www.diariocritico.com
¿Continuidad o golpe de timón?

¿Continuidad o golpe de timón?

sábado 14 de julio de 2012, 10:31h
Antonio Hernández Mancha, Gabino Puche, Javier Arenas, Teófila Martínez, de nuevo Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido. Cinco presidentes en más de treinta años. Desde la fundación de Alianza Popular en Andalucía, allá por el año 1980, germen del actual Partido Popular, esta formación política ha tenido cinco presidentes. De todos ellos, cado uno con sus luces y sus sombras, no cabe la menor duda que quien más ha hecho por el centro-derecha andaluz ha sido el hombre que este domingo cede en Granada oficialmente su puesto al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. A sus 54 años, Javier Arenas Bocanegra ha recorrido un largo camino político difícil de igualar que ha ido desde ser el teniente de alcalde más joven en el Ayuntamiento de Sevilla, con sólo 25 años, a la vicepresidencia del Gobierno de la nación a las órdenes de José María Aznar, pasando por diversos Ministerios Es verdad, y él lo sabe, que tanto tiempo al frente del segundo partido de la comunidad le ha granjeado filias y fobias, sobre todo fobias dentro de sus propios votantes que, al final, le han impedido alcanzar lo que en buena lógica era su meta: la Presidencia de la Junta de Andalucía, un puesto al que ha aspirado en varias ocasiones y al que, pese a conseguir este año por primera vez en la historia de la autonomía derrotar al PSOE en su coto privado andaluz, no ha logrado acceder gracias al pacto de los socialistas con Izquierda Unida. Se puede decir lo que se quiera de Javier Arenas y son muchas las tonterías que se dicen de él, sobre todo en Madrid, pero no cabe duda que se trata de un político de raza que ha sido capaz de algo inaudito e increíble hace tan solo una década, poner las bases de un centro-derecha ganador y aglutinar, sobre todo, en las grandes ciudades y el las zonas más desarrolladas de Andalucía, un sentimiento de hartazgo de un régimen que lleva perpetuándose en el poder desde hace más de treinta años gracias a una tupida tela de araña urdida desde las propias administraciones públicas.

Hay que dejar claro que a Arenas no lo echan. Pese a las críticas, nadie en su partido se ha atrevido a cuestionarle. Que ha sido él el que ha puesto punto y aparte en su liderazgo del PP dejando que otros terminen con más fortuna el trabajo que el comenzó. Le toca el turno ahora a una persona de su total confianza, Juan Ignacio Zoido, que ha demostrado, con una mayoría absoluta jamás alcanzada en la capital hispalense, que el PSOE no es un mito imbatible, que el trabajo diario y el contacto personal con los votantes puede dar frutos inesperados. Zoido quizás carezca de la empatía de Arenas pero su constancia y trabajo es a prueba de bombas. Las primeras reticencias provocadas en el partido con su nominación, sobre todo en Málaga y en parte de Andalucía Oriental donde están hartos de que el PP siga dominado por "los sevillanos", no parece que vayan más allá de una rabieta pasajera de Paco de la Torre que pronto ha sido acallada. Ocurre, sin embargo, que en estos momentos Juan Ignacio Zoido acumula en su persona un número excesivo de cargos (alcalde de Sevilla, presidente de la FEMP, diputado andaluz y ahora presidente del PP-A) que le van a impedir centrarse en una labor concreta como es la de levantar los ánimos y relanzar un partido bastante hundido que, siendo el más votado en Andalucía, sufre en estos momentos un síndrome insuperable de perdedor. De hecho el nombramiento de un hombre de su total confianza, el alcalde de Tomares y presidente del PP sevillano, José Luis Sanz, como secretario general le va a permitir desentenderse algo de la burocracia que rodea todas las organizaciones políticas y dedicarse de pleno a lo que él considera en estos momentos una prioridad, sacar a Sevilla del pozo en el que la habían sumido los gobiernos de coalición PSOE-IULV-CA liderados por Alfredo Sánchez Monteseirín.

El domingo, 15 de julio, el PP andaluz proclamará a Zoido como su nuevo lider indiscutible. Me da la impresión que el nuevo presidente tiene clara cuál va a ser su trayectoria a seguir que no es otra que la de continuar la labor iniciada por Javier Arenas aunque va a pedir la participación más activa de los alcaldes de las ocho capitales en la organización y las metas del PP-A, que no son otras que consolidar su liderazgo en Andalucía y lograr posicionarse para conseguir arrebatarle a Pepe Griñán la Presidencia de la Junta en las próximas elecciones autonómicas. Claro que para ello necesitaría que el Gobierno de Mariano Rajoy consiguiera sacarnos de la actual crisis, algo que pese a los recortes y más recortes, está aún por ver.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios