www.diariocritico.com

Junto a Bachelet se reunirán con el Papa

Cristina viajó a Italia a 25 años del tratado de paz con Chile

Cristina viajó a Italia a 25 años del tratado de paz con Chile

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner partió rumbo a Roma donde junto a su par de Chile, Michelle Bachelet, se reunirá con el Papa Benedicto XVI con motivo de los 25 años del laudo papal sobre el canal de Beagle

La presidenta viaja acompañada por el canciller Jorge Taiana; los gobernadores Daniel Peralta (Santa Cruz) y Fabiana Rios (Tierra del Fuego), la diputada Patricia Vaca Narvaja; el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

También integran la comitiva los senadores nacionales Mario Colazo y Elida Vigo; el titular de la CGT, Hugo Moyano; el dirigente de los taxistas, Omar Viviani; el secretario del sindicato de Dragado y Balizamientos, Juan Carlos Schmid; y el presidente de la Came, Osvaldo Cornide.

Una vez que arriben a la ciudad de Roma, se sumará a la delegación oficial el dirigente radical y diputado electo por la provincia de Buenos Aires, Ricardo Alfonsín.

La audiencia de ambas mandatarias con Benedicto XVI, que tendrá características históricas debido a que con la intervención del Papa Juan Pablo II se evitó una guerra entre ambos países, se celebrará en El Vaticano, el sábado a la mañana.

"Hace 25 años se firmaba en El Vaticano el Tratado de Paz y Amistad y así se ponía fin a un proceso de mediación que se había iniciado en las navidades de diciembre 1978 cuando Argentina y Chile estuvieron prácticamente en una situación de guerra", expresó a Télam el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero.

"Digo prácticamente porque si bien hubo ciertos movimientos en ambos lados de la frontera de cada país e incluso en el espacio marítimo, no se llega a producir la guerra", recordó Cafiero, en una entrevista con Télam.

En ese sentido, sostuvo que ante ello "el Papa Juan Pablo II envía al cardenal Antonio Samoré, con una señal muy fuerte, para que ambos gobiernos, en esos momentos de las dictaduras militares de Jorge Videla y Augusto Pinochet, pusieran fin a esta locura, en este crimen de la guerra que querían llevar adelante".

La histórica celebración, encabezada por el Papa, se realizará el sábado a la mañana en El Vaticano. Primero la mandataria argentina tendrá una audiencia privada con Benedicto XVI y luego hará lo propio Bachelet.

El embajador argentino ante la Santa Sede resaltó la "autoridad moral del Papa y el oficio diplomático de Samoré que lograron detener esta confrontación fraticida" que estaban por iniciar los gobierno dictatoriales de Videla y Pinochet.

"Se inicia entonces un proceso de mediación, se firma un acta en Montevideo y se hacen reuniones aquí en El Vaticano en un lugar muy especial que se llama la Casina Pío IV que es un lugar donde se reúne la academia de ciencias de El Vaticano, y después de muchos años fallece Samoré", detalló el diplomático.

Respecto del momento que vivía el mediador papal, Cafiero contó que murió "con cierto excepticismo porque él creía que no se iba a llegar a una solución con este actor tan beligerante que eran los gobiernos militares de Argentina y Chile".

"Después -prosiguió- se inicia el proceso democrático en Argentina con el gobierno del doctor Raúl Alfonsín y el canciller Dante Caputo emprende una tarea de negociación con la contraparte chilena pero con una gran impronta del Papa que quería que se celebrara este Tratado y que ya no era solamente el tratado por la cuestión limítrofe de las islas que están en el canal de Beagle sino que era un procedimiento para asegurar la paz en una frontera tan extensa".

"No olvidemos que Argentina y Chile tienen la segunda frontera internacional más grande del mundo, así que para todo surgía una fórmula de arbitraje, es decir se buscaron todos los medios de forma de tener en un tratado la búsqueda de la paz para que no se presentaran más conflictividades de esa naturaleza", remarcó el embajador.

Recordó asimismo que "después vinieron como resultado otros tratados y ahora la presidenta argentina y Bachelet han firmado este año el acuerdo de Maipú, ratificado hace poco por el Congreso, lo cual demuestra que hay una política de Estado para sostener esta relación de paz y de integración y de cooperación", vínculo bilateral que definió de "muy importante".

"Si no hubiéramos logrado la paz en ese momento hoy no podríamos estar hablando de integración y de acuerdos comerciales y bilaterales sino que estaríamos discutiendo cuestiones limítrofes", insistió Cafiero.

El representante argentino ante El Vaticano puntualizó que "evidentemente si bien este es un tratado autónomo -el de Maipú- es producto del trabajo de las cancillerías y embajadas de ambos lados de la cordillera".

"Es un excelente tratado de integración y un paso gigantesco para unificar las estrategias en materia de obras de infraestructura comercial, derechos intelectuales, etc", valoró.

En cuanto a la celebración del sábado, el embajador precisó que será a la mañana y que ambas mandatarias tendrán "audiencias privadas con el Papa; primero Cristina y luego Bachelet".

"Luego ambas se reunirán con el cardenal Tarciso Bertone, virtual número dos del Papa Benedicto XVI, quien estuvo en Argentina en 2007 para beatificar a Ceferino Namuncurá, en un multitudinario acto en Chimpay, Río Negro, y también habrá un mensaje del Papa".

Cafiero sostuvo que luego "se colocará una ofrenda floral en la cripta donde está la tumba de Juan Pablo II que ha sido el gran artífice de este proceso de paz, y l luego todos se trasladarán a la Casina de Pío IV donde se hicieron las tratativas para el Tratado de Paz y luego hablarán ambos presidentas".

En ese sentido, el diplomático afirmó que las mandatarias hablarán "para dirigirse con motivo de lo que significa este nuevo tiempo que marcan las relaciones internacionales y cómo iremos buscando el futuro".

Insistió el embajador que "los frutos de esa paz ya los vivimos por el solo hecho de que no hubo una masacre entre los pueblos en 1978", cuando la mediación papal evitó la guerra.

"Ahora estamos por los frutos de esa paz en materia de integración, de comercio y por obras de infraestructura que unan a ambos países", finalizó Cafiero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios