www.diariocritico.com

El presidente del Gobierno compartirá cartel con el candidato y el viernes recibirá un homenaje

Rubalcaba decide recuperar el 'legado' de Zapatero en la recta final de la campaña

Rubalcaba decide recuperar el 'legado' de Zapatero en la recta final de la campaña

lunes 14 de noviembre de 2011, 21:07h
Después de varios meses escondiendo su figura, los dirigentes socialistas, encabezados por su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, han decidido en la recta final de campaña que dado que van a perder por goleada no estaría de más dar al 'cesar lo que es del césar' y  asumir el 'legado' de Rodríguez Zapatero. Las referencias a los derechos sociales logrados durante sus dos mandatos y el hecho de que España no haya tenido que ser intervenida, como ha ocurrido en Portugal, Grecia y casi, casi en Italia, se han comenzado a escuchar en los últimos mítines del candidato que reivindicará por fin su figura el próximo miércoles en un acto en Málaga en el que participarán por primera vez juntos. Pero el verdadero homenaje lo recibirá Zapatero el viernes en su tierra, León, en una cena-mitin impulsada por su amigo José Antonio Alonso, cabeza de cartel por esta provincia.

- Especial Elecciones 20-N>>
La campaña de Rubalcaba fue diseñada para que nadie le robara protagonismo, salvo Felipe González en el que se ha apoyado encantado para poder afrontar los mítines más multitudinarios -como el de Dos Hermanas- , de los que el candidato socialista abomina. Por el contrario, en el PSOE desde el principio consideraron que la presencia de Zapatero perjudicaría las malas expectativas que les auguraban todas las encuestas y 'escondieron' al presidente. No sólo eso sino que, además, en los mítines de la precampaña y la campaña, nadie o casi nadie le ha citado.
 
Con la excusa de 'problemas de agenda', el presidente solo ha acudido por ahora a dos actos, uno en Alicante y otro en Vitoria. Los estrategas de Ferraz pensaban que su 'legado' y las durísimas políticas de ajuste que tuvo que aplicar el Gobierno socialista para evitar que España fuera intervenida - bajada del sueldo de los funcionarios y congelación de pensiones, principalmente- eran una rémora para el candidato. Confiaban en que alejándole de su figura los votantes de 'izquierdas' olvidarían que formó parte de su Gobierno, primero como ministro del Interior y después asumiendo también la vicepresidencia primera y la portavocía de un Ejecutivo cansado y desgastado. Así nació 'Alfredo' convertido al final en simplemente Rubalcaba.
 
Una estrategia fallida

Pero la estrategia no ha funcionado y la realidad ha sido bien distinta. Cuánto más se adentran en la campaña y la fecha de las elecciones está cada día más cerca, las perspectivas electorales empeoran para el PSOE hasta pronósticos alarmantes, incluso por debajo de los pésimos resultados obtenidos por Joaquín Almunia en el 2000 que le obligaron a presentar su dimisión irrevocable como secretario general del partido la misma noche de las elecciones. Lo que ocurre es que Rubalcaba no es nada más que candidato así que no puede dimitir de nada, salvo anunciar que no recogerá su acta de diputado y que, por lo tanto, no optará a liderar el PSOE.
 
Claro que esa decisión no la tomará la misma noche del 20-N, como él mismo se ha encargado de adelantar en una entrevista con tuiteros celebrada la semana pasad. "Esa noche no me iré", aseguró con aplomo el candidato. Es decir, que primero esperará a ver si se consuma la debacle o si hay, como le dicen sus encuestas, "una remontada" y el PSOE mantiene unos resultados 'dignos', un mínimo de 130 escaños que es el  máximo 'castigo' que aceptarían de sus votantes. Soñar con romper la mayoría absoluta a Rajoy es eso, un sueño, tal y como están las cosas.
 
Griñán, el más entusiasta

Ante esta ineludible situación, en el PSOE parece que han recapacitado. Si se ha demostrado que Zapatero no era por sí solo el 'problema', reivindiquemos al menos sus 'logros' y no le hagamos salir por la puerta de atrás como un proscrito, parecen que han dicho algunos dirigentes de su partido. Entre ellos, el presidente de la Junta andaluza, José Antonio Griñán, que en un reciente mitin en Córdoba hizo una encendida defensa de su legado, lo que casi forzó a Rubalcaba a hacer lo propio. Aunque quizá quien lo dijo más claro fue Felipe González, que sabe lo ingrato que es tomar medidas impopulares. 
 
Sin embargo, Zapatero ha tenido que esperar al fin de campaña para poder oír de boca del candidato más de un elogio hacia su legado. Será el miércoles, día 16, en Málaga, en donde a las ocho de la noche ambos compartirán cartel, justo tres días antes de las elecciones generales. Rubalcaba enarbolará la bandera de los derechos sociales, del fin del terrorismo - éxito que compartirán a 'pachas'- y el hecho de que España no haya tenido que ser rescatada, que es mucho decir a estas alturas.
 Un homenaje promovido por 'Toño' Alonso

No obstante, el verdadero homenaje lo recibirá Zapatero el viernes 18, la noche del cierre de campaña. El PSOE de León le ha organizado una cena- mitin en la plaza de toros Arena de la capital que se espera sea multitudinaria. Eso si, previo pago de 18 euros por barba. Mientras tanto, Rubalcaba hará triplete en Huelva, en la localidad gaditana de Jerez, y pondrá el broche final a la campaña en el municipio madrileño de Fuenlabrada.
 
El homenaje en su tierra ha sido promovido por su amigo José Antonio - Toño- Alonso, exportavoz parlamentario del PSOE, que encabeza la candidatura leonesa, provincia en la que vivirá la familia Rodríguez Espinosa cuando el presidente se retire definitivamente.
 
El esperado homenaje estuvo a punto de frustrarse debido al escándalo protagonizado por el ex alcalde de León, Francisco Fernández, - íntimo amigo también de Zapatero- número dos de la candidatura de Alonso y secretaría general provincial del partido. La polémica surgida por su millonaria prejubilación en la Caja España de la que cobró 554.000 euros, le obligó a dimitir de todos sus cargos y el abandono de la política activa. 
 
Los socialistas castellano leoneses, y especialmente Alonso, ya han adelantado que será un acto "entrañable"  que servirá para "poner en valor lo mucho y bueno que Zapatero ha hecho por León". Una despedida como 'dios manda'.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios