www.diariocritico.com

Zapatero

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió este jueves ante la Asamblea General de la ONU la vuelta a la legalidad en Honduras y afirmó que "no vamos a aceptar un golpe antidemocrático y la democracia ha de volver" a ese país centroamericano.

En su discurso ante la Asamblea, Zapatero aseguró que la firme defensa de la democracia tiene hoy un nombre: Honduras.

El gobernante subrayó el apoyo de España y de la comunidad internacional a los países latinoamericanos, que, tras años de luchar por la democracia y los derechos humanos, "han decidido que van a ganar el desafío de Honduras".

Para el Gobierno español, la única salida es la restitución del presidente constitucional, Manuel Zelaya, antes de que se celebren las elecciones presidenciales en el país, previstas el próximo 29 de noviembre.

España, junto a los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, acordó ayer la vuelta de los embajadores que fueron retirados de Tegucigalpa cuando Zelaya fue derrocado, el 28 de junio pasado.

Con el presidente constitucional de vuelta en el país desde este lunes y refugiado en la Embajada de Brasil, el Gobierno español respalda la constitución de una mesa de diálogo promovida por la OEA para alcanzar una solución dialogada y pacífica a la crisis.

Previamente, Zapatero se reunió con los presidentes de México, Felipe Calderón, y Argentina, Cristina Fernández, y los tres coincidieron en que no se pueden celebrar elecciones en Honduras sin haber restituido antes a Zelaya.

Según informaron fuentes del Ejecutivo español, la reunión de los tres gobernantes tenía como objetivo coordinar sus posiciones ante la cumbre del G-20, que comienza esta tarde en Pittsburgh (EEUU), pero aprovecharon la ocasión para analizar la crisis hondureña.

En opinión de los tres mandatarios, según estas fuentes, es necesario que Zelaya sea restituido en el cargo antes de que se celebren las elecciones presidenciales previstas para el próximo 29 de noviembre.

Respaldaron también la decisión adoptada ayer por la OEA y la UE, tanto como gesto de solidaridad hacia Brasil, en cuya embajada se encuentra refugiado Zelaya, como para apoyar la puesta en marcha de una mesa de diálogo.

Los tres apoyaron asimismo la petición brasileña de convocar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para defender la integridad de su misión diplomática en Tegucigalpa, añadieron las fuentes del Ejecutivo español.

No se puede permitir, subrayaron, que se desborde la situación y que se viole la inmunidad de la Embajada brasileña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios