www.diariocritico.com

Un mensaje claro

Los ciudadanos catalanes llevan más de un año lanzando mensajes a su clase política. Cuando Maragall, Carod y compañía se lanzaron en picado a elaborar un nuevo Estatuto, todos los sondeos de opinión, incluidos los de la Generalitat, dejaban meridianamente claro que la sociedad pasaba, que no creía necesario un nuevo Estatuto. Y cuando se celebró el referéndum para aprobarlo los ciudadanos volvieron a manifestar su indiferencia, el Estatuto se aprobó por los pelos, y la abstención fue espectacular.

Ahora los ciudadanos han vuelto a mandar un mensaje a los políticos que les han tocado en suerte, o en mala suerte, y ese mensaje ha sido el de la abstención. Que la mitad de los catalanes se haya quedado en casa y no haya ido a votar es una muestra clara de que no están satisfechos con lo que hacen los partidos políticos.

Lo lógico sería que los partidos tomaran buena nota de ese estado de opinión de la sociedad, pero a lo que parece no se quieren dar por enterados. Ahí tenemos al PSC que quiere reeditar el tripartito, que sin duda ha sido un fracaso. La cuestión no es que a Zapatero le venga mal para la política española que los socialistas catalanes reediten el tripartito y vuelvan a gobernar con Esquerra, la cuestión es que los ciudadanos han dejado claro que esa fórmula no les gusta y que ha fracasado.

Claro que las combinaciones para formar gobierno no son fáciles, o bien se reedita el tripartito o bien CIU pacta con Esquerra, lo que produce escalofríos, o lo hace con el PSC, lo que los socialistas catalanes no quieren. Así las cosas, todas las soluciones son malas, y no es fácil saber cual es la menos mala de todas.

Pero ya digo que lo que me sorprende es que los partidos catalanes no estén haciendo autocrítica, no solo no hacen sino que continúan actuando como si las urnas no hubiesen hablado. ¡Ah! y me parece sorprendente la inquina que populares, socialistas, convergentes, republicanos de Esquerra, y comunistas verdes tienen contra Ciudadanos de Cataluña. El problema es que no terminan de asumir que si los partidos tradicionales no son capaces de dar respuesta a los problemas de la gente, la gente se organiza de otra manera. Ciudadanos es fruto del fracaso de las políticas de los partidos tradicionales catalanes. Quizá lo que se echa en falta es que algunos de los promotores de este partido, gente con solvencia política como Arcadi Espada, Francesc de Carrera o Félix de Azua, no den un paso adelante y se comprometan en el quehacer político cotidiano.

Pero ya digo que en estos días después de las elecciones, lo sorprendente es que los políticos catalanes hacen oídos sordos al mensaje de la ciudadanía. Y no es baladí que el cincuenta por ciento del electorado se haya quedado en casa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios