www.diariocritico.com

PP, 186 escaños; PSOE, 110

Derecha absoluta, hundimiento socialista

Derecha absoluta, hundimiento socialista

lunes 21 de noviembre de 2011, 00:01h
Las elecciones generales del 20-N han configurado un mapa realmente inédito en la historia de España: la más amplia mayoría absoluta lograda por la derecha -186 escaños, 3 más que Aznar en el año 2000- y el peor resultado del Partido Socialista, que se hunde con sólo 110 escaños, 15 menos de los que consiguió Almunia en el año 2000. IU sube, pero no lo suficiente: 11 escaños que no llegan ni de lejos a los 23 que logró Carrillo en 1979. Amaiur entra con 7 escaños, sobrepasando al PNV (5), y CiU, con 16, arrebata en Cataluña el liderazgo del PSC de Carme Chacón, que pierde dos escaños.

No ha sido de la noche a la mañana, pero España ha pasado en una jornada del rojo al azul: con 10,5 millones de votos obtenidos en estas elecciones -casi 300.000 más que en las anteriores de 2008-, el PP ha completado este 20-N el asalto a todo el poder en España: el local y autonómico que ya logró en las elecciones del 22 de mayo y el del Estado que puede gobernar con una mayoría absoluta de 186 diputados.

El segundo dato significativo es el hundimiento total del PSOE, cuyo candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha perdido casi el 40 % de los votos que Zapatero obtuvo en 2008 y 59 escaños, situándose en 110, el peor resultado en toda la historia de la democracia desde 1977. La pérdida de votos y escaños es total en todas las circunscripciones, salvo en Barcelona. Pero en el conjunto de Cataluña, el PSC también ha perdido peso a favor de CiU, que sobrepasa a la catalana Carme Chacón en 2 escaños.

El tercer dato significativo ha sido el ascenso, casi vertiginoso, de Izquierda Unida, que logra introducir en el Congreso 11 diputados. Sin embargo, a pesar de este excelente resultado para la formación que dirige Cayo Lara, IU no ha conseguido recuperar, pese a la debacle del PSOE, el techo que logró Carrillo en 1979 con 23 escaños. El conjunto de la izquierda, por tanto, ha perdido peso en el nuevo mapa parlamentario que se abre ahora.

Y el cuarto dato muy significativo de estas elecciones es el ascenso -previsto, pero no por ello menos espectacular- de los abertzales de izquierda de Amaiur, ese complejo magma que integra en sus filas a Eusko Alkartasuna y a los antiguos batasunos. Entran rompiendo en el Parlamento, donde contarán con grupo propio: 7 escaños y más de 333.000 votos; dos escaños más que el PNV, que ha obtenido cinco. Y el PSE de Patxi López pierde 5 escaños con respecto a las elecciones de 2008. Es decir, que Amaiur ha hecho más daño al PSE que al PNV: el PNV, aunque con menos escaños, se configura, no obstante, en la fuerza casi tan votada en Euskadi como Amaiur (323.517 con el 100 por 100 escrutado en el País Vasco).

No ha resultado mucha novedad que UPyD, de Rosa Díez, haya sido el partido que más ha crecido en número de votos... y de escaños. Ya se esperaba, según las encuestas: 5 diputados ha obtenido el partido de Díez, cuatro de ellos en Madrid. Es decir, que ha multiplicado por 5 los resultados que obtuvo en 2008 y podrá con formar Grupo Parlamentario propio. En 2008, UPyD obtuvo 306.079 votos y un escaño -el de la propia Díez: en esta ocasión se ha ganado la confianza de 1.129.540 millones de electores. ¿Han ido a parar ahí fundamentalmente la mayor parte de los votos perdidos por el PSOE?

 Cascos se cuela en el Congreso

A partir de aquí, la única novedad relevante es la entrada en el Parlamento del Foro Asturias (FAC), de Francisco Álvarez-Cascos, con un escaño que obtiene por Asturias, donde no ha arrasado, como sí hizo en las autonómicas del 22 de mayo. Cascos no ha conseguido, por ejemplo, arañar votos en Madrid: sólo 6.558 en toda la circunscripción. Un desastre, sin duda, para el antiguo ministro de Aznar y actual presidente del Principado de Asturias.

Como novedad también es la entrada de Compromis-Q en el Congreso, con un diputado obtenido en Valencia. En Compromis se integraba en esa Comunidad Equo, la formación liderada por Juantxo López de Uralde, que, no obstante, no consigue representación en ninguna otra circunscripción.

La Coalición Canaria de Ana Oramas ha mantenido el tipo, con dos diputados, lo mismo que el BNG, en Galicia, de Francisco Jorquera, que mantiene sus dos diputados de 2008, e igual que se mantiene en el Congreso Uxúe Barkos, aunque esta vez por GBAI, la formación que sustituye a Nafarroa Bai.

Por el lado nacionalista, ERC ha conseguido también mantenerse con 3 diputados, pero perdiendo más de 40.000 votos con respecto a 2008.

¿Cómo gobernará ahora Rajoy?

La alegría era, evidente en la sede del PP en la calle de Génova. Miles y miles de personas se dieron cita en la calle para festejar este paseo que ha significado para los populares las elecciones del 20-N. La alegría se traslucía en el balcón de siempre en la primera planta, el mismo en el que Aznar festejó su apretada victoria de 1996 frente a Felipe González. Rajoy se rodeó para esta ocasión de un elenco excepcional -¿parte de su futuro Gobierno?-: de izquierda a derecha, Miguel Arias Cañete, Ruiz-Gallardón, Ana Mato, Viri (la mujer de Rajoy), Rajoy, Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Pío García-Escudero, Esperanza Aguirre y Jorge Moragas.

La alegría no era para menos: el PP ha batido al Partido Socialista en la práctica totalidad de las circunscripciones, y en todas ha subido porcentajes. Por ejemplo, en Castilla-La Mancha, donde el PP ha ganado 56.000 votos respecto a 2008 y 2 escaños (cuenta ahora con 14), pero es que el PSOE ha perdido más de 184.000 votos que en aquellos comicios, y los dos escaños que ahora se lleva el PP.

Quizá fuera obligado en la noche electoral, pero Rajoy lanzó un mensaje de colaboración, o, lo que es lo mismo, que no va a aplicar el 'rodillo' parlamentario que estos resultados le permiten: "Animo a trabajar todos conjuntamente: nuestro proyecto político invita a todos los españoles que quieran recuperarse de la situación que estamos viviendo".

Muchas risas, y bromas, y peticiones desde el público de que 'boten': "Que voten todos, menos Soraya, que no le conviene hacerlo todavía" (acaba de ser madre), se pudo escuchar a un Rajoy pletórico.

El PSOE se enfrenta a un Congreso inmediato

La otra cara de la moneda estaba en la sede socialista, en la calle Ferraz: Rubalcaba dio la cara -cariacontecido- a las 22.20 horas, cuando estaba escrutado casi el 90 % y los datos eran ya inapelables. No admitió bromas, pidió silencio con el gesto en varias ocasiones, cuando le interrumpían, y leyó -no suele hacerlo- un discurso muy estudiado y medido: ni una palabra de que va a dejar el acta de diputado, tal y como hizo Almunia en el año 2000, pero comunicó que había pedido a Rodríguez Zapatero que celebre "cuanto antes" un Congreso ordinario para debatir el liderazgo del partido.

Las caras largas tenían razón de ser: no es sólo que se hayan perdido 59 escaños, es que al PSOE le han retirado la confianza más de 3.200.000 ciudadanos que le votaron en 2008. Más que la reflexión, la idea de una catarsis empieza a imponerse en el partido.

 

Lea también:

- Especial Elecciones 20-N>>
- Rajoy celebró la victoria con moderación y para gobernar para todos
- España 'corona' a su príncipe azul: Rajoy completa la conquista del PP
- Rajoy esboza las primeras acciones económicas de su Gobierno: la reforma laboral y la ley de emprendedores
- Repaso a los 12 o 13 ministrables

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios