www.diariocritico.com

Pretendían obtener por el cuadro 900.000 euros

Seis detenidos por el intento de venta de un falso Velázquez

Seis personas han sido detenidas en una operación realizada por la Brigada de Patrimonio Artístico de la Policía, en la que se han intervenido falsas obras de arte, entre ellas, un cuadro atribuido a Velázquez que iba a ser vendido como auténtico por 900.000 euros.
La operación, que se ha desarrollado en Madrid, Barcelona y Valencia, continúa abierta, mientras se analizan todas las obras incautadas -que eran comercializadas a través de intermediarios- para averiguar su autenticidad, según informó este sábado la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil.

Tras tener conocimiento de que se intentaba vender un cuadro atribuido falsamente al pintor Velázquez, un retrato del Rey Felipe IV, los agentes localizaron a la mujer que iba a llevar a cabo esta estafa e identificaron a una segunda persona, copropietaria de la obra y que posee gran cantidad de cuadros. Se trata de un hombre dedicado a la venta de obras de arte, no en un establecimiento abierto al público, sino utilizando a terceras personas y comerciantes para dar salida a las obras.

Junto a ellos colaboraban otras personas que realizaban distintas tareas como restauración, retocar pinturas, guardar las obras o intervenir en su venta. En la investigación se constató que los sospechosos habían fletado, desde Colombia, un contenedor con obras de arte, declarando la mercancía como elementos de decoración y valorando el contenido en una cantidad irrisoria (9.800 euros) para su remisión desde América. A los arrestados se les imputa delitos de estafa, contrabando y delito fiscal.

Durante los registros realizados en cinco viviendas y locales se han intervenido, además del falso Velázquez, treinta y seis pinturas que se atribuyen a pintores de los siglos XVII y XVIII, diecisiete pinturas modernas, doce esculturas, sellos falsos, certificados ficticios autentificando obras de arte y numerosos documentos y facturas. Las pinturas "más modestas" atribuidas a pintores de siglos pasados se comercializaban a partir de los 10.000 euros, aunque algunas de ellas, sobre todo las falsificaciones de Jan Brueghel, Van Dyck o Tintoretto, alcanzaban cantidades elevadísimas.

Los agentes analizan las facturas y la documentación intervenida para acreditar la existencia de un delito de contrabando, identificar a posibles víctimas de otras estafas y someter al estudio de expertos las obras intervenidas para corroborar que se trata o no de falsificaciones. Los investigadores de la Brigada de Patrimonio Histórico recomiendan que las obras de arte sean compradas en establecimientos abiertos al público, con los certificados oportunos y el asesoramiento de varios expertos para evitar así ser víctima de posibles estafas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios