www.diariocritico.com

Las 20 mejores películas sobre rock

Sexo, drogas, rock & roll... y películas

Sexo, drogas, rock & roll... y películas

miércoles 09 de octubre de 2013, 13:12h
Ahora que Metallica están por nuestro país presentando su nueva película, 'Metallica. Through the never', es un momento perfecto para hacer un repaso por algunas de las mejores películas rock que se han hecho, un repaso por grandes conciertos, documentales, películas de ficción y, como guinda, el mejor falso documental de la historia.

A hard day´s night (1964)

Comenzamos con la banda más famosa de todos los tiempos. Lo cierto es que la estrella que les había precedido, Elvis Presley, tuvo una relación más cercana al cine pero las películas de Elvis, salvando alguna honrosa excepción, no dejaban de ser vehículos para el lucimiento de su estrella, con una historia tonta y varios números musicales. Los Beatles, grandes fans del de memphis, decidieron no hacer lo mismo que su ídolo y buscar al más. Lo mejor de las películas de los Beatles es que fueron como documentales, durante sus cortos años de trayectoria sus películas actuaron como reflejo de lo que pasaba en la banda. 'A Hard Day's Night' es la que documenta perfectamente la explosión de la 'beatlemania'. Las carreras huyendo de las fans, la ajetreada vida de un grupo pop, de concierto en concierto, de actuación a entrevista. Todo ello sazonado por una visión individualizada de cada uno de ellos. Richard Lester, director, y Alun Owen, guionista, quedaron prendados del carisma de los 'fab four' y pasaron un buen tiempo con ellos estudiando su forma de hablar o su particular humor. Al final se puede ver 'A hard day´s night' como una alocada comedia 'free cinema' o como un documental en primera persona del ascenso al estrellato de los Beatles. Hollywood tomaría nota y en un par de años ofrecerían su propia versión de la película, la serie de los Monkees. Claro que, esto es Hollywood, los Monkees fueron un grupo creado ex profeso para la serie. Os dejamos con la escena en la que George Harrison conoció a la que sería su mujer, Patti 'Layla' Boyd.



Don´t look back (1967)

Esta es la película que inició todo el movimiento documental sobre el rock, su importancia es enorme y tanto a su protagonista como a su director los volveremos a ver en esta lista. La gira británica de Bob Dylan de 1965 es documentada con precisión por D.A. Pennebaker, el director y su cámara son testigos de excepción de la forja del mayor mito del rock, un Dylan cansado de su papel asignado de "voz de una generación", de "trobador acústico", de los halagos y de las críticas oportunistas. Pennebaker y su cámara son una parte más del séquito y no llaman la atención, por eso da la impresión de que todo lo que vemos es real, las salidas de tono de Dylan, sus encontronazos con la prensa... Para la historia también dejaron el que puede ser considerado el primer videoclip de la historia: Dylan, sus carteles, Allen Ginsberg y 'Subterranean Homesick Blues'.



Monterey Pop (1968)

Grandes actuaciones, buen rollo, amor, paz y música. Lo que nos han contado de Woodstock fue realmente Monterey. El primer gran festival rock, celebrado en 1967, fue filmado por el hombre que creó el documental rock gracias a 'Don´t look back', D.A. Pennebaker. Una alineación de lujo con Eric Burdon and The Animals, Simon & Garfunkel, Big Brother and the Holding Company, The Byrds, Jefferson Airplane, Otis Redding, Big Brother and the Holding Company (con Janis Joplin de cantante), Buffalo Springfield (con David Crosby en el lugar de Neil Young), The Who, Grateful Dead, The Jimi Hendrix Experience o The Mamas & the Papas. Monterrrey supuso el descubrimiento en EEUU de Hendrix, Janis Joplin o los Who, además del acercamiento del público hippie y blanco a la música de Otis Redding. Los mejores conciertos corrieron a cargo del propio Redding y Hendrix. Si se comparan las caras y actitud de los asistentes a Monterrey con los de Altamont, solo dos años después, se puede ver la evolución y decadencia de todo el movimiento hippie. No se pierdan como surgían los dioses del rock.



Woodstock (1970)

Woodstock es el festival y concierto más famoso de la historia, mucha culpa de ello la tiene la película, de más de tres horas de duración, del director Michael Wadleigh, ayudado entre otros por Martin Scorsese. La película no se centra únicamente en la música sino que permite ver desde dentro y  de primera mano el movimiento hippie. Ya no era todo paz y amor, los efectos de las drogas se iban haciendo notar, pero la generación Woodstock todavía mantenía su pulso. La otra gran baza de la película son sus actuaciones musicales con su atrevido montaje de ventanas que se abren y cierran. Los más destacados, Joe Cocker y el 'With a little help from my friends', la presentación de Crosby, Stills & Nash, el funk de Sly & The Family Stone, la icónica actuación de Hendrix o ver a The Who en su máximo esplendor.



Gimme Shelter (1970)

Posiblemente el mejor documental de todos los de esta lista. Muchas cosas pasan delante de las cámaras de los Maysles siguiendo la gira del 69 de los Stones, todo el metraje es valiosísimo pero la parte dedicada al infausto festival de Altamont es especialmente reveladora. Los años 60 y su ideología de paz y amor mueren a la vez que un Ángel del Infierno acuchilla mortalmente a Meredith Hunter. Pero muchas otras cosas pasan, al cantante de Jefferson Airplane le parten la cara, los Grateful Dead deciden no tocar en tan enrarecido ambiente y para cuando los Stones se asoman al escenario aquello es lo más parecido al Infierno de Dante que se haya visto nunca. Entre los mejores momentos están el primer plano de la chica en primera fila llorando, o ese extraño personaje teniendo el peor viaje de ácido de su vida a escasos centímetros de un Mick Jagger cantando 'Under my thumb'. La verdad es que lo extraño viendo estas escalofriantes imágenes no es que muriera una persona, sino que aquello no terminase en una tragedia mucho mayor. 'Gimme Shelter' es el punto final a la inocencia del rock'n'roll, a partir de aquí las estrellas irán poniendo distancia sideral con su público hasta convertirse en los empresarios que hoy todos conocemos.



Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1973)

Tercera y última aparición de D.A. Pennebaker en nuestra lista. No es de extrañar que el mitómano Bowie eligiese al hombre que filmó a su ídolo Dylan para que grabase uno de los momentos fundamentales del rock de los 70, la muerte en el escenario de su máxima estrella, Ziggy Stardust, y el fin del Glam. El alter ego que había creado Bowie se había convertido en la mayor estrella de Inglaterra pero el 'camaleón' no quería verse absorbido por el personaje, así que decidió poner fin a su carrera dando un último concierto en su mayor pico de popularidad. Ni siquiera el bajista y el baterista de las Arañas de Marte sabían que ese día se quedarían sin empleo. Con este gesto además Bowie cumplía la profecía del broche que cerraba su disco más perfecto, 'Rock´n´roll suicide'.



El último vals (1978)

"This film should be played loud" así empieza este documental de Martin Scorsese, tomando prestado el lema del 'Let it bleed' de los Stones. El canto de cisne de The Band, su concierto de despedida en San Francisco, es también el de toda una generación. El documental intercala las entrevistas con el grupo, con las canciones en directo, más algunas actuaciones posteriores en estudio con The Staple Singers y Emmylou Harris. Es la crónica de un grupo pero también de toda una generación, no en vano, está filmada en 1976, a pesar de que saliese dos años después, el año en el que el punk lanzaría su ataque frontal a los que consideraba ya dinosaurios. La nómina de invitados de lujo es larga con Dr. John, Neil Young, Eric Clapton , Joni Mitchell, Vam Morrison o Muddy Waters incluidos. Pero puede que lo más significativo sea la presencia final de Bob Dylan, con Ron Wood (The Rolling Stones) y Ringo Starr (The Beatles). Sencillamente, el final de una era. Eso sí, regocijémonos con esta explosiva versión de 'Baby don´t you do it', con arreglos de Allen Toussaint, a cargo de Robbie Robertson y los suyos.



The Rutles: All you need is cash (1978)

El Monty Python Eric Idle siempre había sido un gran fan de los Beatles, así que no es de extrañar que se embarcase en esta parodia de los de Liverpool, en la que contó con la inestimable ayuda de Neil Innes de la Bonzo Dog Doo-Dah Band, que ya había colaborado con los Python. El falso documental sigue a los Rutles, con Idle interpretando a McCartney e Innes a Lennon, a lo largo de su trayectoria, desde la caverna de Liverpool a sus incursiones en la cultura oriental. Lo curioso del caso es que cuando apareció el Beatles Anthology en 1994 parecía que iba siguiendo la línea de 'All you need is cash'. Entre la gente que aparece en este falso documental están gente del 'Saturday Night Live' original, como John Belushi o Bill Murray, además del propio George Harrison. Las canciones que compuso Innes para la banda sonora, basándose en canciones de los Beatles, salieron en un disco que tiene una puntuación de 9 sobre 10 en la prestigiosa página musical Allmusic. Y es que los Rutles siempre serán los 'numbre one'.



Quadrophenia (1979)

La película de Franc Roddam sobre la 'Opera rock' de Pete Townsend es de lo más pasable en este tipo de intentos, también fueron llevadas a la gran pantalla 'Tommy' o el 'The Wall' de Pink Floyd, y lo es porque es de las pocas 'operas rock' que tiene algo de sentido. La historia sobre los enfrentamientos entre mods y rockers en la Inglaterra de mediados de los 60, lo es también de la soledad, la ira o la rabia que se siente cuando uno es joven. Un gran ejemplo es este momento 'My generation'.



Granujas a todo ritmo (The Blues Brothers) (1980)

Una irreverente comedia que dio a conocer al gran público a The Blues Brothers, un grupo ficticio creado en el 'Saturday Night Live' por John Belushi y Dan Aykroyd, fervientes admiradores de la música negra. Para ello reclutaron una banda de ensueño, con miembros de la banda del SNL e históricos como Steve Cropper y Donald 'Duck' Dunn de los Booker T & The MG´s, la banda de cabecera del sello Stax. John Landis, que ya había trabajado con Belushi en 'Desmadre a la americana' decidió rodar una película con ellos y el resto es historia. La cosa que no tiene tanta gracia es que el grupo haya pasado a ser más popular que los artistas a los que intentaban recuperar y no hablo de las grandes estrellas como James Brown, Ray Charles o Aretha Franklin, sino de gente como Elmore James o Taj Mahal.



This is Spinal Tap (1984)

Si solo se pudiese elegir una película de esta lista, sería 'This is Spinal Tap'. Cuando se estrenó la gente preguntaba a Rob Reiner, su director, que porque había hecho una película sobre una banda que nadie conocía y que era... tan mala. También añadía que porqué no había hecho un documental sobre los Stones o Led Zeppelín. Y es que Rob Reiner, su director, se basó en el formato de 'El último vals' para hacerla, incluyéndose a sí mismo en el reparto, como el director del documental y haciéndose llamar Marty DiBergi, en un homenaje a Scorsese. Los músicos la adoran, algunos como Eddie Van Halen han afirmado que todo lo que sucede en la película le ha pasado a él, y es que este falso documental, sobre una falsa banda, es una de las películas más graciosas de todos los tiempos.



Sign 'O' The Times (1987)

'Purple Rain' es posiblemente mucho más famosa, como disco y como película, que 'Sign 'O' The Times', pero este no es solo mejor disco, sino que como película se disfruta mucho más y es que si en 'Purple Rain' hay que tragarse una historia cien mil veces vista, en 'Sign 'O' The Times' básicamente todo es música en directo, y eso, en 1987, quiere decir la mejor música y el mejor directo de la década.



Alta Fidelidad (2000)

Una película que entendió a la perfección el libro de Nick Hornby en el que se basa. Y es que en esto de la música rock, no se puede hablar solo de las grandes estrella, también hay espacio para esos locos capaces de recitar todos los discos en los que ha colaborado Mick Taylor, que hacen clasificaciones sobre los mejores solos de guitarra en los grupos de blues rock británico o que tienen toda la discografía de Can sin que ni siquiera les guste el Krautrock. Pero 'Alta fidelidad' además también es sobre "el miedo al compromiso, el odio al trabajo, enamorarse y otros éxitos pop".



Hedwig and the angry inch (2001)

La historia de un transexual alemán, con sueños de convertirse en una estrella de rock, al que al realizarle la operación de cambio de sexo le dejan, en lo que debería ser su vagina, "una pulgada cabreada" es una de las películas que mejor transmite el espíritu del rock´n´roll, ya sea en la escena del baile del joven Hedwig o en cada una de sus actuaciones en directo.



24 hour party people (2002)

El movimiento 'Madchester' visto a través de los ojos de uno de sus protagonistas, Tony Wilson, responsable del sello discográfico Factory Records o del mítico club The Hacienda. Joy Division, New Order o Happy Mondays, pasan por una película en la que también se puede ver la creación de la cultura 'rave'. La mejor película de su director, Michale Winterbottom, y de su actor principal, Steve Coogan. Mejor diálogo: "Acabo de ver a Dios" "¿Y cómo era?" "Era idéntico a mí".



Metallica: Some kind of monster (2004)

Un documental a reivindicar, 'Some kind of monster' se aleja de las hagiografías para internarse en una banda a punto de disolverse, con las tensiones a flor de piel, luchas de egos, reacciones infantiles y... ¡un psicólogo!. Iba a ser un 'Making off...' del nuevo disco ('St. Anger') y terminó conviertiéndose en la cara oculta de las estrellas del rock. Lo increíble es que Metallica tuviera la valentía de sacarlo, no puede ser más desmitificador.



Dig! (2004)

Uno de los documentales más aclamados de la pasada década. La directora, Ondi Timoner, pasó siete años siguiendo las divergentes trayectorias de Courtney Taylor de los Dandy Warhols, y Anton Newcombe, el inestable líder de la Brian Jonestown Massacre. Su documental da por momentos escalofríos viendo como Taylor se convierte en una estrella mientra Newcombe va encaminado hacia la más absoluta locura. Una visión a los aspectos más amargos del rock.



No direction home (2005)

Martin Scorsese es un melómano reconocido y uno de los impulsores, junto a 'American Graffiti' de su amigo George Lucas, de empezar a meter canciones pop en las bandas sonoras, pero su relación con la música rock es mucho mayor ya que en su filmografía hay bastantes documentales sobre la misma, además de la serie de televisión que hizo sobre el blues. Ya hemos hablado aquí de su participación en 'Woodstock' o de la espléndida 'El último vals', ahora es el momento de reconocer que tampoco es infalible, ni el 'Shine a light' sobre los Stones o el 'Living in the material world' de Harrison' están en su catálogo de imprescindibles. Sí lo está este 'No direction home' sobre Dylan. Un docuemntal de tres horas y media de duración que va desde los difusos orígenes del cantante hasta su accidente de motocicleta de 1966 que le retiraría de los escenarios durante ocho años. Impagable cada minuto pero, sin duda, el momento álgido es poder ver imágenes del mítico concierto en el que un espectador le llama "Judas" por su paso de "trobador folk" a "estrella del rock". Mejor verlo que contarlo.



I´m not there (2007)

Los 'biopic' o películas biográficas son las más comunes dentro del cine rock, casi cada estrella, banda de culto o rebelde sin causa que ha salido en el rock ha tenido su película, pero, por lo general, este tipo de películas se queda en simplonas alabanzas. 'I´m not there' rompe esta regla con su caleidoscópica mirada al mayor enigma del rock, Bob Dylan. Cinco actores y una actriz dan vida a otras tantas personalidades del creador de 'Highway 61 revisited'. Es una propuesta arriesgada y puede que no para todos los públicos, pero creo sinceramente que Todd Haynes acertó alejándose del simplista enfoque subida, caída y posterior redención en el que suelen caer este tipo de películas. Lo mejor, una Cate Blanchett en estado de gracia dando vida al Dylan más atrayente de todos.



Searching for sugar man (2012)

Los documentales sobre rock suelen tratar sobre las grandes estrellas, pero también hay sitio para los héroes de culto, los malditos. Gente como Daniel Johnstone o Rodríguez. El primero tuvo su momento con 'The Devil and Mr. Johnstone' y el segundo se convirtió en un éxito instantáneo tras el documental del año pasado ¡Searching for sugar man'. Y es que este es el claro ejemplo de que la realidad siempre termina superando a la ficción. Un misteriosos músico que graba dos discos a principios de los 70 en su EEUU natal sin que tengan la más mínima repercusión y que, inesperadamente, se convierte en un fenómeno en la Sudáfrica del Apartheid sin tener ningún conocimiento de ello. A la vez es la historia de la búsqueda de unos fans sudafricanos de la leyenda que creen muerta hace tiempo. No es el documental más sincero pero sí uno de los más inspiradores.

@LesterHendrix

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios