www.diariocritico.com
     

Ocio > Toros

Ya se sabe de los problemas de la casta. Sí, de esos bicornes que, sin alcanzar la catadura de marrajos, venden cara su vida y no son fáciles de torear como con los bobos que tanto gustan a los mandamases del escalafón. Pero, ojo, no son ilidiables; al contrario con valor, técnica y oficio se puede triunfar con ellos. Cual aconteció en esta tercera del ciclo isidril -por cierto lejos del lleno en los tendidos a pesar de ser un cartel de figuras, cuestión nada baladí de la que alguien debería tomar nota-. A la condición encastada en general de los bureles de Alcurrucén, en diverso grado y complicaciones, sólo se enfrentó El Juli, aunque marrara con las armas toricidas. Sus compañeros de terna, Manzanares y Ureña, sin llegar a la indolencia ‘morantina’, naufragaron.

No hay términos medios, salvo contadísimas excepciones, con Morante. Y en esta segunda de Feria tampoco, porque el de La Puebla se convirtió en el auténtico protagonista de la tarde. Por un lado con una magnífica actuación preñada de cante hondo, aunque con reparos por el carretón obediente de Juan Pedro que tenía delante. Por otro, echó mano a la poca vergüenza profesional y falta de respeto a esos mismos espectadores que minutos antes le habían jaleado, al no querer ni ver al sobrero de Daniel Ruiz que le tocó en suerte o desgracia. Con muy poco público para un cartel de figuras, y un encierro con trapío y manejable, que a falta de la virtud de la bravura alboreó la de la movilidad, que no es poco en esa divisa, también Ponce ofreció dos facetas y Pablo Aguado casi pasó de puntillas.

Organizada por la Casa Matilla, consta de 11 festejos con casi todas las figuras

Sorpresas te da la vida. Y, claro, la pandemia. Precisamente la sorpresiva dejadez de la Comunidad de Madrid -propietaria del coso de Las Ventas- y su actual empresa gestora -Plaza 1 con Simón Casas al frente-, hasta hoy siempre responsables de la Feria de San Isidro, ha dado lugar a que otro grupo empesarial -amén de ganaderos y apoderados-, la casa Matilla, tome el relevo. De modo que esa especie de mundial del toreo cambia de escenario y se marcha a Vistalegre. Son un total de once festejos, entre jueves 13 y domingo 23- en el que, a similitud del tradicional ciclo, harán el paseíllo las principales figuras. Como siempre, en Diariocrítico y Madridiario tendrán las correspondientes crónicas más críticas.
No parece haberle sentado bien al santo patrón el traslado de su eterno altar de Las Ventas al castizo barrio de Carabanchel. Al menos en lo referido al inicio del nuevo abono merced a una primera función más bien aburrida en general, pero que salvó en parte el esplendoroso capote de Ginés Marín a sus dos bureles –con trapío y justos de casta y juego, como todos-, con especial énfasis en el último. El extremeño cortó una oreja de ese ejemplar, y a Álvaro Lorenzo le regalaron otra sin fuste mientras Lopez Simón se fue de vacío.
Festival taurino-político en Las Ventas: las figuras votan a Isabel Díaz Ayuso
(Foto: Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid I Alfredo Arévalo)

Festival taurino-político en Las Ventas: las figuras votan a Isabel Díaz Ayuso

Diego Ventura y El Juli, que cortaron dos orejas cada uno, hicieron lo más destacado

La catedral del toreo, propiedad de la Comunidad, año y medio cerrada por la pandemia, abrió este domingo sus puertas, de manera excepcional, para volver a echar sus goznes y cerrarla hasta ni se sabe cuándo. Y lo hizo organizando un festival taurino, por parte de la Comunidad que preside Isabel Díaz Ayuso, en el día de cierre de campaña electoral y sin visos de cuándo regresarán los festejos. O sea, un montaje político del PP al que se prestaron, y apoyaron, varias figuras y en el que hubo momentos de excelso toreo a pie, protagonizado por El Juli, y a caballo, con Diego Ventura
Morenito lancea a la verónica al toro al que cortó una oreja
Morenito lancea a la verónica al toro al que cortó una oreja

El Gobierno apoyará al sector taurino: "Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano"

La Comunidad dejará de ingresar este año los más de 400 millones que aportaron los toros a los Presupuestos de 2019

Con la confirmación oficial recientemente de que, a causa de la pandemia del coronavirus, tampoco se celebrarán los abonos taurinos de San Sebastián de los Reyes, Colmenar Viejo y Aranjuez, se cierra la lista de suspensiones de Ferias en la Comunidad de Madrid, que ha afectado a prácticamente la totalidad de los ciclos. De modo que ese nuevo elemento antitaurino que es el covid-19 ha lidiado y muerto a estoque los abonos sin distinción de categorías: desde los más humildes al más importante del mundo, la Feria de San Isidro.

Dirigidas, como siempre, por el intelectual Rafael Cabrera

Es un lugar de defensa de la integridad y la pureza de esa religión compulsiva y laica que es la Fiesta con el aditamento de su carácter univiversitario. Allí, desde hace muchos años, en el Aula de Tauromaquia CEU San Pablo, oficia, con toda su sabiduría y capacidad didáctica el escritor, crítico y ensayista Rafael Cabrera Bonet. Y como ni él ni sus catecúmenos quieren perder contacto a pesar de la cornada brutal de la covid-19, ha toreado la situación con un artístico trincherazo: a partir de ahora sus actos se celebrarán on-line. El caso, como indica tan prestigioso maestro, es "seguir manteniendo no sólo el contacto personal, sino la llama de la cultura taurina".
El abono taurino más importante, decisorio y decisivo del mundo, la madrileña Feria de San Isidro, no se va celebrar esta temporada. A los enemigos que cada día en mayor grado sufre la Fiesta, y que va más o menos lidiando, se ha unido este año la pandemia del covid-19, que la ha borrado del calendario. La gravísima cornada ya es irreversible, tal y como han anunciado a la par la empresa que gestiona del coso de Las Ventas y la Comunidad de Madrid, propietaria del mismo.

Destacados toreros y ganaderos lanzan la campaña #EchaUnCapote

Toreros, ganaderos, banderilleros, picadores, mozos de espadas, empresarios, periodistas o aficionados a la tauromaquia se han unido en esta acción solidaria para ayudar en la lucha contra el coronavirus. Todo lo recaudado en el tiempo que dura la campaña se destinará a FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos) para poder distribuir el mayor número de alimentos entre personas vulnerables y colaborar para que nadie se quede sin alimentos.
0,451171875