www.diariocritico.com

El crecimiento urbanístico de los municipios que lo rodean ponen en peligro su continuidad

El valor ecológico del Parque Regional del Guadarrama podría desaparecer en quince años

Los valores naturales del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama desaparecerán en quince años si no se frena el actual crecimiento urbanístico, según un informe de la asociación Ecologistas en Acción.
Entre los problemas detectados destacan el aislamiento de poblaciones de fauna, la regresión de las masas boscosas, el incremento de la contaminación ambiental, lumínica y sonora y, en último extremo, la llegada de fenómenos de extinción encajada y una vulgarización de los valores ambientales, explicaron los ecologistas en un comunicado.

A su juicio, la biodiversidad de la que goza este espacio -más de 500 especies vegetales y cientos de especies animales- se encuentra seriamente amenazada, especialmente por "el proceso urbanizador que hoy cerca el Parque Regional", desde el municipio de Galapagar hasta el de Batres.

En el periodo 1992-2002, el suelo urbano en los municipios que forman parte del Parque Regional se ha incrementado en casi 4.000 hectáreas, una superficie "similar al municipio de Fuenlabrada", mientras que el suelo no urbanizable común ha disminuido en 11.342, 94 hectáreas y el suelo no urbanizable protegido en 220, afirmaron.

Resaltaron especialmente "la drástica transformación" acontecida en municipios como Arroyomolinos, Boadilla del Monte, Brunete, Majadahonda y Villanueva de la Cañada, "que han recalificado la totalidad del territorio que no está incluido en el Parque Regional".

Añadieron que a lo largo de aproximadamente 10 kilómetros de la margen izquierda del río Guadarrama, en los términos de Villaviciosa de Odón, Móstoles, Arroyomolinos y Navalcarnero "se han censado más de 1.000 construcciones ilegales".

Por otra parte, lamentaron que en los nuevos planeamientos la construcción, "con más de 190.000 nuevas viviendas en quince años", conllevarán que la densidad de población se sitúe "en 1.500 habitantes por kilómetro cuadrado", con los que estos municipios superarán la media de la Comunidad de Madrid, estimada en 723 habitantes por kilómetro cuadrado.

"Este espectacular crecimiento urbanístico se apoya en el vertiginoso desarrollo de las infraestructuras -como carreteras-, que contribuyen a fragmentar más el territorio y, a su vez, generan la llegada de nuevos desarrollos urbanos y comerciales", recordaron. El consumo de agua y el abastecimiento de la población futura es otro de los problemas que refleja el estudio puesto que, según apuntaron, el volumen de consumo puede verse incrementado en al menos 20 millones de metros cúbicos anuales más con la nueva población prevista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios