www.diariocritico.com
La historia interminable de los EREs falsos

La historia interminable de los EREs falsos

miércoles 09 de octubre de 2013, 13:09h
Qué quieren que les diga. Yo ya he perdido la cuenta. Otros cincuenta imputados más en la segunda fase de la "Operación Heracles" con lo que el número de implicados en el fraude de los EREs falsos se acerca ya a los doscientos. Es el cuento de nunca acabar o, mejor dicho, "La Historia Interminable" de Michael Ende. Ya no son sólo presidentes y ex presidentes de la Junta, varios consejeros, directores generales y altos cargos de Empleo, aseguradoras y empresarios corruptos, ahora entran en liza también los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO., algo que se veía venir después de que uno de los conseguidores más importantes del cotarro era el ex dirigente ugetista Juan Lanzas. Mercedes Alaya sigue implacable su investigación, suma folios y folios de instrucción al anorme sumario y no ceja ni un milímetro en cerrar el cerco alrededor de una complicada y cada día más amplia trama que ha defraudado a los andaluces cientos de millones que deberían de haber estado destinados a los parados. Y para colmo también le adjudican al Juzgado número 6 el caso de las facturas falsas de UGT. Lo que le faltaba a la jueza para acabar con el cuadro de la corrupción generalizada que se ha vivido en Andalucía en los últimos treinta años. Un escándalo de proporciones megalíticas.

Porque en el fondo todo es lo mismo, algo así como el timo de la estampita o el del nazareno, pero a lo grande porque ya se sabe (Carmen Calvo dixit) que el dinero público no es de nadie. Falsificar papeles a trocho y mocho para que el dinero de la Junta de Andalucía, es decir, el de los impuestos de todos los andaluces pagamos religiosamente, se lo repartan entre unos cuantos. Se falsificaban los presupuestos con partidas como la 31L (el fondo de reptiles que decía Guerrero) para poder disponer de millones de eruos sin control alguno, se falsificaban subvenciones, se falsificaban nóminas de empresas para incluir en los EREs a personajes que jamás había trabajado en ellas, se falsificaban facturas, se falsificaban proyectos que jamás se hicieron, se falsificaba todo lo falsificable para que unos cuantos con carnet del PSOE, de la UGT o de CC.OO. (que visto lo visto cada día son más) se dieran la vida padre mientras asistían con sus banderitas y pancartas a mítines o a manifestaciones proclamando igualdad, solidaridad, trabajo o justicia social. Manda huevos, que diría Trillo.

Huído Pepe Griñán a la cesantía muy bien pagada del Senado, la flamante presidenta Susana Díaz ("combatiré la corrupción venga de donde venga") parece no haberse enterado tampoco de nada de lo que ocurría hasta hace tres días en la Junta y eso que ella era, con su padrino como jefe, consejera pleniponteciaria de Presidencia desde hace casi dos años. Es algo que llama poderosamente la atención y lo ha puesto de manifiesto en su declaración ante Alaya la ex consejera y ex ministra Magdalena Álvarez. En San Telmo no se enteraban de nada, ni Chaves ni Griñán ni Zarrías ni Susana. Todo era legal y normal. Se han perdido casi mil millones de euros en diez años y nadie, nadie, ni siquiera los responsables de Economía, se han enterado. Con esos antecedentes no me extraña nada que no sepan como acabar con el paro. A lo mejor es que no se han enterado todavía que hay un millón y medio de andaluces en las colas del desempleo. Uno no sabe qué es peor, que se lo llevn calentito o que estén en la inopia mientras se reparten la manteca colorá.

Lo malo del caso, y ya lo había avisado hace tiempo, es que a la juez Mercedes Alaya se le acumula el trabajo en su Juzgado y mucho me temo que no tenga la capacidad ni las fuerzas de acabarlo a tiempo y mucho más ahora que parece que una de sus más fieles colaboradoras va a darse de baja. Podría ocurrir que muchos de los casi doscientos imputados tuviesen la suerte de que prescribiese su caso antes de que se celebrara el pertinente juicio. Esperemos que eso no ocurra y que se sienten en el banquillo todos los presuntos culpables del escándalo de corrupción política más enorme que ha sacudido a la sociedad española desde la muerte de Franco. Y a ver si hay suerte esta vez y que alguien devuelva aunque sea la décima parte de lo robado.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios