www.diariocritico.com
El dinero de los sindicatos

El dinero de los sindicatos

sábado 07 de abril de 2012, 09:58h
En el proyecto de ley de Presupuestos del Estado para 2012 la aportación a las organizaciones sindicales  se recorta en ocho millones y medio de euros, lo que significa un 33 por ciento menos que en el ejercicio anterior. También disminuyen los tributos públicos  a partidos políticos y organizaciones empresariales.

    Esta reducción económica en las ayudas a los sindicatos ha sido pionera en la etapa democrática, pero ha sido tímida, tibia e insuficiente. El objetivo cuyo cumplimiento demanda la sociedad es que las organizaciones sindicales, como ocurre en el resto de Europa, se autofinancien con la cuota de sus afiliados, de modo que puedan actuar con verdadera independencia y con plena libertad, sin ser deudores de un Gobierno que les protege, les financia y les "baila el agua"... Está en la calle, en las conversaciones cotidianas, el criterio de que las centrales sindicales son una correa de transmisión del Ejecutivo..., son otro poder (y, en algunos casos, un ministerio más), lo que nos lleva a una situación ridícula y absurda. Porque una cosas es que, en el inicio de la transición, se les haya devuelto a los grandes sindicatos (dirigidos entonces por Marcelino Camacho y Nicolás Redondo) el patrimonio que había sido incautado por el franquismo, y otra muy distinta que de ese gesto derivase una especie de derecho perpetuo a la subvención y al vasallaje...

    Y cuando se acerca el final de la Semana Santa, queremos destacar el "viaje relámpago" que el pasado miércoles realizó el Rey Don Juan Carlos a Kuwait, con el objetivo de impulsar las relaciones económicas y políticas con este pequeño gran país del Golfo Pérsico. El Rey es nuestro principal embajador, y su prestigio permite lograr objetivos muy provechosos para los intereses de España, como la adjudicación a empresas se nuestro país de la construcción del AVE que unirá las ciudades saudíes de Medina y La Meca.

     Y, por último, miramos hacia el palacio de La Moncloa, en el que permanece durante toda la Semana Santa Mariano Rajoy, renunciando al tradicional descanso de los presidentes, por estas fechas, en el parque de Doñana. Los colaboradores del jefe del Gobierno comentan que no se marchó "porque hay mucho trabajo pendiente". Subrayamos esta prueba de responsabilidad, pero unos días de cierta desconexión pueden venir muy bien, porque el descanso produce sosiego, aclara las ideas, serena el ánimo... Y esas actitudes, más que el agobio o el agotamiento, son muy saludables para la gobernación de España...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios