www.diariocritico.com
Animal sagrado

Animal sagrado

El padre del zagal musulmán que denunció al maestro porque en clase había pronunciado las palabras impuras «jamón» y «cerdo» lanzaba un globo sonda para destronar al animal sagrado de la Católica España. Menos mal que un juez con dos dedos de frente archivó la denuncia y no corrió la sangre al río. Hubo en el Reino de España una época en que, cuando un musulmán o un judío confesaban al frailecito de rostro pálido y cabeza torcida «no jalam jamón», se ponía en marcha la maquinaria represiva del Santo Oficio y el mentado ingenuo era obligado a tragar puerco hasta reventar o quemado en la hoguera. Hoy el Reino se siente orgulloso de sus cochinos y no hay comida oficial sin que aparezcan los chorizos. El cerdo es el animal cristiano viejo por excelencia y símbolo patriótico de la tierra ibérica. Así lo entendió Pasqual Maragall, recién estrenado alcalde de Barcelona, quien invitó en 1983 al alcalde judío de Nueva York a una cena muy especial de... ¡cochino asado! El alcalde Coch acudió a saludar, pero se marchó antes de servir el aperitivo. La Mallorca autóctona, al elogiar la raza mallorquina, no se refiere a las personas –semillero mestizo–, ni a los perros o a los caballos, sino a los puercos negros. El cerdo es a la santidad católica (san Antonio Abad), lo que el cordero a la musulmana. O somos tolerantes con el animal ajeno o la liaremos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios