www.diariocritico.com
     

Ocio > Toros

Una de las bernadinas con las que Miguel Ángel Perera finalizó su faena al cuarto toro de la tarde.
Una de las bernadinas con las que Miguel Ángel Perera finalizó su faena al cuarto toro de la tarde. (Foto: Plaza1)

San Isidro: tiempo de silencio, toretes, pegapasismo y no olé

Le cojo prestado el título de la gran novela de Luis Martin-Santos, que a mitad del siglo pasado revolucionó y modernizó el género. Resume a la perfección (véase la ficha) el balance de un festejo más de expectación incumplida. Pero quedaría incompleto este resumen si no le añadiéramos la mala presentación general de los bicornes salvándose por los pelos tercero y cuarto de las tres divisas -ya se sabe, llegan las figuras como Talavante y baja, más aún, el toro-, así como su flojera y su ausencia de sangre brava. Y ya se redondea el panorama definitivo con la tonelada de pases vulgares que les endilgaron, también con algunas, pocas, excepciones. Y es que, tras lo escrito y descrito dan ganas de no seguir escribiendo. 'Pa' qué.
Uno de los pases en redondo con los que Emilio de Justo inició su faena a su segundo toro.
Uno de los pases en redondo con los que Emilio de Justo inició su faena a su segundo toro. (Foto: Plaza1)

San Isidro: las figuras se traen sus toros y... fracasan junto a ellos

En el pecado llevaban la penitencia, cual afirma con su habitual sabiduría el refranero español. Pues, eso. Pues eso es lo que aconteció en una corrida de máxima expectación por la presencia del 'rey' Roca junto a otras dos figuras, Manzanares y Emilio de Justo. Una terna, sobre todo los dos primeros, con fuerza para imponer las divisas que le gustan. Como los hierros de los hermanos Fraile, desiguales de presencia, con dos impropios de Las Ventas, el lote que le correspondió al peruano, blandos rayando la invalidez y que no dieron juego, salvo el que abrió festejo. Eso sí, nobilísimos y sin un feo detalle. O sea que, una vez más, fracasaron y arrastraron en el desafuero a sus peticionarios, sobre todo los dos primeros espadas, salvándose De Justo mínimamente de la quema.

24 de Mayo ALICIENTES

Con tres cuartos de entrada en tarde nubosa hacen el paseíllo El Payo, Román y F. J. Espada para lidiar cuatro toros de L. Algarra y dos, cuarto y quinto, de Montalvo El cartel parece de "segunda" pero hay alicientes de primera que contar. El Payo, es un torero importante en su México natal. Hoy está pero no está en Las Ventas. solo interpreta un lance al delantal y media verónica en un quite al último de la tarde con cierta altura artística y natural.

Como siempre, a falta de toros en Barcelona, es un disfrute y gozada el acudir a San Isidro para ver, en este caso tres festejos: una novillada, y dos corridas de toros. Con detalles la primera, interesante la segunda, y decepcionante la del "cartel estrella"...Reafirmo lo que escribí el año pasado: el público de los toros (en paralelo al de la sociedad) ha cambiado: en permisividad y triunfalismo a veces, y en desmesurada exigencia en otras
Espectacular manoletina de Román a su segundo enemigo, del que cortó una oreja.
Espectacular manoletina de Román a su segundo enemigo, del que cortó una oreja.

San Isidro: oreja a sangre y fuego para Román y cornada grave a Francisco José Espada

A sangre y fuego, como el magnífico libro de Chaves Nogales. Así ha sido hasta ahora la carrera de Román y, muy posiblemente, poco va a cambiar. Pese a gestos y actuaciones de un valor supremo como la de este festejo, cuando arrancó con toda justicia, y justeza, una oreja a su segundo y peligroso enemigo, con el que se la jugó. Era, como el cuarto, del remiendo de Montalvo a los anunciados de Algarra, que cumplieron en los caballos y ofrecieron un juego interesante. Francisco José Espada, que fue herido de gravedad en el último, había dado una vuelta al ruedo en el otro tras una petición mayoritaria. Mientras que El Payo, apático vulgar y desganado, fue una sombra.
Leo Valadez dio la vuelta al ruedo con la bandera de su país tras cortar una oreja a su primer toro.
Leo Valadez dio la vuelta al ruedo con la bandera de su país tras cortar una oreja a su primer toro. (Foto: Plaza1)

San Isidro: oreja a ley para un Leo Valadez que pide paso

"Empresa, a este torero hay que verle más". La voz, fuerte y ronca, salió de la garganta de Rosco, uno de los adalides del sanedrín sabio del tendido 7. Y fue ovacionada, con razón. Porque en el ruedo se estrellaba contra el descastado segundo de su lote Leo Valadez, que quería sumar otra oreja a la que había cortado al anterior y así abrir la Puerta Grande. Con un encierro de Fuente Ymbro deslucido, el mexicano, variadísimo de capote, protagonizó los únicos momentos destacables de la tarde, lo que no lograron, a su pesar, Adrián de Torres -sustituto del lesionado Fandi- y Juan Leal.
Castella saluda antes de salir a hombros.
Castella saluda antes de salir a hombros. (Foto: Plaza1)

San Isidro: Puerta Grande excesiva para un Castella que recuperó su buena línea

Sebastián Castella ha vuelto. O sea que no sólo ha reaparecido, sino que, al menos en este su regreso a Las Ventas, mostrando las armas que lo encumbraron: valor a raudales, quietud asustante y, claro, buen toreo. Que son las mismas que mostró a un animal, el cuarto, de mucha codicia y recorrido que las exigía. El francés estuvo bien con él y transmitió a los tendidos, pero no era labor de dos orejas. No obstante, ese bicorne es el único que se salvó del naufragio de Jandilla/Vistahermosa: ora por invalidez (los tres primeros), ora por ausencia de esa casta que mostró 'Rociero', que así se llamaba el que se salvó de la quema. Con semejante catadura, Pablo Aguado quedó inédito, y Manzanares volvió a proclamarse el rey del toreo ventajista y del pico (de la muleta, claro).
Morante se lució lanceando a la verónica a su segundo toro.
Morante se lució lanceando a la verónica a su segundo toro. (Foto: Plaza1)

San Isidro: detalles de cante hondo de Morante ante un encierro podrido de Alcurrucén

Con que poco, ¿o quizás mucho en estos tiempos posmodernos?, nos conformamos los aficionados, ojo, no confundir con espectadores. Con que Morante, ¡por fin!, destape el frasco de las esencias aunque sea en pequeñas dosis. Fue en el cuarto toro -por llamarlo de alguna manera sin insultar al pobre, que no tiene culpa de nada, como sus hermanos- y nos sacó del sopor de lo escasamente destacable acontecido hasta ese momento: una faenita de oficio de El Juli y un pegapasismo espeso y ventajista de Tomás Rufo. Porque el que debiera ser protagonista de la Fiesta, el toro, fue una sombra en el caso de Alcurrucén que, salvo el 3º, trajo bichos sin casta ni fuerza ni 'na' de 'na'. Podridos.
Christian Parejo muletea a su segundo novillo.
Christian Parejo muletea a su segundo novillo. (Foto: Plaza1)

San Isidro: decepcionante novillada de Los Maños en tarde de mucho viento

Tarde decepcionante en general. Por un lado debido al poco juego de los novillos de Los Maños, de presentación desigual con algunos sin cara, mansos aunque con movilidad, complicados y exigentes. Y por otro, con ese habitual protagonismo del viento que impide el desarrollo normal de la lidia. Frente a todo ello, bregó la terna en busca de un triunfo imposible en estas circunstancias. Igual de decepcionante fue la entrada,inferior a la media plaza (aunque, según la empresa asisiteron ). Para más 'inri', cuando se acercaba la hora del partido del Real Madrid en Manchester se marchó mucha gente.

Fonseca inició su faena al último toro con este pase cambiado de rodillas.
Fonseca inició su faena al último toro con este pase cambiado de rodillas. (Foto: Plaza1)

San Isidro: Digna confirmación de Isaac Fonseca con un lote sin casta ni fuerza

Había expectación por el primer compromiso en Las Ventas como matador de toros de Isaac Fonseca, la gran esperanza mexicana -más bien auténtica realidad-, que ya arreó en España de novillero y lo sigue haciendo en su nueva categoría. Pero sus ansias de triunfo se frustraron con el nulo juego de sus dos bicornes: el primero, del hierro de José Vázquez, que completó el encierro titular de El Parralejo- descastado en grado máximo, y el otro, un inválido que hocicó la arena en varias ocasiones para desesperación del confirmante y sus muchos compatriotas en el graderío. Perera hizo una de sus faenas ventajistas con algunos buenos momentos, y un Téllez muy lejos del triunfador del ciclo de 2022 tampoco contó con material para el éxito..
Pase en redondo de Gómez del Pilar a 'Cartelero', al que cortó una oreja.
Pase en redondo de Gómez del Pilar a 'Cartelero', al que cortó una oreja. (Foto: Plaza1)

San Isidro: hubo toros/toros, toreros/toreros y una oreja de peso para Gómez del Pilar

La frase del titular podía haberla firmado Perogrullo, un personaje que no existió, como paradójicamente en lo que llevamos de Feria y exagerando mínimamente, tampoco han existido toros/toros ni -orejas facilongas aparte- toreros/toreros. Y en esto llegaron los bicornes de Escolar anunciados con una terna especializada, muy a su pesar, en corridas duras. Con el resultado de que sí que se juntaron los protagonistas de la fiesta, los toros, claro, y sus antagonistas, los coletudos, claro. Porque el veterano ganadero envío un encierro cinqueño largo, de irreprochable trapío, variado en su juego, que iban de lejos a los caballos aunque allí no se empleaban a fondo, demostrando la listeza de su origen Albaserrada y vendiendo cara su vida; y con uno excelente, 'Cuartelero' -lidiado en tercer lugar-. A ellos se enfrentaron con valor a raudales, técnica y buen toreo López Chaves, Fernando Robleño y Gómez del Pilar, que cortó una oreja importante a ese tercero.


2,015625