www.diariocritico.com
Morir de fútbol

Morir de fútbol

jueves 02 de febrero de 2012, 17:27h
Ir a ver un partido de fútbol y no regresar nunca parece una estupidez más que una maldición. Es cierto que hay algunas personas que parece que viven de fútbol, pero siempre será preferible a morir de fútbol.

   El martes pasado tuve la ocasión de comer, en un restaurante de Miranda de Ebro, horas antes del encuentro que el equipo local iba a tener contra el Athletic de Bilbao. Estaba en compañía de un mirandés, Ernesto Sáenz de Buruaga, y en las mesas, a partes iguales se veían bufandas de un equipo o de otro. Algunos comensales lucían la camiseta rojiblanca del Athletic y, de mesa a mesa, se cruzaban miradas de complicidad y de divertimento. De repente, el comedor se llenó con los gritos de ánimo de los bilbaínos, que fueron escuchados en silencio por los mirandeses, quienes, al acabar, lanzaron sus gritos de ánimo y la entonación del himno del club. Bromas, risas, fanfarronadas humorísticas, y un ambiente de fiesta, tan amistoso que parecía fraternal.

   Los seres humanos no somos tan distintos unos de otros. La genética de los bilbaínos o de los burgaleses, o de los andaluces, no es demasiado diferente de la de los egipcios, y, si lo fuera, habría muestras morfológicas evidentes.

   He estado en Egipto, conozco a algún que otro egipcio, y nunca he atisbado en ninguno de ellos visos de fiereza, ni de criminalidad. Más aún, siempre he encontrado una señorial cortesía.

Para morir de fútbol hace falta algo más que un partido: un ambiente lleno de odio, un rencor larvado, unas circunstancias donde la animadversión haya llegado hasta más allá de las lindes que dan paso al aborrecimiento. El ambiente político y social de Egipto no es el más propicio para la serenidad, y cuando la abominación contra algo o contra alguien -sea una persona o un régimen- está latente puede estallar en un estadio de fútbol, en una carretera o en la fila de una tienda. Hay un odio frustrado que puede explotar en cualquier momento y que es aprovechado por los demagogos. Lo ha sido en un país que está lleno de cualidades, y en el que la eventualidad del momento que está viviendo le ha llevado a la triste fama de ser escenario de una trágica estupidez en la que se llega a morir de fútbol.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios