www.diariocritico.com

Condenado a 21 meses de cárcel por maltratar habitualmente a su pareja

La Audiencia Provincial de Almería ha confirmado la condena a 21 meses de prisión para un hombre que, durante tres años de vida en común, sometió a su compañera sentimental a "reiterados" actos de violencia tanto física como psicológica que incluyeron un intento de atropello y a la que, además, amenazó de muerte en varias ocasiones mientras hacía el ademán de prender fuego a unas bombonas de butano en el interior del negocio familiar.

   En el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, el tribunal rechaza el recurso de apelación interpuesto por la defensa del acusado y ratifica la pena de cárcel por un delito de maltrato habitual, así como la pena de 31 días de trabajo en beneficio de la comunidad como autor de otro de amenazas leves.

   Confirma también la prohibición de acercarse a la mujer durante un periodo de cuatro años y la indemnización de 6.000 euros fijada por el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería.

   La Audiencia de Almería estima probado, a la vista del testimonio "coherente y persistente de la víctima" y la testifical prestada por su hermana, que el recurrente insultaba, golpeaba y amenazaba "con frecuencia" a su pareja, a la que llegó a perseguir con una escopeta de perdigones en mano por el sótano del tríplex que compartía.

   Desestima, en esta línea, la declaración de otros testigos que se "limitaron" a afirmar que no presenciaron ningún acto de violencia entre ellos y que parecían una "pareja normal".

   Señala como acreditado el tribunal que el acusado, durante su relación, propinó en varias ocasiones "golpes en la cara" a su compañera sentimental, a quien solía "tirar del pelo" para "sacarla del interior del vehículo" y a la que "empujaba contra la pared".

   Destaca el fallo como las continuas amenazas estaban acompañadas de "evidencias de su propósito lesivo" al intentar atropellarla después de quitarle las llaves del coche a la fuerza mientras amenazaba con prender fuego a unas bombonas de butano.

   La víctima, que terminó la relación tras este último episodio, sufrió una nueva agresión meses después cuando él se personó en su domicilio para recoger una documentación. Ante su negativa a abrirle la puerta, le espetó que le iba a "cortar el cuello y fusilar con una escopeta de perdigones" para después intentar acceder a la vivienda por el patio trasero, momento en el que fue reducido por agentes de la Policía Local de Almería.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios