www.diariocritico.com
Balance de un verano llanito

Balance de un verano llanito

domingo 25 de agosto de 2013, 14:50h
Bueno, todo se acaba y el mes de agosto está dando sus últimas boqueadas dejando en el alero asuntos pendientes como el conflicto con Gibraltar que vuelve a repetirse por enésima vez con las clásicas posturas enfrentadas de aquellos que abogan por un diálogo sin condiciones y los que proponen invadir el Peñón enfrentándonos a la Roya Navy. Ni una cosa ni la otra. Hay que ser realistas y poner a cada uno en su sitio. Y al "outsider" de Picardo hay que atarlo en corto para que deje de dar por culo a unos y a otros. Pero, claro, quienes primero tienen que cantarle las cuarenta al efusivo ministro principal, amén del Foreign Office británico, son los propios gibraltareños que van a ser los principales perjudicados en este conflicto. Porque, al fin y al cabo, los pescadores de la zona van a ser compensados de una u otra forma y buscarán nuevos caladeros en los que trabajar, pero si el Gobierno de España sigue apretándole las tuercas a los controles fronterizos y a los gibraltareños que viven en Sotograde, se les puede acabar un chollo que es el que mantiene la vida económica y financiera de la Roca. Creo que esta vez, por primera desde hace mucho tiempo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha cogido el rábano por las hojas y ha sabido poner las cosas en su sitio. Ya veremos si, al final, la Unión Europea, es capaz de servir para algo que no sea recortar los sueldos de los trabajadores y para pedir recortes. Y mucho me temo que no va a ser así. Vini, vidi, vinci, o lo que es lo mismo, el vino, a veces es un vicio.

Dejando al margen el conflicto gibraltareño, que ha ocupado las portadas de los diarios como la clasica "serpiente de verano" y que nos ha servido a los periodistas para llenar páginas y tertulias con debates que demostrado en amplio conocimiento histórico que tenemos, hay que reconocer que este ha sido un verano bastante "llanito", informativamente hablando. Los plumillas nos hemos abastecido de los últimos estertotes de Caso Bárcenas, de los flecos del Caso de los EREs fraudulentos y del trágico accidente ferroviario de Santiago de Compostela. Un pobre balance si echamos la vista atrás y contemplamos anteriores veranos en los que los incendios forestales asolaban el territorio patrio llevándose por delante miles de hectáreas de bosques y alguna que otra vida. Gracias a Dios este verano, pese a los desastres habituales, no ha sido tan temible como se esperaba. Al menos, de momento,

Pero no seamos ingénuos. En poco más de diez días volverán las oscuras golondrinas a posarse en las portadas de los informativos. Se reanudará el Caso Bárcenas, El Mundo y El País volverán a publicar nuevos papeles, Alfredo Pérez Rubalcaba seguirá amenazando con una moción de censura a Rajoy y los sindicatos UGT y CC.OO desempolvarán sus habituales banderitas y pancartas para intentar desacreditar la campaña de desprestigio en la que se han visto inmersos muchos de sus líderes en las últimas semanas. Más de lo mismo, pero cargado de bombo porque no están las cosas como para tomárselas en broma.

Con todo, va a ser de nuevo Andalucía la comunidad que va a centrar el foco informativo en las primeras semanas postvacacionales. La renuncia de Pepe Griñán y su dedazo a Susana Díaz como heredera en los primeros días de septiembre. será sin duda el centro de las tertulias de radios y televisiones. Un nuevo Gobierno presidido por una nomenclator del aparato socialista y dominado por las presiones de IULV-CA en la comunidad más importante de España es un bocado muy apaetecible para cualquier tertuliano que se precie. Si a ello unimos la vuelta de la juez Mercedes Alaya a su Juzgado y la más que posible imputación del todavía presidente de la Junta, el panorama político andaluz preseta rodas las trazas de ser el monotema postveraniego.

Es una pena que, mientras tanto, mientras unos y otros se tiran los trastos a la cabeza y los andaluces volvemos a ser el hazmerreir del resto de la nación, aquí sigamos con una tasa de paro por encima del treinta por ciento y con la peor renta per cápita. Quizás hubiese sido necesario que Griñán, que nunca fue elegido por los votantes y nunca se preocupò de ellos, hubiese tenido la vergüenza de haber adelantado las elecciones pra que sus súbditos eligiesen a su sucesor o sucesora. Es lo menos que se le puede pedir a un individuo a quien lo único que le ha preocupado es reformar con sabia nueva pero muy pbre el partido que le ha mantenido en el poder durante los últimos treinta años. Pese a todo, seguiremos apoyándoles. Así nos va.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios