumar 52 de los 129 siniestros contabilizados en aguas españolas entre 1991 y 2006, según el último Anuario del Ministerio de Medio Ambiente y del Medio Rural y Marino, correspondiente a 2008. No es la primera vez que se han alzado voces en contra del "bunkering" que Gibraltar realiza continuamente en el Estrecho y que ha provocado ya numerosos vertidos a las cercanas playas de Tarifa y La Línea.

Esta estadística, elaborada con datos de la Dirección General de Marina Mercante del Ministerio de Fomento, contabiliza sólo aquellos accidentes registrados en las costas de Andalucía, Ceuta y Melilla en los que se produjo un vertido de hidrocarburos de más de siete toneladas. Entre estos siniestros figura otro accidente sufrido en la boya de descarga de hidrocarburos de CEPSA, similar al registrado la pasada semana, que ocurrió en octubre de 2005 y en el que se vertieron al mar unos 600 metros cúbicos de petróleo de baja densidad, que obligaron a recoger días después más de dos mil toneladas de arena de playa contaminada.Entre estos siniestros petroleros contaminantes más importantes sufridos en aguas andaluzas destaca el del barco petrolero «Petrogen one», ocurrido el 26 de mayo de 1985 y en el que veintiún trabajadores perdieron la vida y doce desaparecieron al hacer explosión este buque panameño, cuya detonación alcanzó al barco español «Camponavia» que cargaba gasolina en el pantalán de la refinería «Gibraltar» en San Roque (Cádiz). En noviembre de 1997, el buque norteamericano «J.P.Bobo» vertió unos 300.000 litros de gasóleo en la Bahía de Cádiz. En 2003, la embarcación petrolera «Spanbunker IV» naufragó cuando prestaba servicio en la zona portuaria de la Bahía de Algeciras provocando otro vertido considerable de hidrocarburos en El Estrecho. Los siniestros del «Svangen», en 1991 junto a las playas de Málaga y del «Sea Spirit», ocurrido en la embocadura del Estrecho en 1990 son otros de los accidentes de este tipo más contaminantes. Tras Andalucía, Galicia es la segunda comunidad autónoma española que acumula más accidentes contaminantes de este tipo, con 22 siniestros.

Por su parte, la refinería 'La Rábida' de Cepsa, ubicada en Palos de la Frontera (Huelva), continúa la investigación para determinar las causas que motivaron la emisión del vertido, que tuvo lugar el pasado jueves, no obstante el primer examen del informe, dirigido y supervisado por una empresa independiente, revela una pérdida del hormigón que recubre la tubería, lo que sugiere un posible impacto provocado por algún agente externo a la actividad de descargaSegún explicó Cepsa en un comunicado, la fisura fue reparada de inmediato tras su localización, mediante la intervención de un equipo especializado de buceo que aplicó soldadura en frío con resinas especiales y envoltura de acero.

El incidente se produjo en la mañana del jueves 30 de julio, cuando el petrolero Caucasus se encontraba realizando las tareas habituales de descarga de crudo a través de la monoboya de la refinería "La Rábida", momento en el que se detectó una alerta de pérdida en un tramo de su línea submarina y se activaron los mecanismos de prevención establecidos ante la posibilidad de una emisión de crudo, circunstancia que posteriormente se confirmó, siendo su origen una pequeña fisura. Desde ese mismo instante, Cepsa activó su Plan de Emergencia en Terminales Marítimos (Petma) y estuvo en permanente contacto y coordinación con las autoridades, poniéndose en marcha todas las medidas contempladas para estos casos, bajo la dirección de Capitanía Marítima, como corresponde en el reparto de competencias. A su vez, se activaron a modo preventivo los Planes Nacionales y Regionales de Contingencia por derrame marítimo accidental.La aplicación de estas medidas y de los equipamientos y recursos técnicos y humanos necesarios hicieron posible que se organizasen con celeridad los trabajos de control y recogida de producto.

Por otro lado, después de que tuviera lugar el accidente, un contingente humano, formado por más de 260 personas, fue enviado por Cepsa para limpiar y revisar las playas afectadas. Se están recogiendo los restos marginales de crudo con los medios convencionales utilizados en la limpieza de las playas, no obstante en un principio, esta labor se llevó a cabo con palas manuales, ya que el tamaño de los restos no hacía necesaria la utilización de medios mecánicos. Asimismo, en las tareas de vigilancia, contención y limpieza en el mar, Cepsa ha empleado siete barcos, que se suman a los efectivos aportados por las Administraciones.

Según los datos disponibles, la emisión de crudo puede estimarse entre cinco y 30 metros cúbicos y desde la mañana del jueves hasta las 12 horas del jueves se han recogido unas 370 toneladas de arena con pequeños restos de crudo que se calculan en 8,5 toneladas, por lo que el impacto puede considerarse mínimo, pese a que se haya extendido por el litoral como consecuencia de las mareas. La arena recogida está siendo enviada a la Refinería, donde se desclasificará, por lo que será entonces, durante su tratamiento, cuando se determinará la cantidad exacta de crudo recogida.

Cepsa agradeció a todas las administraciones, nacional, autonómica y locales implicadas, su actuación tras el incidente que el pasado jueves, al tiempo que apuntó que la celeridad y eficacia en la gestión del suceso, con una continua coordinación entre la Subdelegación del Gobierno, Junta de Andalucía, Capitanía Marítima, Autoridad Portuaria de Huelva y Cepsa, y la colaboración de los ayuntamientos, ha facilitado la resolución del problema en el menor tiempo posible. No obstante, como medida de prevención, la compañía mantendrá sus dispositivos de vigilancia en las zonas afectadas y continúa a plena disposición de las administraciones competentes.

Cepsa pidió disculpas a los municipios que se han visto perjudicados, a la vez que hizo llegar a los ciudadanos su compromiso con el desarrollo sostenible y la transparencia informativa, que son prioridades en su actuación, por lo que es la primera interesada en aclarar los términos de un suceso que lamenta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios