www.diariocritico.com
'Estúpidologia'

"Estúpidologia"

Me gustan los neologismos y barbarismos. A lo mejor serán aceptados por la RAE. Es indudable que la estupidez es una frecuente causa de los errores, a veces increíbles, de nuestra especie humana y que presenta una enorme difusión y frecuencia.   Los humanos creemos ser listos. Y mira por dónde nadie había pensado en las consecuencias del envejecimiento de la población, en las de quemar a manta combustibles fósiles o en la segura presentación de la crisis financiera pero, además, estamos demostrando que los remedios son peores que la propia enfermedad. Son frecuentes una sarta de decisiones de la "autoridad competente", fruto de una plena incompetencia, de la falta de un estudio previo correcto, del desconocimiento total sobre si serán capaces de solucionar, paliar o incrementar el problema a resolver. ¿En qué deben estar pensando los que deberían pensar? ¿Funciona el procedimiento para la colocación democrática en la cúspide de los poderes a los que no son precisamente los mejor preparados? ¿Por qué el voto ciudadano se basa en la ideología y no en la idoneidad de las personas? ¿Cuándo tendremos una ley electoral propia de gente adulta? Lo peor (teoría de Cipolla) es que el estúpido causa daño a otras personas y se beneficia de ello, pero también es posible que actúe sólo por no saber hacer otra cosa mejor, lo que no deja de ser triste. Lo peor, en otro aspecto, es que el estúpido no cree que lo sea y esto lo hace muy peligroso. Defiende a capa y espada sus destartaladas decisiones ante la imposibilidad práctica de controlar el poder. Cabe esperar unas próximas elecciones pero no puede negarse que a veces el voto ciudadano permite salir de Málaga para caer en Malagón (no sé si ponerlo con mayúscula o no). Hasta se puede llegar a situar la estupidez tanto si se vota Málaga como Malagón (idem). Triste futuro. Se debería poder examinar a los políticos sobre su nivel de estupidez, de sentido común, de su capacidad de generar más burocracia, normativas y prohibiciones, su nivel de responsabilidad, su capacidad de tolerancia a las criticas, su compromiso previo antes de tomar decisiones militares, su obligación de no considerar tontos a los ciudadanos. Posiblemente nadie está libre de decir estupideces pero lo malo es hacerlo con osadía, dijo Montaigne. Einstein profetizó que la estupidez humana es infinita. Napoleón afirmó que la estupidez no es un impedimento para la política. De Gaulle aseguró que sólo los imbéciles no se equivocan nunca. Hegel dice que los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia. Errare humanum est, perseverare autem diabolicum (atribuido a Seneca).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios