www.diariocritico.com
     

Ocio > Toros

Con ellos llegó el desastre y desapareció el toro. Pongamos que se habla/escribe, relativamente, de dos figuras como Manzanares y Roca Rey y de la divisa, tan del gusto de estos y otros mandamases del escalafón, de Victoriano del Rio. Ganadero y coletudos son de forma parigual responsables del petardazo. Eso sí, con la complicidad del equipo veterinario por aprobar semejante encierro de bochornosa presentación, una especie de burras con cuernos, porque, además estaban cercanos a la invalidez y no reunían entre los seis ni un mililitro de sangre brava.
Uno de los redondos de manos muy bajas que José Garrido logró con su primero.
Uno de los redondos de manos muy bajas que José Garrido logró con su primero. (Foto: Plaza1)

San Isidro: la moruchada de Valdefresno y el aire impidieron el lucimiento de la terna

Es una ecuación táurica que ni tuvo ni tiene ni tendrá solución. Sí, el sumatorio de un conjunto de moruchos sin un mililitro de sangre brava y un viento desatado que complica el manejo de los trastos. Cual aconteció este martes sobre el ruedo venteño, donde por estas dos negativas circunstancias se estrellaron los ánimo de triunfo de la terna ante la infumable corrida de Valdefresno, posiblemente la peor de su larga historia de presencias en la cátedra. Ante ambos desafueros, destacó, por escribir algo, cierta la solidez de Daniel Luque y la disposición, con algunos detalles artísticos de José Garrido, mientas el toricantano Juanito pasó con pena que gloria.
Gesto de Paco Ureña al concluir, entre la lluvia y almohadillas, la faena premiada con oreja a su quinto toro,
Gesto de Paco Ureña al concluir, entre la lluvia y almohadillas, la faena premiada con oreja a su quinto toro, (Foto: Plaza1)

San Isidro: Un sobrero de Mayalde y la lluvia ¿salvan? la encerrona de Ureña

El dios de la lluvia se apiadó de Paco Ureña, cuya encerrona en solitario se despeñaba, muy a su pesar, hacia el fracaso estadístico y torero. Le echó un capote y en medio de un tormentón -también de viento- cambió de forma rotunda el contradiós.Hasta un sobrero mansote y noblote, como todos los lidiados, de Conde de Mayalde cambió su comportamiento y comenzó a embestir a la flámula empapada del lorquino. Lo que hizo que desde los tendidos se valorase más su esfuerzo, y, claro, buen toreo. Llegó el estallido colectivo, y ante el éxtasis, Ureña nos ofreció varias cortas series mayormente en redondo que eran esencia de canela y terciopelo. Se creció y hasta se desplantó de hinojos ante ‘Hortelano’, al que fulminó del único buen espadazo de toda la función, lo que le valió para cortar el trofeo.

Una crónica de Miguel Ángel de Andrés Santos

Joselito Adame muletea a su primer toro.
Joselito Adame muletea a su primer toro. (Foto: Plaza1)

San Isidro: clase al natural de Téllez y firmeza y valentía de Joselio Adame

Habían pasado treinta minutos desde que se rompiera el paseíllo y se estaba lidiando el primero de la tarde, eso condicionó, al menos en cuanto a duración, el desarrollo de la décima del abono isidril. En la que dos toreros de cotización modesta dejaron sus cartas pidiiendo nuevos paseíllos aquí y en itras plazas. Porque Ángel Téllez dejó constancia de su clase en el toreo con la izquierda, y el mexicano Joselito Adame do una gran lección de valor. No pudo brillar Pepe Moral. Todos ante un desigual encierro de Artaúz de Robles.
Momento de la cornada del tercer toro a Ginés Marín en la pierna derecha del coletudo.
Momento de la cornada del tercer toro a Ginés Marín en la pierna derecha del coletudo. (Foto: Plaza1)

San Isidro: Grave cornada a Ginés Marín y orejas facilongas para Curro Díaz y Álvaro Lorenzo

San Isidro no se portó nada bien con la fiesta en su tradicional fecha del 15 de mayo. Porque precisamente en este su día, el patrón madrileño ‘permitió’ que llegara el primer percance de gravedad en lo que va de feria que afectó a Ginés Marín al inicio de su faena al tercero de la tarde. El asta candente del burel penetró en la pierna derecha del coletudo con dos amplias trayectorias. Mejor le fue a sus compañeros de terna, Curro Díaz y Álvaro Lorenzo, que cortaron sendas orejas de no mucho fuste en un festejo en el que el encierro de El Parralejo fue muy desigual en presentación y juego.

Crónica de Miguel Ángel de Andrés Santos

El mexicano Isaac Fonseca saluda al público al dar la vuelta al ruedo tras la muerte de su segundo novillo.
El mexicano Isaac Fonseca saluda al público al dar la vuelta al ruedo tras la muerte de su segundo novillo. (Foto: Plaza1)

San Isidro: Fonseca y Burdiel dejaron constancia de sus buenas actitudes, aunque fallaron con los aceros

La tarde parecía abocada al desengaño pues los novillos, con buena lámina, del Conde de Mayalde despeñaban sus carnes en la arena venteña, su flojedad les inhabilitaba para la lidia e irritaba a gran parte del respetable; pero afortunadamente las cosas fueron transformándose y en la segunda parte el rumbo de la novillada dio un giro que se deseaba y esperaba.

Este jueves 19, a las 12.30, en la Sala Antonio Bienvenida del coso

Dos grandes/grandes de la crítica taurina, amén de excelentes escritores, serán protagonistas este jueves en Las Ventas, dentro de los eventos tculturales de la Feria de San Isidro, de un emotivo acto organizado por el Foro Universitario Mazzantini. El fallecido Joaquín Vidal, del que se cumpen dos décadas de su desaparición, y el polifacético Javier Villán, que recibirá personalmente el XV Premio de Tauromaquia que otorga este prestigioso grupo. Será a partir de las 12.30 de la mañana en la Sala Antonio Bienvenida.

San Isidro: 6º de feria y corrida de la Cultura con lleno total

Alejandro Talavante pasea la oreja que cortó a su segundo toro.
Alejandro Talavante pasea la oreja que cortó a su segundo toro. (Foto: Plaza1)

Orejita para Talavante en un mano a mano con Ortega y (casi) sin toros

Peor, imposible. O casi. Dos coletudos con trayectorias y estilos distintos se enfrentaron, es un decir, en un mano a mano ficticio del que podía sospecharse. Y así fue. Poco se esperaba de la comercialísima divisa de Jandilla, tan del gusto de las figuras, elegida por los mentores de Talavante y Juan Ortega. Mas la cosa fue a peor, porque, además, los bicornes, escasos de fuerzas y ayunos de casta –salvo el tercero-, llegaban al último tercio muertos en vida. Y ni sus matadores compitieron en ningún momento en quites. Aunque un amplio sector del público jaleaba los pocos fueros y muchos desafueros de los espadas. Peor, imposible. O casi.

Natural de Javier Cortés a su primer toro.
Natural de Javier Cortés a su primer toro. (Foto: Muriel Feyner)

San Isidro: a Cortés y Colombo se le van dos toros en un festejo aburrido

A Javier Cortés y a Jesús Enrique Colombo se les fue un toro. No, no es que sus respectivos bicornes corridos en primer lugar se marchasen por la calle de Alcalá, no. Es que, dentro de un encierro de Pedraza de Yeltes desigual tirando a deslucido, a ambos coletudos les correspondieron sendos bureles para triunfar a lo grande y los desaprovecharon con faenas que fueron decayendo hasta casi el sopor del público. No tuvo esa suerte López Chaves, que se aburrió con el peor lote.
Gonzalo Caballero en el inicio de su faena de muleta al último de la tarde.
Gonzalo Caballero en el inicio de su faena de muleta al último de la tarde. (Foto: PLaza1)

San Isidro: Tres banderilleros, tres, nos salvan del aburrimiento general

Los hombres de plata no sólo también tienen su corazoncito, sino que en ocasiones brillan más que sus jefes. Y escuchan los únicos restallantes aplausos del festejo. Cual aconteció en esta quinta corrida del serial isidril, un muermo generalizado, con José Chacón, Raúl Rodríguez y Fernando Sánchez como excepciones de lucimiento con los rehiletes. Del conjunto plúmbeo la mayor parte de la culpa recayó en un encierro bronco, insípido y sin fijeza de El Torero, aunque los jefes, o sea los de oro y a pie, justos de musas, en vista del panorama acabaron sin pena ni gloria sus respectivas labores.
Redondo de El Juli a su segundo toro.
Redondo de El Juli a su segundo toro. (Foto: Plaza1)

San Isidro: El Juli, oreja y vuelta, cumple; Morante y Aguado defraudan

El Juli se encargó de que no acertara el tópico de corrida de expectación, corrida de decepción. Con el primer cartel de ‘no hay billetes’ y la reventa con su negocio a tope, sólo el madrileño dio la talla con dos faenas diferentes, clasicismo en una, técnica y poder en otra, que casi le sirven para abrir la Puerta Grande, lo que no logró por su fallo con la tizona. Porque ni un Morante que se limitó a detalles ni un Pablo Aguado frío y apático cumplieron ni alcanzaron lo que de ambos sevillanos se esperaba. Todos ante una interesante y noble –excepto el segundo de El Juli -corrida de La Quinta.

Abrió festejo 'Bastardero', un extraordinario animal bravo, noble y encastado

Javier Cortés torea en redondo a su prime toro, al que cortó una oreja.
Javier Cortés torea en redondo a su prime toro, al que cortó una oreja. (Foto: Plaza1)

Una terna de coletudos modestos desaprovecha un excelente encierro de El Pilar con un gran primer toro

A la tercera fue la vencida. Sí, porque tras dos días de fuertes cornadas, las sufridas respectivamente por Álvaro Lorenzo y Arturo Gilio en los dos festejos anteriores, la mejor noticia en el del martes -en este aspecto, solo en este aspecto- fue que los integrantes de la terna se marcharon del coso por su propio pie. Pero debieron irse en volandas por la Puerta Grande, merced a una excelente, encastada y noble corrida de El Pilar a la que se le caían las orejas… de haberlos toreado como se merecían. Más no fue así y Javier Cortés, que al menos cortó un trofeo de 'Bastartdero', un toro de premio que ofrecía dos; Francisco José Espada, y Tomás Campos desaprovecharon en este orden de deméritos una excelente corrida de El Pilar a la que se le caían las orejas… de haberlos toreado como se merecían.



2,65625