www.diariocritico.com

Rajoy aplaude la realidad nacional andaluza

Esta vez no hubo bronca, por lo menos no apareció el líder capaz de arrastrar a Rajoy a una lucha sin cuartel, como sucedió contra el Estatuto catalán. Se impuso el criterio de Javier Arenas, y quedó desautorizado el criterio de Eduardo Zaplana, que lo intentó en los primeros compases y que todavía ha expresado en un artículo periodístico "para que conste y a los efectos oportunos". Zaplana expone en el referido artículo que son muchos los españoles que "no ven la ganancia de este lío estatutario y que se sienten desapegados de las filigranas bizantinas". Es la línea que la dirección del PP mantuvo en el estatuto catalán, y que le llevó a marginarse por completo en su discusión y elaboración en el parlamento de Cataluña y en las cámaras parlamentarias españolas, y ahora mismo, le fuerza a mantener un recurso de inconstitucionalidad. En cambio, la insistencia de Javier Arenas forzó a Rajoy a disentir de Zaplana y su área de colaboradores más anti-autonómicos y resistentes a esta clase de reformas.

Rajoy es consciente de que Alberto Núñez Feijoo llegará a continuación y que también se alineará, como Arenas, en favor de una "realidad gallega" o acaso nación gallega asimilable a la nación catalana del Estatut, probablemente decidido a consensuar ese futuro Estatuto con Touriño y hasta el BNG... Es decir, que el PP en su dirección ha llegado a la conclusión de que en modo alguno les interesa continuar en la autoexclusión y marginación de las reformas pendientes. Entre otras cosas, porque es harto dudoso que el tribunal Constitucional acepte las tesis del PP, y de Enrique Múgica, que creen haber observado puntos que rozan y atacan la Constitución vigente en el Estatuto catalán. Por cierto, que en este Foro, la más alta interpretación de la Constitución, se ha producido ya una primera batalla, cuando el PP ha intentado recusar a la presidenta "por estar casada con jurista que fue asesor del Estatuto catalán".

El TC ha dado carpetazo, en muy pocas horas, a ese intento de recusación de María Emilia Casas: presentada la recusación a las nueve de la mañana, antes de que hubiera terminado el jueves, tras arduas discusiones, el TC anunció el rechazo de la recusación de Casas por unanimidad de los nuevos magistrados integrantes del pleno. María Emilia Casas está casada con el ex magistrado y catedrático de Derecho Administrativo Jesús Leguina, uno de los expertos a los que llamó el Instituto catalán de Estudios autonómicos para consultarle sobre la reforma del Estatuto, y que, a juicio de los populares, fue "motor y cerebro" del nuevo Estatuto... Los populares habían objetado que su vínculo matrimonial comprometía la imparcialidad de juicio. Por el contrario, el abogado del Estado dice que ninguno de los preceptos del Estatuto ya vigente en Cataluña es inconstitucional... No es improbable que el rechazo a la propuesta de recusación sea un claro indicio de por dónde podrían ir las cosas en el tribunal al que han llegado los recursos del PP y del defensor del Pueblo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios