www.diariocritico.com
Aznar pide firmeza y unidad constitucional contra el 'secesionismo radical' que quiere romper España

Aznar pide firmeza y unidad constitucional contra el 'secesionismo radical' que quiere romper España

jueves 07 de noviembre de 2013, 20:51h
Aznar no defraudó en la presentación de su segundo tomo de memorias: pidió firmeza y unidad constitucional contra el peligro de la ruptura de España, y advirtió de que el "secesionismo radical" no puede romper las condiciones de convivencia sin romper la mesa del consenso y de la Constitución. Aunque faltó el gobierno de Rajoy en pleno a la cita, Aznar pidió que se vuelva a reproducir una política de 'adhesión', de 'impulso' a los consensos básicos como la que, según él, hubo durante sus gobiernos: "Compartíamos la idea de España como Nación, que no se discutía; la idea de España y de hacer entre todos un servicio como país".
La extraña guerra ideológica abierta por Aznar contra Rajoy: ahora le acusa de inacción
Mucha asistencia, pero, sin embargo, soledad generalizada: ni un solo ministro, ni la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, ni desde luego el presidente Rajoy: nadie con poder en el Gobierno ni en el Partido Popular acompañaron a José María Aznar en la presentación del segundo tomo de sus memorias en un hotel madrileño. Sólo Esperanza Aguirre y su sucesor digital, Ignacio Aguirre, acudieron al evento, junto a otras glorias pasadas, como Eduardo Zaplana

Interpretaciones hay muchas, pero una prevalece sobre todas las demás: ¿son así de frías las relaciones entre el actual inquilino de la Moncloa y su ante-antecesor?

Fue este jueves un día de 'recetas' y de 'memorias' de dos expresidentes que parece que no quieren perder el poder: primero, las 'recetas' de Felipe González, presentadas en rueda de prensa; después, por la tarde-noche, las 'memorias' de Aznar, o más bien su segunda parte, bajo el título de "El compromiso de poder". Pero en ambos casos, la soledad fue la nota predominante de dos dirigentes que no se resignan a pasar a los libros de la historia. Si González se contentó con algo tan poco comprometido como una rueda de prensa -así no hace falta saber qué dirigentes acuden o dejan de acudir, porque ellos no están convocados-, Aznar lo hizo por lo grande, pero no le acompañó la 'grandeza' del poder, salvo, si acaso, el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que aguantó el 'encargo' de forma estoica.

Así que, más que señalar quiénes estaban en el acto, habría que enumerar a los 'ausentes', por orden de 'desaparición': Rajoy, Sáenz de Santamaría y todos los ministros del Gobierno, por un lado; y Dolores de Cospedal y la práctica totalidad de la dirección del PP, por otro. Pero sí aparecieron Esperanza Aguirre y su sucesor en la Presidencia madrileña, Ignacio Aguirre; algunos diputados -más bien del sector segunda fila- y algunos de los ex, como Isabel Tocino, Michavila, Acebes y Eduardo Zaplana... y Juan Antonio Gómez Angulo -aquel antiguo secretario de Estado al que le 'tocaron' el Himno de Riego en unos juegos en Sidney, ¿les suena?-.

Ah, también estaba Fernández Tapias y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella -a la sazón señora de Aznar-, y algunos en la 'cuerda floja' del actual PP, como Vidal-Quadras y Gabriel Elorriaga, y algún despistado como el socialista y ex defensor del Pueblo Enrique Múgica.

Y a la cita no faltaron, claro está, ni el ex secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, ni el ex ministro Josep Piqué, porque iban a actuar -y actuaron- de presentadores del acto. Por cierto, que Piqué le dirigió una frase definitiva y definitoria: "Son las memorias de un patriota español...".

"Me han prohibido en Comisiones Obreras ser amigo tuyo"

Durante la presentación, el ex sindicalista Fidalgo glosó su amistad con José María Aznar, y éste reveló que un día, siendo máximo dirigente de CCOO, Fidalgo le dijo: "Me han prohibido desde el sindicato ser amigo tuyo...". Bueno, quizá la realidad fue que desde CCOO se dijera a su secretario general que no se podía hacer seguidismo de las políticas sociales y laborales que comenzaba a realizar el Gobierno de Aznar.

Pero, en fin, más allá de este tipo de anécdotas, Aznar estuvo en su intervención muy comedido con los 'ausentes'; lo cierto es que tan solo unas horas antes ya había tenido sus palabras para Rajoy y sus 'días de lluvia' y sus 'silencios'. Esa falta de crítica quedó destacada en esta intervención, junto a la ausencia del Gobierno actual en un acto como éste personalizado por el todavía presidente de honor del PP.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios