www.diariocritico.com

Entrevista a Esther Herguedas, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Murcia y candidata a la Alcaldía de Murcia en las próximas elecciones

“La perseverancia en seguir con las reglas del modelo neoliberal sólo lleva a más desigualdad y más sufrimiento”

Licenciada en Filología Francesa y en Historia y Ciencias de la Música. Es profesora de Música y Catedrática De Enseñanza Secundaria. Actualmente es concejala de IU-Los Verdes en Murcia y portavoz de la Presidencia Regional de IU. Esther lleva participando en la política desde su época en el movimiento estudiantil.

 

      Mujer incansable, que vive la política desde el “alma”, manifiesta su intención de seguir en la política toda su vida, trabajando en la necesidad de crear un mundo más justo y solidario para todos. Si leemos la entrevista con detenimiento, observaremos que Herguedas tiene las ideas claras y que hay muchos momentos en el que nos puede sorprender. -¿Se sigue prodigando IU como heredero real de la izquierda en España? -La izquierda en España, como en toda Europa y en el mundo, es plural por la naturaleza de las diferentes formas de concebir la superación del sistema capitalista por otro centrado en la satisfacción de las necesidades humanas.  La denominada socialdemocracia europea que protagonizó desde la Segunda Guerra Mundial la construcción del Estado de Bienestar bajo los postulados del keynesianismo ha abrazado ahora la doctrina del neoliberalismo, enfrentado al keynesianismo, y que proclama el mercado como principal regulador social y económico y el Estado como actor secundario. Nosotros en IU, pensamos que ello constituye un obstáculo para que se produzca una estrategia de unidad de la izquierda, de ahí que nuestra voluntad sea como hicimos en 1986 proponer una unidad en igualdad de condiciones de todos los componentes de una izquierda plural, desde las vertientes comunistas hasta la ecosocialistas o las socialdemócratas consecuentes, incluso las anarquistas así como las republicanas. -¿Cuál es el "estado de salud" de IU en España?, ¿y en Murcia, tras la marcha de un sector de los verdes? -Hay que reconocer que tras un periodo de dificultades estamos ahora recuperando una convivencia entre las diferentes familias que constituimos Izquierda Unida y que en estos momentos ello da lugar a una imagen más coherente y alternativa justo cuando la crisis del modelo capitalista desencadenada en 2008-2009 pone en evidencia la necesidad de una alternativa a ese modelo fracasado. En la Región de Murcia la situación de IU es de más estabilidad puesto que nunca hemos tenido ningún problema serio de convivencia entre los componentes de IU.  La ruptura de la coalición electoral que manteníamos en la Región de Murcia con Los Verdes se debe a la legítima aspiración de Los Verdes de optar por un perfil electoral propio. Nada que objetar. Sin embargo,  hay que decir a continuación que precisamente si por algo se ha distinguido IU en España, en Europa y en Murcia ha sido por la defensa cerrada de una alternativa al modelo capitalista basada no solamente en el pleno empleo, la justicia social y la defensa de los derechos humanos, sino en que ese modelo ha de ser totalmente respetuoso con la naturaleza, verdaderamente sostenible, pensando en el mundo que dejamos a nuestras próximas generaciones que no merecen la herencia de un planeta agotado y contaminado hasta la saciedad. De hecho tanto en la Asamblea Regional como en el ayuntamiento de Murcia, IU se ha distinguido por llevar adelante todo tipo de propuestas, resoluciones y enmiendas defendiendo el medio ambiente, desde el río Segura, hasta la Huerta de Murcia frente a la especulación y corrupción urbanística, el respeto a las costas murcianas y los parajes naturales frente a la pretensión de su urbanización a toda costa, nunca mejor dicho, la movilidad alternativa frente al abuso del vehículo privado, la lucha contra la contaminación lumínica, o la polución atmosférica, etc. -¿Qué diferencias políticas marcan ustedes con el PSOE? -La más importante deriva de la imposibilidad de conciliar los deseos que todos tenemos de justicia social e igualdad, con el mantenimiento de un modelo socioeconómico como el neoliberal impuesto desde el Consenso de Washington en 1989 en el mundo y en Europa desde el Tratado de Maastricht en 1992 y recientemente con el Tratado de Lisboa de 2007 que se sustenta en; a) el Pacto de Estabilidad con su obsesión por reducir el déficit público a base de reducir el papel del Estado, de lo público, y que es la puerta de entrada a todo tipo de privatizaciones, b) también se basa en la desregulación laboral pretendiendo no sólo bajar los salarios a través de la precariedad y el desempleo sino que además aumentan la edad de jubilación y recortan las pensiones, y se quieren eliminar los convenios colectivos, verdadera columna vertebral del Estado de Bienestar europeo, y c) por favorecer en todo momento al capital frente al trabajo, con la deslocalización del capital, emigración de sus empresas, rebaja de la imposición a los beneficios del capital. Esa voracidad del capital ha llevado a la crisis de los años 2008-2009  y que aún continúa y lo que durará y que es la prueba más palpable y evidente del fracaso de tal modelo económico compartido por las dos grandes fuerzas políticas el PSOE y el PP. Lo que ocurre es que esa crisis está siendo aprovechada por la derecha para introducir elementos viscerales de cohesión de voto a través de distintas fórmulas que van desde las tradicionales religiosas (aborto, conductas de preferencia sexual, etc.), hasta las recientes de miedo a la inmigración con todo tipo de populismo y xenofobia y ahora de que todo es por el gobierno de Madrid de Rodríguez Zapatero, puesto que ya no funciona tanto lo del “Agua para Todos”, que al no tener el PSOE una alternativa creíble se queda el discurso hegemónico de la derecha como el dominante. Nuestra propuesta es rotundamente contraria a esa deriva o entreguismo neoliberal y defiende: a) lo público como instancia de justicia social frente a la hegemonía del mercado, b) la defensa de los derechos humanos para todos y todas como irrenunciable, incluyendo aquí no solamente la cuestión de la inmigración (hay que recordar la Directiva Europea de la “Vergüenza” como ejemplo de esto, en donde coincidieron PSOE y PP), sino todo tipo de situaciones de expresión de las discriminaciones o desigualdades, incluyendo nuestra postura contraria a la “legalización” o aceptación de la prostitución puesto  que denunciamos toda esclavitud, c) el pleno empleo como objetivo prioritario, empleo digno y estable, d) la construcción de un sistema de prestaciones y estructuras públicas para satisfacer las necesidades de la población frente a tanto abuso que se ha hecho del voluntarismo, lo que es de derecho no puede ser objeto de caridad, e) la plena participación democrática como elemento de recuperación de la democracia y de emancipación para que no se convierta el hecho de votar cada cuatro años en un ritual desprovisto de contenido real de soberanía popular, de ahí que propongamos consejos de participación en todas las facetas de la vida, desde el urbanismo, la juventud, la cultura, la enseñanza, la salud, la mujer, la confección de presupuestos municipales, etc., de carácter decisorio y no consultivo como ocurre hasta ahora. -Convénzanos para que demos nuestro voto a su formación política, con preferencia a otras opciones, ¿qué ofrecen de particular, y por qué habríamos de confiar en ustedes antes que en los demás? -Somos conscientes de que nuestra causa no es la victoria aplastante de un día para otro, de ahí que deseemos un voto fruto de la reflexión y de la comparación con la finalidad de consolidar una alternativa de futuro. Nuestro principal aval es la convicción de estar construyendo esa alternativa con la gente de izquierdas. “No buscamos el guiño fácil sino la comprensión de la necesidad de una sociedad diferente a la actual” a la que se puede llegar desde la introducción de paulatinas mejoras cotidianas. Por ello no es una propuesta evangélica la nuestra sino concreta tal como se demuestra en las respuestas que a cada problema y cuestión planteada en la vida municipal hemos llevado. Acertamos criticando lo de Nueva Condomina, y que nos costó una ofensiva terrible por tierra, mar y aire, de la que nos hemos recuperado, acertamos denunciando en Europa la contaminación del río Segura, hemos apoyado toda iniciativa ciudadana y social por una Murcia mejor, desde “Murcia no se vende”, hasta le Foro Ciudadano o el Foro Socia de Murcia. -¿Cree que IU en Murcia puede ser la llave de la gobernabilidad en algún momento próximo? -Comprendemos que de momento resulta lejano dada la abrumadora mayoría que le confiere la población al PP, pero precisamente la crisis que ahora corre contra el PSOE gobernante correrá contra el PP igualmente, y en esos momentos, el descenso del PP puede y debe propiciar una situación de acercamiento de las izquierdas en aras de solucionar los problemas de la ciudadanía. -PP y PSOE se acusan mutuamente del deterioro económico de la Región, ¿cómo lo ven Uds.? -La verdad es que los dos aciertan a medias. Es decir hay parte del deterioro que procede de la crisis del modelo económico mundial y europeo y que en España fue peor por la hegemonía del modelo del ladrillo introducido por Aznar pero que Zapatero con Solbes no se atrevió a corregir y que cuando estalló la crisis no se tuvo el acierto de enfrentarse, y en su lugar se negó. Pero lo mismo se puede decir de Valcárcel en Murcia. Apostó a fondo por el modelo del ladrillo con sus enormes dividendos y clientelismo, aparte de las corrupciones y corruptelas, y cuando estalló tampoco pudo poner ningún remedio por incapacidad ideológica: no hay en su mente una alternativa al ladrillo, de ahí la ilusión con que se agarra al clavo ardiendo de la Paramount de Alhama. Patético, diríamos. -Tras años de inmovilidad, se ha activado algo la sociedad civil murciana, ¿cree que representa una contestación real a la política del PP en Murcia? -Efectivamente es el inicio de esa contestación, pero aún es incipiente y hay que ayudar a que se desarrolle como cuando un brote surge prometedor pero frágil en su desarrollo. -Sin embargo, las encuestas siguen tratando muy bien al PP, y no tan bien al PSOE, ¿a qué cree que se debe? -Son tres las razones. La primera es la inercia en la experiencia de bonanza de la época larga del ladrillo. Estos próximos años de persistencia de la crisis a pesar de las soflamas que se den debilitarán hasta extremos ahora inconcebibles esa inercia social al carecer de recursos públicos para hacer frente a las mínimas obligaciones de toda estructura pública. La segunda razón es la inercia que acumuló con su derrota el PSOE que no ha sabido levantar cabeza y ofrecer una alternativa creíble. La tercera razón es la dificultad en construir esa alternativa que no puede repetir fórmulas el pasado sino adentrarse en propuestas novedosas y fruto de la reflexión y participación consciente. Y ello es lento. -En política municipal se le ve a usted activa como concejal de IU, ¿tendría que hacer alguna denuncia o censura pública al alcalde Cámara por su estilo de gobierno municipal de los últimos años?                          “Es patético oírle hablar de la importancia de la bicicleta                                         cuando la ha denigrado y ridiculizado” -Como mínimo cinco grandes denuncias. En primer lugar, haber pervertido y vaciado de contenido el Plan General de Ordenación Urbana a base de Convenios Urbanísticos con empresas privadas, a la carta, olvidándose de que una ciudad es para la ciudadanía no para hacer negocios. Gracias a ello ha acabado con la huerta de Murcia igual que ocurrirá con el resto de parajes naturales de la cordillera. En segundo lugar haber llevado hasta extremos ridículos su fanatismo ideológico, al ceder suelo público para todo tipo de actividades que eliminaban la, a mi juicio, preferente primacía de lo público, y ello en cuatro ámbitos, la educación, la sanidad, la universidad católica, y la atención a la tercera edad. En tercer lugar haber apostado por los vehículos privados en la gestión de la movilidad, convirtiendo la ciudad y su gran área de influencia en un caos circulatorio, a pesar de la propaganda que se da estos días de lo contrario. “Es patético oírle hablar de la importancia de la bicicleta cuando la ha denigrado y ridiculizado”. La puesta en marcha de las pocas líneas de tranvía no va a resolver ninguno de los problemas existentes en las zonas de origen y destino debido a la desproporción entre la capacidad de viajeros y el volumen actual de usuarios. En cuarto lugar el fracaso en la gestión cultural de la ciudad, con un “Teatro Romea cerrado” por tres temporadas y una derrota sin paliativos en la pretensión de aspirar a la capitalidad europea del 2016, cuando no fue capaz de involucrar a las personalidades ni instituciones culturales del municipio.  En quinto lugar el hecho de haber consolidado una situación de distanciamiento entre el gobierno de la ciudad y la Universidad de Murcia con sus regalos y preferencias por la UCAM, verdadero cáncer de la enseñanza superior murciana, cuando el futuro de la ciudad reside precisamente en la potencialidad de la UMU.                                                  “Teatro Romea cerrado” -Se habla que la Comunidad Autónoma está en serias dificultades económicas, y también el Ayuntamiento de Murcia, ¿esa situación es compatible con el mantenimiento de subvenciones e inversiones millonarias?                 "Proponemos que los ayuntamientos dispongan del 33% del gasto               público español y no el escaso 12% de que disponen en la actualidad" -La respuesta es obvia, No existe ninguna posibilidad de continuar con la política de grandes fastos existente. De ahí la necesidad de acometer una revisión en profundidad de la política de ingresos de ambas instituciones así como en la de gastos. Es ahí donde proponemos que los ayuntamientos dispongan del 33% del gasto público español y no el escaso 12% de que disponen en la actualidad. Por otra parte también apostamos por una reforma fiscal progresiva que grave a los grandes ingresos para poder llevar a cabo una política de justicia social. En cuanto a los gastos, efectivamente estamos contra todo fasto y a favor de una bien entendida austeridad que no pasa precisamente por recortar los salarios, los puestos de trabajo ni las prestaciones sociales. - En la actual crisis económica internacional, ¿cabría pedir responsabilidades políticas en España?, ¿y en Murcia? -La economía, su funcionamiento no es algo autónomo, independiente de la evolución de la sociedad, sino que es una expresión de la correlación de fuerzas sociales y políticas concretas y por ello sí que se podría hablar de causas así como de responsabilidades. Ya hice mención a la pugna entre el modelo keynesiano y el de la globalización neoliberal, pugna que se inicia en 1973 con la llamada por James O’Connor “Crisis Fiscal del Estado” y que se saldó en 1989 con el mencionado Consenso de Washington a favor del mercado y en contra de la intervención pública y que se respaldó políticamente por ambas formaciones predominantes, la socialdemócrata y la conservadora. Desde ese punto de vista es como se construye el Tratado de Maastricht en 1992 con su énfasis en el Banco Central Europeo y el Pacto de Estabilidad que limita los presupuestos públicos y que es aplicado con rigor por gobiernos de ambos signos, Felipe González, Aznar o Zapatero y reforzado por ejemplo por Pedro Solbes cuando era Comisario, o por Joaquín Almunia en la actualidad. Es ese modelo del beneficio a toda costa el que ha conducido a la locura de la burbuja financiera puesto que la economía real productiva no daba tanta rentabilidad y en última instancia a la crisis actual. Por ello sí que hay responsables políticos de lo que está pasando. No ha sido un fenómeno climático sino político y muy político. -¿Qué opina Ud. sobre las subvenciones municipales millonarias a clubes deportivos de Murcia (R. Murcia, CB. Murcia, Ciclismo, etc.)? -Las subvenciones suelen venir por vía indirecta y muchas veces conllevan las contrapartidas que todos hemos conocido por la prensa: sospechas de favoritismos en concesiones administrativas, convenios urbanísticos con ventajas sólo para una parte. Los clubes deportivos son entidades privadas. No me cabe en la cabeza que haya que dejar de hacer escuelas infantiles o de cubrir otras necesidades sociales para subvencionar un negocio deportivo. - Al final el PP murciano se empeñó en el tranvía, ¿era necesario?, ¿cree rentable su inversión? -En nuestro programa hacemos una defensa del trasporte público y la intermodalidad, incluyendo el tranvía, pero este no es nuestro modelo de planificación: el tranvía no se ha construido para satisfacer las necesidades más importantes de transporte sino para satisfacer las necesidades de ganancias de los nuevos desarrollos urbanísticos del norte del municipio. En cuanto a la inversión, nosotros criticamos el modelo de concesión administrativa que genera una dependencia económica municipal a largo plazo y no garantiza un buen servicio tal y como sucede con el actual sistema de autobús. En otras ciudades hay otros modelos con mayor participación pública, que funcionan mucho mejor. -La cesión de terreno municipal a la UCAM, ¿no la impugnaron ustedes? -No en vía judicial, nuestra vía es la política y no podemos pasarnos el día en los juzgados. Recuerde usted que además en aquel momento no teníamos presencia en el ayuntamiento, pero si la criticamos desde el punto de vista político, no sólo porque defendamos la laicidad de las instituciones, sino porque sobre todo, defendemos que lo público no puede destinarse a negocios privados. En este momento tenemos nuestras dudas sobre el cumplimiento del acuerdo de cesión. En estos últimos días además, hemos denunciado que la UCAM ha destruido un edificio catalogado y por lo tanto protegido dentro de esta finca. No se ha hundido, sino que se le ha metido la pala directamente. Estos hechos sin duda merecen una sanción por parte del ayuntamiento. -Meses después de la operación policial en la Gerencia de Urbanismo, hay una aparente calma, ¿qué opinión le mereció dicha operación, y qué espera de la justicia, si es que espera algo?                   “no me cabe duda de que pronto tendremos más noticias” -Hay aparente calma porque las investigaciones se desarrollan dentro del correspondiente secreto, pero no me cabe duda de que pronto tendremos más noticias. Yo creo que cuando un juez interviene, no lo hace porque le apetezca, sino porque existen serios indicios de delito. En este caso nosotros hemos denunciado los hechos objetivos, que en este municipio el urbanismo se ha hecho a la medida de los intereses especulativos y no de la ciudadanía. Esto ya lo dijimos cuando fuimos los únicos que nos opusimos al primero de los convenios urbanísticos: el de Nueva Condomina, que inauguró toda una época nefasta para Murcia. De la justicia espero reposición, es decir, que si se demuestra que estas actuaciones han sido fraudulentas, se anulen los convenios, las modificaciones de leyes y se obligue a reelaborar el PGOU de Murcia para hacer uno de acuerdo con los intereses de la gente. -¿Está de acuerdo con el actual planteamiento de la UE? -Queda claro por lo expuesto anteriormente que no estamos de acuerdo con los derroteros actuales de la UE. Es decir apoyamos una UE de progreso y social pero el modelo adoptado en Maastricht, neoliberal, lleva aparejado todo lo que ocurre ahora desde la puesta en marcha del Banco Central, el Pacto de Estabilidad y la primacía de la competitividad frente a la solidaridad.  En lugar de armonizar a los pueblos de la UE puesto que si compartimos una moneda común muchos de ellos, el Euro, no tenemos ni salarios semejantes, ni impuestos parecidos, ni pensiones, ni servicios, etc., y lo que se quiere ahora es tener una una convergencia por abajo, es decir se fuerza el dumping social. De ahí la propuesta actual de Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy de tener un Pacto por el Euro, llamado a condicionar los salarios a la productividad, que lo que pretende es romper la negociación colectiva y dejar desamparados a los trabajadores frente a los empresarios y sus exigencias. -¿Y con el Estado Autonómico, o mejor Federal? -Pensamos que la mejora del actual Estado Autonómico debe llevar al Estado Federal. Pero nos tememos que al no plantear adecuadamente esta necesaria reforma de la Constitución por la vía de los hechos consumados se está construyendo un Estado Confederal que distancia a unas regiones de otras a través de competencias y prerrogativas diferentes. Esto se evitaría con un Estado Federal -Cuál es su planteamiento sobre el "Estado del Bienestar" y su progresivo debilitamiento en el contexto económico internacional globalizante? -El Estado del Bienestar construido tras la Segunda Guerra Mundial en Occidente es fruto de la aplicación de la propuesta hecha por Maynard Keynes a partir de la crisis económica de 1929 favoreciendo frente al concepto del Estado árbitro neutral de las relaciones económicas prevaleciente desde Adam Smith, un Estado con intervención fuerte pública para garantizar el pleno empleo, la percepción universal de subsidios y prestaciones sociales y la dinamización directa de la economía. Todo ello gracias a las reformas fiscales progresivas. Ya he mencionado como desde el consenso de Washington triunfa la corriente opuesta, la de Milton Friedman de debilitar lo público para que el mercado sea de nuevo el árbitro de la economía. Ello implica el desmantelamiento paulatino del Estado del Bienestar que es lo que ha venido ocurriendo desde entonces, -¿Están ustedes por la globalización?, ¿es posible otro sistema económico global frente al neoliberal? -Estamos en contra de la globalización neoliberal por ser la causante de las desigualdades crecientes, de la crisis actual y de la crisis de civilización que sufrimos con la degradación de los valores de solidaridad y colectivos en beneficio de los individualistas y agresivos. Nuestro modelo de referencia es uno que combine de forma armoniosa la democracia y el socialismo con los derechos humanos. De ahí que no haya ningún ejemplo de referencia sino que decimos desde el año 2001 con el Foro Social Mundial que hay que construir Otro Mundo Posible. Un modelo en el que el motor no sea en exclusivo la obtención de beneficios crecientes y continuos para unos pocos a costa del resto sino la satisfacción de las necesidades sociales de forma democrática, planificada y a través de cauces públicos, respetando la naturaleza. Hay un continente, el americanos, en el que las fuerzas de izquierdas, desde la socialdemocracia hasta las comunistas han estado desde 1990 a través del Foro de Sao Paulo elaborando año tras año respuestas a la globalización neoliberal que les venía desde estados Unidos y que en el fondo está detrás de la victorias democráticas, por las urnas, de gobiernos como los de Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Nicaragua, Guatemala, Venezuela, y que señalan que esa posibilidad, a pesar de todas las dificultades, es posible. -¿Cómo prevé usted el fin de esta crisis?, ¿acaso llegue a cuestionar determinados modos de hacer política, o sistemas de control económico y político? -Es difícil ser profeta, pero algo resulta claro. “La perseverancia en seguir con las reglas del modelo neoliberal sólo lleva a más desigualdad y más sufrimiento”. De ahí el que tengamos que intentar alguna iniciativa que restituya el valor de la política, del protagonismo de la población, no de unos pocos políticos listos o espabilados, sino de la inmensa mayoría de la población. Sobre todo de la juventud la más afectada por esta crisis y este modelo que les niega un futuro. -Por último, que le sugiere la frase: “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir.”                                       Rechazo el calificativo de “clase política”:               "Yo soy profesora y volveré a mi instituto y mi clase es la clase trabajadora" -Concibo la política como una actividad ciudadana. Un ejercicio de responsabilidad social. Yo estoy participando en política desde mi época en el movimiento estudiantil y seguiré en política toda mi vida porque creo en la necesidad de transformar la sociedad y luchar por otro mundo más justo, solidario, equilibrado…Otra cosa distinta es el papel que cada uno desempeñe en esta actividad y el de cargo público debe de ser algo temporal. Por eso en IU tenemos una limitación de permanencia en los cargos públicos. Yo no soy política o cargo público de profesión y también rechazo el calificativo de “clase política”. Yo soy profesora y volveré a mi instituto y mi clase es la clase trabajadora.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios